Publicado el: 4, Ago, 2014

El socio de Boudou culpó a la AFIP por el Caso Ciccone


Núñez Carmona eligió el silencio
04/08 – 09:00 – Núñez Carmona apeló el procesamiento que le dictó el juez Lijo y señaló al ente recaudador como responsable de lo actuado con la imprenta Ciccone.

Por: Omar Lavieri
Su amigo de toda la vida, Amado Boudou, lo llama José Núñez. O “Nariga”. Pero en su documento figura su nombre completo: José María Núñez Carmona.

Fue procesado junto al vicepresidente de la Nación por el delito de cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública. El juez Ariel Lijo probó que Boudou y Núñez Carmona, con otras personas, participaron de la maniobra para quedarse con la con la fábrica de hacer billetes, Ciccone Calcográfica.

“Nariga”, que cuando se acercaba su indagatoria cambió de abogados, se fue unos días a reflexionar a Punta del Este, para luego presentarse y no declarar, apeló el procesamiento que le dictó Lijo. Obviamente criticó mucho al juez por varios motivos. Uno de ellos es que no le permitió declarar luego de cambiar de abogados. En su apelación, presentada antes de la feria judicial que culmina hoy, Núñez Carmona aseguró que no tuvo intención de demorar el expediente cuando pidió suspender su indagatoria y cambió de abogados dos años después de iniciada la investigación.

Señaló que Lijo no tuvo “reales intenciones” de investigar el hecho. En su apelación, a la que accedió Infobae, señaló que Lijo no investigó a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Según el millonario socio de Boudou, el juez “debió haber reparado que fue la AFIP en su pedido de quiebra, su propuesta de intervención estatal y su posterior consentimiento para el levantamiento de la quiebra, en donde se gestó “la causa Ciccone””.

Núñez Carmona criticó el modo en que Lijo analizó el cruce de llamados entre los imputados, que fueron considerados indicios sobre la participación de Boudou y su entorno en la adquisición de Ciccone Calcográfica.

Puso especial énfasis en destacar que el juez no cruzó los llamados de Rafael Resnick Brenner, quien fuera jefe de Asesores de Ricardo Echegaray en la AFIP y también procesado. Resnick Brenner había dicho en su indagatoria que Guido Forcieri, que fue jefe de gabinete de Boudou cuando el vice fue ministro de Economía, le había presentado a Núñez Carmona como el contacto de esa repartición para seguir el asunto de la quiebra de Ciccone. Obviamente Núñez Carmona niega la reunión en la que según Resnick Brenner se habló de la quiebra de Ciccone.

Núñez Carmona centró la responsabilidad de los hechos investigados en la AFIP. Y también señaló que Lijo analizó las pruebas de manera “arbitraria”. Dijo que las reuniones relatadas por los integrantes de la familia Ciccone -donde estuvo el socio de Boudou- no pudieron ser comprobadas mediante otros medios salvo las propias declaraciones de los interesados.

Pidió la nulidad de su declaración indagatoria y por supuesto negó que con su amigo de toda la vida y vicepresidente de la Nación se hayan quedado con la fábrica de hacer billetes. Como estableció el juez Lijo en su procesamiento. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video