Publicado el: 13, Ago, 2014

Un juez de EE.UU., tras las empresas atribuidas a Báez


El empresario Kirchnerista Lázaro Báez deja el mausoleo de la familia Kirchner - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
13/08 – 09:20 – Por un pedido de un fondo buitre intimó a un estudio panameño para que informe sobre movimientos financieros de 123 firmas fantasma señaladas por el fiscal José Campagnoli.

Por: Daniel Santoro
El juez de Nevada, EE.UU., Cam Ferenbach, emplazó al estudio contable panameño Mossack Fonseca para que informe al fondo buitre NML los bienes y cuentas bancarias que tuvieron o tienen en ese país 123 empresas fantasma atribuidas a Lázaro Báez.

Ferenbach tomó esa decisión en una causa que inició NML usando su derecho a obtener información sobre bienes del Estado argentino decidido por el juez de Nueva York, Thomas Griessa y luego convalidado por la Cámara de Apelaciones de esa ciudad, llamado “discovery” en inglés. NML confía en que si se demuestra en la Justicia argentina que Báez cometió fraude al Estado tendrá derecho, en el futuro, a embargar los bienes o cuentas bancarias que se encuentran en territorio norteamericano.

En un fallo del viernes pasado que se conoció ayer, el juez Ferenbach NML “mostró sustancialmente” las sospechas de que Báez usó esas empresas para lavar dinero. El empresario K, a través de su vocero, negó tener empresas fantasma en EE.UU.

Sin embargo, Ferenbach consideró válidas las sospechas de Campagnoli en cuanto a que esas 123 empresas –el fiscal, en realidad habló de 148– manejadas por la misteriosa empresa Aldyne de las islas Seychelles habrían participado de una maniobra para lavar 65 millones de dólares.

Por estas y otras razones, el juez de Nevada ordenó que Mossack Fonseca informe sobre los movimientos bancarios y las inversiones de las 123 empresas desde enero del 2010 hasta la fecha. Además, que la administradora de esas firmas de cartón, la panameña Leticia Montoya, viaje a Las Vegas y comparezca ante el tribunal para responder preguntas sobre esas empresas.

La causa se inició en enero cuando NML pidió a Mossack Fonseca información sobre 123 de las 148 empresas de pantalla nombradas en el dictamen del fiscal José Masría Campagnoli, el primero en investigar la ruta del dinero K.

Pero los abogados de Mossack Fonseca informaron que no era posible reunir toda esas información y que varias de las empresas habían cambiado de jurisdicción. Además, habían declarado que no quedaban “documentos sustanciales” sobre esas operaciones. Pero el juez cuestionó la credibilidad de esa repuesta e hizo a Mossack Fonseca responsable de la preservación de esa documentación, informaron fuentes judiciales a Clarín.

Las 123 empresas fantasma fueron creadas por ese estudio panameño a pedido de la empresa suiza Helvetic Services Group que dirige el italoargentino Marcelo Ramos. El pedido de Ramos, en por lo menos diez casos, le llegó a Mossack a través del estudio Damiani de Montevideo, Uruguay, que dirige el presidente de Peñarol, Pedro Damiani, tal como reveló Clarín. Helvetic fue la empresa que se quedó con las acciones de la financiera SGI “La Rosadita” luego de que su ex dueño Federico Elaskar, en el 2011, la vendiera al entorno de Lázaro Báez. El objetivo de la compra fue “recuperar” un faltante de dinero que se habrían quedado Elaskar y el ex marido de la modelo Karina Jelinek, Leonardo Fariña, quienes están procesados por lavado de dinero por el juez federal Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuán. En esta causa, a la que se sumó la investigación de Campagnoli, Báez está imputado junto a miembros de su entorno. Además, Helvetic hizo inversiones inmobiliarias en la Argentina. (Clarín)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. pepe argento dice:

    hola aguante lazaro todo mentira vos sos un hombre tan honrado como pobre…lo ke pasake como sos nacional y popular te atacan
    saludos

Publicidad

OPI Video