Publicado el: 20, Ago, 2014

Nueve meses de Kicillof: las dificultades externas que el equipo económico no advirtió


El Ministro de Economia de la Nación Axel Kicillof - Foto: Prensa
20/08 – 09:45 – La caída de los precios internacionales de los granos y derivados impacta en el ingreso de dólares y la recaudación fiscal. La desaceleración de Brasil también complica las cuentas argentinas.

Por: Juan Gasalla
No se trata de factores que el gobierno argentino pueda dominar, pero la falta de reacción ante los cambios en indicadores externos añadieron nuevos problemas a las ya complicadas cuentas domésticas. En los últimos nueve meses, desde que Axel Kicillof asumió como ministro de Economía, se profundizaron los inconvenientes generados por el derrape de los precios internacionales de los granos y derivados en el mercado internacional, así como la caída del superávit comercial, especialmente afectado por menores exportaciones a Brasil.

El experto en Comercio Exterior Marcelo Elizondo, de la consultora DNI, explica que “lograr menos dólares comerciales no es sino un efecto de menos aciertos en políticas públicas”. En el primer semestre de 2014, el saldo comercial acumuló un superávit de u$s3.684 millones, un 28% menos que en igual período del año pasado y el menor desde el fin de la convertibilidad. Las exportaciones cayeron 10% anual en el primer semestre, mientras que las importaciones se redujeron un 8 por ciento.

Si bien la Argentina logró reducir el déficit de intercambio con Brasil -el principal socio comercial del país- a u$s381 millones entre enero y julio de 2014 en comparación al mismo lapso de 2013, este descenso obedeció a las bajas en importaciones y exportaciones, en un escenario recesivo para las dos mayores economías del Mercosur. Las importaciones argentinas desde Brasil acumularon en siete meses una caída interanual del 22,6 por ciento. Las exportaciones hacia ese país cayeron un acumulado anual de 21,2 por ciento.

Dante Sica, de la consultora Abeceb.com, refirió que “un menor crecimiento de Brasil perturbó sobre todo a la industria automotriz. El 51% de los autos que se producen se exportan, y de ese total, nueve de cada diez autos tienen a la primera economía del Mercosur como destino final”. Según comunicó la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA), “transcurridos los primeros siete meses, las terminales alcanzaron una producción de 357.747 vehículos, 23,3% menor respecto del volumen de producción que se registró entre enero y julio de 2013”, mientras que en el acumulado enero-julio, las fábricas radicadas en el país exportaron 195.460 vehículos, una caída de 25,6% respecto al año pasado.

Con un fuerte déficit en el rubro industrial, los dólares que aporta el agro por exportaciones de productos sin procesar y derivados son clave para el ingreso de divisas, cuando los mercados de crédito están vedados por el default selectivo. “Hay algunos rubros que están trayendo muchos menos dólares que el año pasado, es decir que están perdiendo en su balance comercial comparando lo que va de 2014 con el que tuvieron en igual período de 2013, como el de los vegetales, y en particular el de los cereales, que acumulan una merma de 3.316 millones de dólares”, explicó Elizondo.

El análisis de la consultora DNI concluye que “la caída de reservas en divisas del Banco Central es de un monto cercano al de la baja sumada de exportaciones de grasas y aceites, metales preciosos, metales comunes y sus máquinas y aparatos y material de transporte”.

Dificultades para 2015

En el futuro inmediato el panorama no mejora: en los últimos nueve meses, cuando Cristina Kirchner decidió un recambio en los principales referentes del equipo económico, la soja cedió 17,3% (de u$s467,98 por tonelada u$s386,82), el trigo restó 15,6% (de u$s237,80 por tonelada a u$s200,67) y el maíz perdió 10,7% (de u$s164,17 por tonelada a u$s146,55 por tonelada), siempre al comparar las cotizaciones más negociadas en el mercado de Chicago.

Según algunas estimaciones en base a estos precios, el año próximo el agro aportaría hasta u$s5.500 millones menos de divisas que en 2014. A su vez, el Estado vería reducidos sus ingresos entre 1.500 y 2.100 millones de dólares por derechos de exportación. “Esto se daría en un contexto incluso menos favorable, ya que 2015 será un año de importantes compromisos financieros, incertidumbre electoral y un stock de reservas inferior a las existentes a principios del corriente año”, advirtió la consultora Ecolatina. (Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video