Publicado el: 13, Ago, 2014

Preocupación de la Iglesia por la inestabilidad del empleo


Después del duro documento, la Presidenta recibió a los obispos
13/08 – 10:00 – Los despidos y suspensiones de trabajadores pusieron en alerta a los obispos que debaten el tema en la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal; también tratan la inseguridad y las adicciones.

La frágil situación que atraviesa la economía, que ya se ve reflejada en el progresivo nivel de despidos y suspensiones laborales en diversas actividades privadas, despertó la “preocupación” de la Iglesia, que ayer hizo pública esa inquietud antes de comenzar tres días de deliberaciones que convergerán en un documento que verá la luz mañana.

“Preocupa a los obispos la inestabilidad laboral creciente que se manifiesta en despidos, suspensiones y el cierre de fábricas”, advirtió el sacerdote Jorge Oesterheld, vocero del Episcopado, en declaraciones a la agencia DyN.

Los despidos y suspensiones de trabajadores, que hasta reconoció el líder de la UOM y jefe de la CGT oficialista, Antonio Caló , cuando expuso hace unas semanas ante el consejo directivo de su central, donde advirtió que el sector metalúrgico registra 3000 despidos y 10.000 suspensiones en lo que va del año, y que esos indicadores son una constante en todo el país.

Anteayer, se sumó a la larga lista la imprenta Donnelley, que cerró su planta de Garín y dejó a más de 400 empleados en la calle. Ayer, el Ministerio de Trabajo bonaerense dictó una conciliación obligatoria, pero la empresa, que entró en quiebra, la incumplió (ver página 9).

Antes fue el turno la autopartista Lear, que también cerró sus puertas y suspendió a todo el personal por 15 días -el plazo se vence el 22-; pero, además, el escenario de crisis e inestabilidad alcanza a la construcción (20.000 puestos perdidos en el último año, según los sindicatos), las automotrices, el rubro textil y a los comercios, entre otras actividades.

A esto se suma que 17 por ciento de las compañías líderes de mercado prevé reducir sus dotaciones, según una encuesta que realizó SEL Consultores el último mes. Esta perspectiva negativa también se reflejó en los trabajadores. Según la muestra, el 63% de los encuestados considera que puede perder su trabajo.

El contexto de conflictividad provocó que el tema del desempleo sea uno de los principales a abordar en la 168a. reunión que comenzó ayer de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina.

Inseguridad y adicciones

Pero no será el contenido excluyente del documento que la Iglesia presentará mañana. Los obispos, reunidos en la sede de Retiro, también abordarán la cuestión de la inseguridad y las adicciones. Este último punto, según pudo saber LA NACION, tendrá novedades de importancia.

“Son inquietantes los altos niveles de inseguridad y adicción a las drogas”, anticipó Oesterheld, párroco de la Parroquia Virgen de las Flores, en Morón, desde 2001.

Después de la presentación del temario, los obispos se dividieron en distintas comisiones para tratar los temas.

La comisión Episcopal Pastoral Social, que preside monseñor Jorge Lozano, debatirá sobre el empleo y las adicciones, mientras que la comisión de Vida discutirá sobre la despenalización del aborto.

El vocero eclesiástico también se refirió al anuncio que realizó el ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia, quien había anticipado que la provincia dispondría de un equipo sanitario móvil para llevar a las localidades donde los médicos se oponen a realizar abortos en casos no punibles.

“Es muy grave -manifestó Oesterheld- porque atenta contra el derecho a la objeción de conciencia.”

Las palabras del responsable de la oficina de prensa de la Conferencia Episcopal fueron en sintonía con las que realizó hace una semana el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, quien sostuvo que “nunca se puede considerar una «traba» el ejercicio del derecho humano de la objeción de conciencia”.

Lejos de entrar en una polémica, el gobernador Daniel Scioli calificó el tema como “una confusión” y negó “rotundamente”, en un comunicado, “la existencia o creación de un hospital móvil que realice prácticas abortivas en Buenos Aires en el marco del Protocolo de Aborto No Punible”.

Scioli, que siempre se mostró cercano a la posición de la Iglesia, añadió: “El Estado de la provincia de Buenos Aires promueve y defiende toda clase de iniciativas favorables a la vida, el desarrollo de la familia, los derechos integrales de los ciudadanos y la educación”.

Asimismo, los obispos abordarán cuestiones internas de la Iglesia, como la participación en el Sínodo Extraordinario de la Familia, convocado para octubre en el Vaticano, a fin de abordar las nuevas realidades familiares, entre ellas la comunión a los divorciados que volvieron a contraer matrimonio. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video