Publicado el: 5, Ago, 2014

La increíble candidatura del “heróico protagonista” del default


El Ministro de Economia de la Nación Axel Kicillof - Foto: Prensa
05/08 – 10:00 – La oposición lo quiere en el Congreso y parte del oficialismo lo quiere en la Rosada. La inexplicable opción de glorificar la crisis económica.

Por Nicolás Lucca
Axel Kicillof levanta reacciones duales, positivas entre las mujeres norteamericanas que adoran verlo, y lo opuesto en el resto de los que entienden el idioma castellano. Las diversas audiencias en las que se presentó durante los días previos al default colocaron al Ministro de Economía en el centro de la opinión pública económica internacional y nacional. Los elogios de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner por Cadena Nacional, también hicieron lo suyo y quizás sea por eso que las reacciones entre opositores y oficialistas no se hicieron esperar demasiado.

Un nutrido grupo de legisladores nacionales no alineados al kirchnerismo quiere sentar a Kicillof en el Congreso para interpelarlo por las gestiones que derivaron en el default y, de paso, por la situación de la economía argentina.

“Más que saber qué hizo el mediador Pollack, nos interesa saber qué hace el ministro Kicillof para evitar el default, frenar la inflación, cuidar el empleo y salir de la recesión”, sostuvo el Senador y precandidato a presidente por el Fren Amplio – Unen, Ernesto Sanz, quien agregó que “el país necesita respuestas urgentes y no mirar cómo si la realidad fuera un reality show donde juegan la presidente, Kicillof y un juez norteamericano”.

Julio Cobos también adhiere a la citación de Kicillof para que aclare algunos puntos. “No sabemos qué es lo que quiere hacer el Gobierno, si tiene intenciones de cumplir la sentencia o no. Pedimos que se defina así vemos, entre todos, cómo podemos aportar para salir de esto”, afirmó el exvicepresidente de Cristina Fernández de Kirchner luego de un encuentro con Hermes Binner y Gerardo Morales.

Desde el PRO creen que el Ministro de Economía debería dar explicaciones “para estar seguros de que el Gobierno busca una solución”, como sostuvo el Senador Federico Pinedo, quien cree que “si el Gobierno no avanza en la solución, el Congreso debería retomar el manejo de la deuda”.

Una parte del oficialismo, en cambio, quiere a Kicillof en el otro extremo de la Avenida de Mayo y sueña con que sea el elegido por la Presidenta para las elecciones de 2015. A principios de años, el diputado ultra kirchnerista Edgardo Depetri aseguró que hay “muchos candidatos” y sumó a Axel Kicillof a una lista integrada por los gobernadores Daniel Scioli y Sergio Urribarri y el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. “El kirchnerismo puede continuar en el poder de acuerdo a cómo va a gestionar en estos dos años y cómo América Latina y la Argentina se siguen recomponiendo y traccionando la economía, defendiendo los puestos de trabajo y manteniendo una política de Estado con impacto en la sociedad”, concluyó Depetri.

La gestión del primero de los dos años por delante no parece dar muchos frutos, pero para el kirchnerismo Kicillof es un héroe. De hecho, el kirchnerista Luis D’Elía utilizó su cuenta de Twitter para escribir fiel a su estilo -en mayúscula, sin comas ni puntos- que Kicillof es “la nueva estrella del firmamento kirchnerista” y que sería un “Presidente con K”. Sin embargo, D’Elía tuvo la misma precaución que Depetri y aclaró luego que todo dependerá de la decisión de Cristina, quien es “el gran árbitro de la política argentina es Cristina y ella va a definir quién es el candidato”.

Diana Conti también considera posible una candidatura del Ministro de Economía, al afirmar que los elogios de Cristina hacia el funcionario no deberían descartar la posibilidad de una eventual candidatura de Kicillof. “La economía local está tomada por las astas por un equipo económico que conduce la Presidenta, quien, además, está orgullosa de su ministro de Economía”, afirmó Conti en declaraciones radiales.

Perfil avisó. El 5 de agosto de 2012, hace exactamente dos años, el Diario PERFIL planteó la posibilidad de que Axel Kicillof fuera candidato como parte del recambio kirchnerista en 2015. Sin embargo, nadie imaginó que sería considerado para la presidencia.

El globo de prueba que arrojan algunos al proponer a Kicillof como candidato habla de la polarización interna que existe dentro del oficialismo. La ruptura de Sergio Massa antes de las primarias de 2013 cayó mal. Que el candidato elegido para enfrentar a Massa, Martín Insaurralde, hoy coquetee con el ex Jefe de Gabinete de Cristina Kirchner, también molesta. Algunos no se acostumbran a la idea de apoyar a Daniel Scioli si Cristina no obtiene ningún beneficio de ello, como ocurrió en 2007 y 2011. El perfil alto de Florencio Randazzo tampoco es bien visto por quienes temen que el Ministro de Transporte no tenga paciencia -ni ganas- de bancarse a los distintos sectores más enfervorizados de la militancia kirchnerista. Sergio Urribarri y Agustín Rossi no tienen chances y, aunque parezca increíble, miden menos que Kicillof, quien no ha manifestado intención alguna de competir.

Por lo pronto, Kicillof es visto con simpatía dentro del universo kirchnerista por quienes temen que la figura que pueda elegir la Presidenta sea alguien más peronista que lo deseado por aquellos que se sumaron al kirchnerismo a través de la transversalidad. Y en ese sentido, para ellos la opción Kicillof es perfecta. (Perfil.com)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video