Publicado el: 21, Ago, 2014

Estupor por una ejecución: Obama promete mano dura con los extremistas


Estupor por una ejecución: Obama promete mano dura con los extremistas
21/08 – 09:35 – Dijo que será implacable ante el asesinato del periodista James Foley, decapitado por el grupo Estado Islámico.

La imagen estremeció al mundo y suscitó todo tipo de reacciones, desde el estupor hasta el enojo y las advertencias. La brutal ejecución del periodista norteamericano James Foley, decapitado frente a una cámara por un militante del Estado Islámico (EI), llevó incluso al presidente Barack Obama a prometer ayer que la Casa Blanca hará justicia y que mantendrá los esfuerzos para enfrentar al poderoso grupo islamista, que busca dominar Irak y Siria.

Una vez que los servicios de inteligencia confirmaron la autenticidad del video donde se observa la decapitación de Foley, Obama dijo, en un discurso televisado, que el mundo entero estaba “asqueado” por el asesinato “atroz” de Foley, de 40 años y secuestrado en Siria en 2012 .

“Nos mantendremos vigilantes y seremos implacables”, advirtió el presidente norteamericano.

“Todo el mundo está horrorizado por el brutal asesinato de James Foley. Estados Unidos continuará haciendo lo que debe hacer para proteger a nuestro pueblo. Cuando las personas hacen daño a un estadounidense, en el lugar que sea, nosotros hacemos lo necesario para que se haga justicia”, advirtió.

Foley fue decapitado, presuntamente en Siria, por un extremista que, según el premier David Cameron, sería británico, lo que ratificaría que el grupo islamista cuenta con un alto poder de reclutamiento en Europa.

“El EI no habla en nombre de religión alguna. La abrumadora mayoría de sus víctimas son musulmanes, y ninguna fe enseña a la gente a masacrar a los inocentes. Ningún dios justo representa lo que hicieron”, agregó Obama.

Desde Martha’s Vineyard, donde pasa unas vacaciones agitadas junto a su familia, Obama llamó al mundo a detener al EI, el ejército islamista al que calificó como “un cáncer” cuya “ideología es fallida”.

“Es necesario un esfuerzo común para extraer este cáncer a fin de que no se extienda. Debe haber un claro rechazo de este tipo de ideología nihilista. Sobre una cosa podemos estar todos de acuerdo, para ese grupo no hay lugar en el siglo XXI”, concluyó Obama mientras sus fuerzas armadas realizaban 14 bombardeos sobre las posiciones del EI en Irak.

La dura advertencia del presidente norteamericano llegó poco después de que el FBI confirmara la autenticidad del video, difundido anteayer, que muestra el asesinato de Foley -con un mameluco naranja similar a los usados por los detenidos en Guantánamo- a manos de un extremista.

“Él mostró coraje y aceptación de los hechos. Murió sin claudicar. Me recordó a Jesús”, dijo Diane, la madre de Foley, sin poder contener las lágrimas durante un encuentro con la prensa en la puerta de su casa, acompañada por su marido, John, que describió a su hijo como “un mártir de la libertad”.

Tanto la familia de Foley como su editor en GlobalPost, el sitio web para el que trabajaba, habían sido advertidos el miércoles pasado de la inminente ejecución de James por sus secuestradores a través de un mail. La Casa Blanca estaba informada y decidió no abrir negociaciones con los terroristas.

Según informó anoche The New York Times, un grupo comando norteamericano habría intentado rescatar a Foley sin éxito, hace unos meses.

Poco después de las crudas imágenes, que recuerdan a similares ejecuciones perpetradas por Al-Qaeda hace una década, el asesino se mostró con otro periodista estadounidense, Steven Sotloff, y advirtió que él puede ser la próxima víctima.

“La vida de este ciudadano norteamericano, Obama, depende de tus próximas decisiones”, dijo el terrorista en el video.

Sotloff fue secuestrado cerca de la frontera sirio-turca en agosto de 2013, y trabaja como periodista freelance para Time.

En este contexto, el Pentágono ordenó una nueva ola de bombardeos contra los jihadistas. Las fuerzas armadas estadounidenses realizaron 14 ataques aéreos en Irak cerca de la estratégica represa de Mosul, dentro de la campaña iniciada para ayudar a las tropas iraquíes a repeler al EI.

El Pentágono, además, informó que enviará “un poco menos de 300” soldados estadounidenses adicionales a Irak por pedido del Departamento de Estado.

Con este aumento de tropas, que se destinará a la protección de las instalaciones diplomáticas norteamericanas, se eleva a unos 1150 el número de soldados y consejeros militares que Estados Unidos mantiene desplegados en Irak.

En tanto, los gobiernos de Italia y Alemania -de forma excepcional- autorizaron el envío de armas a las milicias kurdas, la primera línea de resistencia que enfrenta el EI desde su acelerada ofensiva en territorio iraquí, que comenzó en junio pasado y que puso en jaque la estabilidad de la región. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video