Publicado el: 16, Jul, 2014

El Gobierno ya aumentó 32% el presupuesto para la publicidad oficial


Casa Rosada - Foto:
16/07 – 10:00 – El gobierno nacional amplió por segunda vez en dos meses el presupuesto destinado a prensa y difusión de actos del Gobierno, área a la que destinó $ 100 millones adicionales, según se publicó ayer en el Boletín Oficial. Tras esta modificación, y otra de junio por $ 210 millones, la administración federal gastará en este rubro $ 1261 millones, un 32% más que los $ 950,7 millones aprobados originalmente por el Congreso en la ley de presupuesto.

Por José Crettaz
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, volvió a utilizar los superpoderes delegados por el Congreso al Ejecutivo para reasignar partidas presupuestarias. Mediante la decisión administrativa 551/2014, que también lleva la firma del ministro de Economía, Axel Kiciloff, se reforzaron también los recursos de dos agencias dependientes del Ministerio del Interior y Transporte, la Secretaría para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha Contra el Narcotráfico (Sedronar) y la Gendarmería Nacional, entre otros entes.

En el caso del aumento de la pauta oficial, cuya distribución depende de la Secretaría de Comunicación Pública, a cargo de Alfredo Scoccimarro, sólo se justificó en la necesidad de “cumplir con los compromisos asumidos por la jurisdicción”.

En junio, Capitanich ya había ampliado el presupuesto en este ítem, que no es el único que provee de recursos al aparato de medios y comunicación kirchnerista. En aquella oportunidad, mediante la decisión administrativa426, la Jefatura de Gabinete había reasignado a la pauta oficial $ 210 millones.

En la misma resolución, previa al comienzo del Mundial de Brasil, se habían reasignado $ 37 millones al programa Fútbol para Todos, presumiblemente para atender los gastos que ese inédito plan oficial tuvo durante la cobertura de la Copa del Mundo. El Fútbol para Todos, que también opera en el área de Scoccimarro, ya tenía asignados originalmente en el presupuesto de este año $ 1410 millones.

Durante todo ese torneo, el gobierno de Cristina Kirchner vinculó los logros deportivos de la selección nacional y sus principales figuras con los supuestos éxitos de la gestión oficial mediante spots publicitarios que mezclaron los goles de Messi, Higuaín y Di María con títulos y números de planes oficiales.

En medio de la negociación con los fondos buitre, el Mundial también sirvió para instalar el apoyo de varios países americanos a la posición argentina en el ámbito de la Organización de Estados Americanos (OEA). También se vio el aviso del abuelo Quique, retirado de todas las pantallas (incluido el canal oficial de la Casa Rosada en YouTube) tras conocerse el paso del protagonista del spot por el cine condicionado.

En junio, Capitanich también había reforzado el presupuesto de Radio y Televisión Argentina (RTA), sociedad estatal dueña de Canal 7 y Radio Nacional, con $ 130 millones. La ley de presupuesto que a fin del año pasado salió del Congreso había asignado originalmente a RTA $ 979,4 millones.

Según el relevamiento hecho por el blog de periodismo documental Eliminando Variables sobre la base de lo publicado en el Boletín Oficial, las reasignaciones presupuestarias para la pauta oficial, el Fútbol para Todos, RTA, Télam y Educar (los canales Paka Paka, Encuentro y DeporTV -que también televisó los partidos del Mundial-) sumaron en junio y julio $ 501 millones.

Según reveló LA NACION en enero pasado, para este año el gobierno nacional había presupuestado al menos $ 4800 millones para sostener el relato oficial. Esa cifra, que en pocos meses quedó completamente superada, se derivaba de la suma del dinero destinado a los organismos y programas ya mencionados, y a los medios hiperkirchneristas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Tecnópolis, la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), la Defensoría del Público de medios audiovisuales y la Televisión Digital Terrestre estatal.

Entre el segundo semestre de 2009 y el primero de 2013, últimos datos publicados, la pauta oficial nacional benefició a un puñado de empresas de medios, al frente de los cuales están el grupo Garfunkel-Szpolski, que en ese período recibió $ 391,4 millones a través de ocho empresas, y Remigio González (Canal 9), con $ 220 millones. Por el reparto arbitrario de estos recursos, el gobierno nacional ya tiene varias condenas judiciales.

Investigan el uso de la pauta

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y sus antecesores Juan Manuel Abal Medina y Aníbal Fernández están investigados junto con el titular de la AFA, Julio Grondona, por el uso de fondos públicos para el programa Futbol para Todos. La denuncia fue de Graciela Ocaña y la investiga la jueza María Servini de Cubría. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video