Publicado el: 12, Ago, 2014

Ciccone: Forcieri negó acusaciones, pero admitió conocer a Vandenbroele


Boudou: "Hoy van a saber lo que pasó"
12/08 – 09:20 – El ex jefe de asesores de Boudou presentó un escrito al juez; dijo que coincidió con el presunto testaferro del vicepresidente en un viaje a Brasil y que no volvió a verlo.

Por: Paz Rodríguez Niell
Guido Forcieri, ex jefe de asesores de Amado Boudou en el Ministerio de Economía, viajó finalmente a la Argentina para declarar como acusado en el caso Ciccone. Negó todos los cargos en su contra y admitió que conoció a Alejandro Vandenbroele, pero dijo que fue “circunstancialmente”, en Brasil, y que no volvió a verlo.

Vandenbroele, supuesto prestanombre de Amado Boudou, es el titular de The Old Fund, el misterioso fondo que controló la imprenta Ciccone. El vicepresidente dice no conocerlo. Ayer, Forcieri reconoció haber “coincidido” con Vandenbroele en un viaje a Brasil, del que también participó José María Núñez Carmona, amigo y socio tanto de Boudou como de Forcieri. Núñez Carmona y Forcieri estudiaron juntos abogacía.

Mal podía negar Forcieri aquel viaje. Sabe que el juez de la causa, Ariel Lijo, tiene en el expediente un informe de la Dirección Nacional de Migraciones del que surge que los tres fueron a Río de Janeiro y volvieron, tres días después, compartiendo tanto el avión de ida como el de vuelta.

Hoy, Forcieri está radicado en Washington, Estados Unidos, porque es el representante ante el Banco Mundial de la Argentina, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Chile y Perú.

La acusación en su contra consiste en haber intervenido en el salvataje de Ciccone, la imprenta de la que fueron dueños en las sombras -según Lijo- Boudou y Núñez Carmona. También, de haber colaborado para evitar que la Casa de Moneda se modernizara y le quitara así negocios a Ciccone. En el escrito que presentó ayer, Forcieri negó todo.

Tras una serie de postergaciones, se presentó en los tribunales de Retiro un día antes de lo previsto (estaba citado para hoy). “Para evitar las cámaras”, dijo una fuente del caso.

No ir no era una opción. Lijo ya le había advertido que si faltaba, iba a ordenar su captura. Pero no contestó preguntas ni dijo una palabra. Sólo presentó un escrito de ocho páginas, en el que se defendió y pidió que lo sobreseyeran.

Negocios con Boudou

Forcieri trabajó bajo las órdenes de Boudou desde agosto de 2010 hasta diciembre de 2011. Cuando su jefe se convirtió en vicepresidente, él fue ascendido a subsecretario de Servicios Financieros. Pero, además, Forcieri fue socio de Boudou y de Núñez Carmona en varias empresas. En su escrito de ayer hizo una referencia, casi al pasar, a aquellos negocios. “He tenido participación societaria en Action Media SA, Rock Argentina SA, Petro de la Costa SA y GNC de la Costa SA, habiéndome desvinculado de todas esas sociedades hace ya aproximadamente cinco años.” Sobre su vínculo con el vicepresidente, se limitó a afirmar: “La naturaleza de mi relación con el licenciado Boudou es de público conocimiento”.

El destinatario central de sus críticas fue Rafael Resnick Brenner, funcionario de la AFIP. Resnick declaró en esta misma causa que Forcieri lo convocó en 2010 a su oficina para explicarle la importancia que le asignaba el Gobierno a la resurrección de la ex Ciccone. Relató además que Forcieri fue quien le presentó a Núñez Carmona y que los reunió a ambos para informarle que Núñez Carmona era quien estaba a cargo, por Economía, de solucionar el asunto.

“Subrayo enfáticamente que esa reunión no existió”, declaró Forcieri, que señaló como una “curiosa demora” que Resnick no hubiera advertido antes que Núñez Carmona no trabajaba en Economía.

Según Forcieri, sólo se reunieron una vez, cuando Resnick fue a pedirle ayuda para destrabar un crédito a favor de su padre. Forcieri declaró que como no correspondía, no lo ayudó.

Resnick no fue el único funcionario de este gobierno que lo complicó. También el entonces titular de la Casa de Moneda, Ariel Rebello, que declaró ante Lijo que Forcieri le comunicó que Boudou no le daría los avales necesarios para obtener los créditos destinados a modernizar las máquinas. Según Lijo, esa decisión de Boudou buscaba eliminar cualquier competidor de la ex Ciccone para imprimir billetes. “Jamás le transmití ninguna decisión del licenciado Boudou que se vinculara con la cuestión del aval”, declaró Forcieri.

Lo más llamativo del escrito es la referencia que hace a supuestos encuentros casuales con Núñez Carmona. “En un par de ocasiones, y a partir de la coincidencia en el destino con el Sr. Núñez Carmona, hemos compartido algún vuelo y eventualmente alguna actividad recreativa en el curso de un viaje. Y nada más. Yo me ocupé siempre de mis asuntos (?) e ignoro en qué se distrajo el Sr. Núñez Carmona. En uno de esos viajes, según recuerdo a Brasil, el nombrado estaba en compañía del Sr. Vandenbroele, a quien conocí circunstancialmente y luego jamás volví a ver”, afirmó Forcieri. Lijo deberá decidir ahora si lo suma a la lista de procesados, que ya incluye a sus viejos socios Núñez Carmona y Boudou. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video