Publicado el: 14, Ago, 2014

La carrera por el dólar contagió al paralelo y le hizo marcar un nuevo récord: $ 13,15


La carrera por el dólar contagió al paralelo y le hizo marcar un nuevo récord: $ 13,15
14/08 – 10:00 – Influyó el precio del tipo de cambio de las operaciones que se hacen en el mercado bursátil para cambiar monedas; el Gobierno intervino a través de la Anses.

Por: Javier Blanco
El precio del dólar en el mercado paralelo marcó ayer un nuevo récord al superar los 13 pesos. El mercado está cada vez más inquieto por las derivaciones que el default selectivo puede tener sobre una economía que podría profundizar las dificultades que ya enfrenta por la nueva veda que la situación impone al financiamiento externo.

Esos temores se agravaron en las últimas horas luego de que el Banco Central (BCRA) accediera a recortar un poco más las tasas de interés de referencia. En los últimos meses, ese instrumento había servido para desalentar los pases al dólar, al aumentar el atractivo de las colocaciones en pesos en un contexto de tipo de cambio estable, lo que aseguraba al menos rentabilidad en dólares.

Pero este equilibrio, de por sí frágil, entró en crisis tras la nueva y forzada cesación de pagos, ya que, al ralearse nuevamente las vías de financiamiento, se teme que las reservas recaigan en zona de estrés.

Y el último retoque de la política monetaria, en momentos en que el gasto público luce desbordado y se financia cada vez más con emisión, no hizo más que agravar esos temores, generando nuevos incentivos para la dolarización, ya que se cree que, más temprano que tarde, la dinámica de deterioro puede forzar al Gobierno a convalidar otro salto devaluatorio.

“La presión cambiaria se reactivó al quedar truncado el plan oficial para cubrir la escasez de divisas”, describe Marco Lavagna, de Ecolatina. “El default hizo crecer la perspectiva de riesgo cambiario. En ese contexto, bajar la tasa de interés fue como echarle leña al fuego”, dice Pedro Rabassa, de la consultora Empiria.

Las maniobras para dolarizar carteras comenzaron hace una semana entre los inversores más profesionalizados: fue apenas se comenzó a diluir la expectativa de un acuerdo entre bancos internacionales y los fondos que ganaron el juicio en Nueva York, algo que libraría al país del default. Pero esa puerta hacia un arreglo pareció terminar de entornarla ayer el fondo Aurelius al sostener que no había recibido propuestas “concretas o realistas” (ver Política).

Una reacción previsible

Entre los ahorristas, la tendencia ya se había manifestado antes, como dejan a la vista las ventas récord de dólar ahorro en julio (superaron los US$ 200 millones y se ubicaron incluso por encima de los tiempos en que se abrió parcialmente el cepo cambiario) y se mantiene invariable por estos días (ver infografía).

“Lo que estamos viendo es un fly to quality a la argentina. Aquí cuando hay miedo todos van al dólar”, recuerda Francisco Mendonça, del grupo Hecke, al explicar la situación.

Si este proceso no había quedado reflejado en un récord del dólar paralelo es simplemente por el nuevo equilibrio que emergió entre el mercado oficial y el paralelo tras la reaparecida posibilidad de comprar dólares en blanco, dado que, parte de las divisas allí obtenidas, se vuelcan al mercado negro, lo que evita “picos” de precios como los registrados en tiempos del cepo total. Después de todo, con el paralelo tomando vuelo, crece la tentación por descargar los comprados en la plaza oficial para hacerse de la diferencia en pesos en tiempos de ingresos enflaquecidos.

De allí que, esta vez, el nuevo récord del paralelo llegó por simple empuje de los precios de tipos de cambio que surgen de distintas operaciones bursátiles.

De hecho, la cotización del paralelo escaló a $ 13,15 una vez que el denominado dólar bolsa, al que se accede mediante la compra en dólares de un título público en esa moneda, se arrimó ayer a los $ 13 (cerraría a $ 12,63), tras un fuerte despegue en los últimos días, que -a su vez- hizo volar las cotizaciones de los bonos (aun la del Discount, afectado por el default). En el mismo sentido se venía moviendo el dólar arbitraje o contado con liquidación, que permite sacar o ingresar divisas al país. Ese tipo de cambio, que estaba a $ 10 hace 10 días, cerró ayer a $ 11,44 tras haber llegado a superar $ 11,50.

En el mercado están convencidos de que la baja final de estos precios del dólar obedeció a intervenciones de venta de bonos que comenzó a realizar el Gobierno a través de la Anses, al quedar en evidencia que la escalada se traspasa al paralelo. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video