Publicado el: 19, Ago, 2014

Prevén más inflación y recesión, y un dólar oficial a $ 10


El Ministro de Economia de la Nación Axel Kicillof - Foto: kicill
19/08 – 09:30 – Los datos fueron calculados por cinco de las principales consultoras del país.
El año terminará con un dólar oficial cerca de los $ 10, caída en el producto bruto interno (PBI) de hasta 3% e inflación en torno de 40%, sin perspectivas de mejora si se mantiene el panorama del default de la deuda.

Por: Martín Kanenguiser
El escenario será particularmente difícil en el último trimestre, que podría mostrar una caída en la actividad económica de 2,5%, mientras se redobla la presión cambiaria.

Todos estos números, calculados por cinco de las principales consultoras privadas del país, están muy lejos de las estimaciones incluidas en el presupuesto votado por el Congreso Nacional, que preveían un crecimiento económico de 6,2%, inflación de 10% y un tipo de cambio a 6,33 pesos por dólar.

Hasta las proyecciones de la agrupación económica oficialista La Gran Makro hablan de un escenario mucho más pesimista que el del Gobierno, con un leve crecimiento del PBI de 1%, inflación de 25% y un dólar oficial en $ 9,10.

Los analistas consultados dijeron que los anuncios realizados por el Gobierno para contrarrestar este cuadro recesivo no tendrán una gran efectividad y, por el contrario, cebarán más la inflación, a través de una mayor emisión monetaria. La única vía genuina de recuperación que ven es la rápida obtención de financiamiento externo.

De hecho, éste es el camino que el Gobierno exploró hasta que se topó con el revés definitivo en la causa en la que enfrenta a los holdouts en la justicia norteamericana hace dos meses.

D’Attellis, economista de La Gran Makro, opinó, en cambio, que las medidas anunciadas -y las que se preparan para las próximas semanas- servirán para atenuar el impacto de un mal año para la industria, que terminaría con una caída sectorial del 4 por ciento, pero aclaró que para aguardar un repunte es necesario que en enero se termine la incertidumbre por el default .

En tanto, el analista jefe del estudio Ferreres & Asociados, Fausto Spotorno, dijo que “en la última parte del año esperamos una caída del nivel de actividad, acompañada con una fuerte emisión de pesos para financiar el déficit fiscal y posiblemente alguna suba del tipo de cambio para compensar la pérdida de competitividad y la baja en el precio de la soja y su derivados”.

Dante Sica, director de abeceb.com, sostuvo que “la actividad se encuentra inmersa en una recesión y sin perspectivas de torcer este rumbo en el corto plazo. En particular, la industria viene de más de un año en terreno negativo, situación que se agravó en 2014, de la mano del ajuste desestabilizado que puso en marcha el Gobierno, que castigó especialmente a los bienes durables, más la situación de Brasil”.

Dadas las escasas perspectivas que tiene de solucionarse este año el conflicto planteado con los hold- outs en torno de la deuda en default, Sica advirtió que “el escenario más probable es que la recesión económica persista en lo que queda del año, e incluso tienda a agravarse, de la mano de una mayor escasez de divisas y elevados niveles de incertidumbre”.

Nadin Argañaraz, director del Iaraf, indicó que “la actividad industrial no es de esperarse que mejore en el corto plazo, en particular debido a los inconvenientes con los procesos productivos, exacerbados por el ruido que plantea Brasil y la tasa de interés internacional”.

Para el economista cordobés, “las medidas que se están tomando desde el Gobierno serán neutrales siempre que se financien vía emisión monetaria, ya que los precios licuan rápidamente el incremento nominal en el gasto gubernamental”.

En cambio, D’Attellis afirmó que “el PBI presentará una leve recuperación hacia fin de año, como consecuencia de las políticas que se están implementando y se irán anunciando en lo que resta del año; de todas formas, el contexto más complejo en términos de menor crecimiento de nuestros socios comerciales, así como de restricción externa en nuestra economía, nos lleva a proyectar un crecimiento en torno al uno por ciento”.

Deterioro

Sin embargo, Maximiliano Castillo, director de ACM, dijo que “las perspectivas económicas a corto y mediano plazo tenderán a deteriorarse rápidamente; la creciente volatilidad financiera impactará negativamente sobre las expectativas de consumidores y productores que, en definitiva, se retroalimentará negativamente sobre la dinámica de la actividad y empleo”.

Al respecto, influirá en forma negativa “si el Gobierno insiste con algunas medidas extremas como la propuesta de modificación y actualización de la ley de abastecimiento, la aplicación de la ley antiterrorista, o si se abusa de la herramienta fiscal y monetaria excesivamente”, aclaró.

En este contexto, según Francisco Gismondi, de la consultora Empiria, “la inflación va a seguir aumentando en la tasa interanual, con un piso de 40 por ciento y un techo del 45 por ciento en todo el año”.

Sica dijo que la continuidad del default “vuelve más cautos a los consumidores y a los inversores”, lo que profundizará la recesión actual, reconocida hasta por el Indec.

Si para reactivar el Gobierno sigue bajando las tasas de interés con crecientes déficit e inflación, aumentará la brecha cambiaria, advirtió Castillo. Gismondi dijo que el dólar oficial treparía a $ 14 en 2015. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video