Publicado el: 12, Ago, 2014

Por la recesión, se multiplica el cierre de locales en todo el país


Por la recesión, se multiplica el cierre de locales en todo el país
12/08 – 09:40 – En las principales avenidas de la Capital hay más de 200 negocios vacíos; el panorama se repite en las ciudades más importantes.

Por: Francisco Jueguen
Como la industria y la construcción, el comercio comenzó a sentir los efectos de la recesión económica y la cada vez más elevada inflación que golpea al país.

Un relevamiento de la nacion -a nivel nacional no existen datos consolidados- demostró que crece el número de locales comerciales vacíos o cerrados, tanto en la ciudad de Buenos Aires como en los grandes distritos.

En marzo, después de la devaluación, la Cámara Argentina de Comercio (CAC) informó que en la Capital había un promedio de 1,3 locales en alquiler cerrados por cuadra. La situación se agravó en abril, según la CAC, con un “significativo aumento” de comercios vacíos, y se amesetó tras el Mundial de fútbol, aunque, añadió, la vacancia sigue siendo “elevada”.

En junio había 50 locales de la avenida Santa Fe sin actividad. La situación se replicaba en Corrientes (68), Pueyrredón (30 locales), Córdoba (26), Cabildo (21) y Florida (18), las principales arterias comerciales porteñas.

La Cámara de Corredores de Córdoba indicó que en junio la vacancia de comercios en el centro de la ciudad alcanzaba el 8,5%. En 2009, durante la crisis global originada en Estados Unidos, ese índice era sólo de 1,5%.

En sintonía, la Cámara de Comercio e Industria de Salta estimó, en un estudio sobre 24 manzanas de la capital, que el mes pasado había 227 locales sin alquilar. En octubre, la cifra era de 90 comercios.

La Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario calculó que en el primer semestre del año hubo un 7% más de negocios cerrados en relación con el mismo semestre de 2013.

En tanto, unos 30 locales cerraron sus puertas en Posadas sólo en el último trimestre, según la Cámara de Comercio e Industria de esa ciudad.

Hace meses que nadie atiende en el lugar. Las boletas se amontonan debajo de la puerta con marcos dorados. “Se alquila”, ofrece sin suerte un cartel con los colores nacionales. Diarios pegados en la vidriera tapan el vacío de lo que fue un tiempo atrás un videoclub de películas de culto. Los posters de films como Kick Ass 2, Filmatrón o Revolución tóxica aún resisten el abandono. La única luz encendida proviene del local vecino. Allí, un cartel pop -al estilo Andy Warhol- conjuga los rostros de Perón, Evita y Néstor Kichner, entre otros. El centro de esa colorida imagen que adorna el ingreso a la Casa Cultura Recoleta K lo ocupa Cristina Kirchner.

Sólo unos metros atrás -en la calle Paraná al 1000-, una cortina metálica toca el piso y se convierte en horario laboral en el símbolo de clausura de lo que fue un comercio que vendía yogurt helado. “El dueño era un argentino que trajo la tecnología de Estados Unidos, pero se cansó del quilombo en el país, los paros, los impuestos, los feriados. La guita ya no le daba y se volvió a Estados Unidos”, cuenta el diariero de la cuadra desde hace 35 años. “Lo mismo pasó con el gallego de la esquina”, dice, señalando lo que fue el bar Facundo, en la calle Marcelo T. de Alvear. “Era de dos socios, uno de ellos, gallego. Se cansó, se fue a España. El otro no lo pudo mantener”, cuenta.

A unos metros, un local de La Cardeuse se muda quizá por el alza de los alquileres, al igual que se achica una peluquería cerca de Santa Fe, ahora en la calle Montevideo. Otros no tienen esa suerte. En dos cuadras de la calle Talcahuano hay cuatro locales vacíos. Cerca, una vidriera de lo que fue un comercio de ropa femenina muestra una colorida leyenda que ya tiene algún tiempo: “Liquidación por cierre!!! Nos vamos”. Es tarde. El exterior del comercio ya fue empapelado.

En un ambiente de contracción económica, fuerte suba de precios -y de alquileres comerciales-, mayor presión impositiva, escaso financiamiento y baja del consumo, cada vez más locales aparecen vacíos en todo el país, según un relevamiento que realizó LA NACION.

