Publicado el: 25, Ago, 2014

Boudou convirtió al Senado en una agencia de viajes al exterior


Amado Boudou jugando al sudoka en plena sesión - Foto: Clarinboudou
25/08 – 09:20 – Desde 2013 se autorizaron 500 mil dólares y 250 mil euros para traslados fuera del país.

Por: Ignacio Ortelli
Este año, el Senado sesionó apenas diez veces, una cifra de las más bajas de la última década. Tanto estancamiento obedeció a la necesidad del kirchnerismo de proteger al vicepresidente Amado Boudou de la oposición, a partir de sus complicaciones judiciales, especialmente en el caso Ciccone. Ese letargo, sin embargo, contrastó con las múltiples actividades fuera del país que realizaron los legisladores, que convirtieron a la Cámara Alta en una virtual agencia de viajes.

En lo que va del año, 38 de los 72 senadores ya viajaron al exterior y, en algunos casos, hasta más de una vez. