Publicado el: 4, Ago, 2014

“Ante los negocios, los gobiernos provinciales optan por no ser ambientalistas”


Megaminería explosiones a cielo abierto - Foto: Web
04/08 – 13:30 – La frase corresponde al geógrafo y especialista en relaciones entre Ambiente y Sociedad, Carlos Reboratti, quien, además es investigador del CONICET, que le dio una entrevista a un medio de Puerto Madryn y consideró que el interés económico deja de lado cualquier política por cuidar el medio ambiente y concretamente se refirió a las provincias patagónicas, su desarrollo, explotación de recursos e impacto al entorno, que muchas veces son ignorados para no interponerse a los intereses financieros que los rodean.

(OPI Chubut) – Un interesante artículo aparecido hoy en El Diario de Puerto Madryn, poner en relieve la poca importancia que le dan los gobiernos provinciales al medio ambiente, más allá de los discursos en este sentido, hechos que en la práctica no se corroboran. Todo gira sobre el interés económico y en este sentido, el geógrafo, autor del libro “La naturaleza y nosotros: el problema ambiental”, Carlos Reboratti dijo “La provincia del Chubut -ejemplificó- no tiene un mapa de planificación donde se marque lo que se puede hacer o no en determinados sitios del territorio. Lo mismo pasa en otras provincias argentinas. ¿Hay planes para las ciudades? Y, al mismo tiempo, ¿las municipalidades tienen armas para evaluar o juzgar los diferentes proyectos inmobiliarios?»

Y agregó “Más del 60 por ciento de los argentinos afirma que la situación ambiental empeoró en los últimos años, según una encuesta de la Fundación Vida Silvestre. Más allá de esa cuestión, nunca el tema ambiental aparece ubicado entre las mayores preocupaciones de la población. La Secretaría de Ambiente de la Nación es un organismo prácticamente burocrático donde van a parar políticos que están en tránsito. Esa situación no solo ha ocurrido durante el actual Gobierno, sino también con otros”, expresó.

Desde El Diario le consultaron en qué actividades se percibe que no hay planificación en las provincias patagónicas, a lo cual respondió “Observo que en torno al método fracking (fractura hidráulica) también falta planificación. Por ejemplo, hay sondeos y cateos que se están haciendo en el Alto Valle de Río Negro para explotar hidrocarburos no convencionales, o cual es una locura. Es uno de los pocos lugares que, a partir de un sistema de riego, ha sido destinado para el desarrollo de la actividad agrícola, con tecnología de punta durante mucho tiempo. No se puede hacer allí ninguna actividad relacionada a la minería. Como desde el Gobierno nacional se cree que el fracking va a solucionar el problema energético, no hay limitaciones económicas, sociales o ambientales que impidan el avance de la actividad. Ha sido tan mala la planificación energética que hoy el frackingmaparece como una solución mágica. Ese método ha tomado tal dimensión que ni siquiera se dedica tiempo para planificar la explotación”, consignó.

En cuanto a la deforestación, consultado sobre cómo ha impactado la expansión de la frontera agrícola? Acotó “Mientras la expansión sojera se hizo en la región pampeana, no hubo problemas, al contrario, fue un éxito porque aumentó la producción y se mantuvo bien el suelo. Cuando el éxito de la soja produjo un aumento de la tierra, se pensó en continuar la producción en el norte argentino, donde hay vegetación y poblaciones empobrecidas sin capacidad para discutir la tenencia de la tierra. Por ejemplo, el 1 por ciento de los productores agropecuarios en la provincia de Buenos Aires no tiene límites definidos, es decir que son ocupantes; en cambio en Santiago del Estero es el 60 por ciento. Se ha generado un impacto social y ambiental terrible. En las provincias
del noroeste argentino cerca de 2,5 millones de hectáreas de soja están en producción, lo cual es resultado de la deforestación. Va a quedar allí un pasivo ambiental muy grande. Además de la Ley General del Ambiente, en el país hay dos leyes ambientales importantes: la Ley de Bosques y la Ley de Glaciares. La Ley de Bosques prácticamente no se cumple y con relación a la Ley de Glaciares todavía no se terminó el inventario nacional de glaciares
”.

Finalmente y sobre la duda de por qué las provincias no cumplen con las normas medioambientales, Reboratti concluyó “Por la presión económica. Los productores sojeros en el norte presionaron fuertemente para que no se aprobara la Ley de Bosques. Ante el negocio, los gobiernos provinciales no son ambientalistas. Los propios organismos que están encargados de controlar que las leyes se cumplan no tienen ningún interés en hacerlo. La mayor parte de las provincias no tienen capacidad de controlar. ¿La provincia de San Juan controla la mina Veladero? La respuesta es que no. Es un tema complicado. Las negociaciones son desequilibradas. Si un gobierno tiene una política ambiental clara, con una agencia de protección ambiental, tal como ocurre en muchos países, la situación sería distinta”, finalizó diciendo a el Diario de Madryn. (Agencia OPI Chubut)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. Daniel Perez dice:

    DESDE HACE 5 AÑOS QUIERO INSTALAR LA 1° PLANTA EN ARGENTINA Y UNA DE LAS POCAS DEL MUNDO DE DISPOSICION DE GRANDES NEUMATICOS MINEROS-VIALES Y URBANOS Y A NADIE LE INTERESA. GIOJA-CORPACCI-PERALTA-FOMICRUZ-MAYORAL-MEDIOAMBIENTE DE TODAS ESTAS PROVINCIAS-BARRICK-YAMANA GOLD-ALUMBRERA-CERRO VANGUARDIA ETC.ETC.SE LLENAN LA BOCA CON EL AMBIENTALISMO PERO NO HACEN NADA.

Publicidad

OPI Video