En la ciudad de Buenos Aires, la vacancia de locales comerciales en las principales arterias es “elevada”. En junio, según la Cámara Argentina de Comercio (CAC), aparecieron más de 200 locales vacíos en las principales avenidas porteñas (Santa Fe, Corrientes, Pueyrredón, Córdoba, Cabildo y Florida). La cantidad de comercios vacantes se elevó así 30,7% entre abril y junio, a 1,7 locales por cuadra.

“A la baja en el consumo, que en la actualidad ya no sólo afecta a vehículos o electrodomésticos, sino que implica también al consumo masivo en supermercados, debemos sumar el incremento de alquileres, del costo laboral y de la carga tributaria”, explicó Gabriel Molteni, economista de la CAC, que agregó además que los impuestos alcanzan ya el 50 por ciento del margen de rentabilidad.

El consumo minorista cae ya desde hace siete meses. Las cifras de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) afirman que las ventas de los comercios cayeron 9,6 por ciento en julio con relación con junio. En los primeros siete meses acumularon una baja promedio de 7,4% anual.

En junio pasado, la Cámara de Corredores de Córdoba informó que la vacancia de comercios disponibles en el centro de la ciudad alcanzaba el 8,5 por ciento de la totalidad. En 2009 ese índice llegaba a 1,5 por ciento. “En las peatonales del centro hay varios locales sin alquilar desde hace tiempo, aunque no es masivo”, estimó Rubén Martos, presidente de la Federación Comercial de la provincia.

“Hay una caída de la actividad comercial y vemos que aparecen locales que no son alquilados por casi un año”, afirmó el empresario, que pidió un “reacomodamiento” de los precios de esos alquileres. “La gente dejó de endeudarse porque percibe que puede quedarse sin trabajo”, sostuvo el dirigente cordobés.

“El sindicato local está hablando de 400 empleos menos en el comercio”, contó el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Salta, Daniel Betzel. El ejecutivo se sorprendió cuando su habitual estudio sobre 24 manzanas de la capital en las que hay 3470 comercios reflejó que había 227 locales sin alquilar.

Sólo unos meses antes, en octubre, la cifra era de 90 comercios. “La suba de las tasas de interés hizo que se achicaran los plazos de compra de mercadería y eso afecta la caja. Al mismo tiempo se cortaron las ventas financiadas”, explicó Betzel.

LA NACION quiso comunicarse con la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (FEBA) para conocer la situación en ese distrito, pero no obtuvo respuesta de la entidad.

Crisis federal

La Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario calculó, en tanto, que en el primer semestre del año hubo un 7% más de negocios cerrados en relación con el mismo semestre de 2013. En sintonía, unos 30 locales cerraron sus puertas en Posadas sólo en el último trimestre, según la Cámara de Comercio e Industria de esa ciudad. “Hay una seria preocupación por el sostenido cierre de negocios en esta ciudad, como también por la caída del empleo en el sector”, advirtió Nicolás Trevisán, presidente de la entidad misionera.

“La contracción económica por la merma de la actividad industrial, la caída del empleo y la situación de default de los últimos días generó más retracción e incertidumbre. Esto llevó al cierre de muchos comercios”, afirmó Diego Navarro, vicepresidente de la Cámara de Comercio de Río Grande, en Tierra del Fuego, que no precisó un número. “Hay en promedio, una caída del 40 por ciento de la actividad comercial en los últimos seis meses. Llega a 60 por ciento en algunos rubros”, agregó.

Alejandro Jorge Cagnasso, integrante del directorio de la Cámara de Comercio y Producción de La Pampa, coincidió con los porcentajes que estimó su colega fueguino sobre la caída de las ventas. “Hay muchos locales con el cartel de alquiler hace mucho tiempo. El impuesto al trabajo es cada vez más alto. Hay muchos comerciantes en moratorias y esto se va a acentuar”, dijo el comerciante, que agregó: “A la gente ya no le alcanza. Hay muchos que no pueden pagar los mínimos de la tarjeta de crédito y sólo compran lo fundamental”, señaló el dirigente empresarial.

Aunque no hay datos sobre los comercios en la provincia, el Centro de Información de la Federación Económica de Mendoza (FEM) estimó en junio que un 46% de los empresarios consultados creen que las ventas caerán (el relevamiento de expectativas incluye en su mayoría a comercios). “El gobierno provincial está muy preocupado por la situación y comienza a aceptar discutir sobre temas como la inflación, endeudamiento y recesión”, relató Rodolfo Giro, vicepresidente de la FEM. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. JUAN dice:

    pero como ? y la decada ganada ?

Publicidad

OPI Video