Publicado el: 22, Ago, 2014

En sólo tres meses se cerraron 311.000 “cuentas sueldo”


Banco central de la Republica Argentina - Foto
22/08 – 09:40 – Cifras del Banco Central Fue entre diciembre de 2013 y marzo de este año.

Por: Gustavo Bazzan
A las flojas cifras del mercado laboral que difundió esta semana el INDEC se suma un dato objetivo inquietante. Entre diciembre de 2013 y marzo de este año, se cerraron 311.746 cuentas sueldo. En marzo se registraban 7.717.422 cuentas, contra 8.029.168 del 31 de diciembre de 2013. Las cifras son oficiales y están registradas en la página web del Banco Central. El dato del segundo trimestre se conocerá en los próximos días.

Tan preocupante como la caída de las cuentas sueldo es la menor cantidad de empresas registradas que utilizan estos servicios. Cayeron de 160.083 a 154.493.

Especialistas en el mercado laboral consultados por este diario señalaron que en este fenómeno puede haber un componente de estacionalidad en la caída de cuentas, pero mirando la serie estadística hacia atrás, ese factor puede ser relativizado. Es sabido que durante el verano se crean empleos temporales, pero también que no todos esos puestos son registrados. De todos modos, en diciembre se había superado por primera vez la barrera de los 8 millones de cuentas.

Como sea, la caída de este marzo contra diciembre es mucho más pronunciada que la caída de cuentas activas en similares períodos de años anteriores. Incluso en marzo de 2012 se observa un repunte de cuentas contra diciembre de 2011.

De modo que la caída de cuentas sueldo puede estar registrando dos fenómenos. La destrucción de un puesto de trabajo o la informalización, es decir, un puesto registrado y en blanco que pasó a negro, bien por la merma en la rentabilidad del empleador, bien porque la presión fiscal que lo llevó a negrear el salario de su empleado.

“Está costando mucho abrir cuentas sueldo, es un síntoma claro de que la realidad de nuestros clientes está difícil”, señaló a este diario un ejecutivo de un banco extranjero, que se sorprendió, pero no tanto, por la caída del stock de este tipo de cuentas.

El bajón coincide con el inicio de la recesión económica, que está acompañando toda la gestión del ministro de Economía Axel Kicillof. Los datos laborales que mostró el INDEC esta semana no muestran todavía el fenómeno de la destrucción de puestos de trabajo, pero si el índice de desempleo no cayó más se debió, parece, más al factor desaliento –individuos que dejan de buscar trabajo- más que al mantenimiento de los puestos laborales.

La menor cantidad de cuentas sueldos puede estar reflejando tanto una menor cantidad de trabajo como también un corrimiento del trabajo en blanco al trabajo en negro.

También está el fenómeno de la inflación. Desde que se aceleró la suba de precios (la real, no la que mide el INDEC) creció la inflación pero decreció la tasa de empleo. El fenómeno se hizo evidente en 2011, y se acentúa desde entonces. En 2011 la tasa de empleo llegó al 43% y a partir de allí no solo dejó de crecer sino que se contrajo cerca de medio punto porcentual, según un trabajo publicado en el blog Cosas que Pasan.

La aceleración de la inflación y la contracción económica seguramente confirmarán la tendencia no solo de las cuentas sueldo (más allá del fenómeno de la estacionalidad que se explicó más arriba) sino de aumento de desempleo y caída de la tasa de empleo. No es sorpresa: en los últimos días las suspensiones y los despidos ocuparon buena parte del espacio en las informaciones económicas y de las discusiones entre centrales obreras, gremios y funcionarios.

Y todo esto ocurre mientras el discurso oficial afirma que las decisiones de política económica que se están tomando son justamente para cuidar el trabajo de los argentinos. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video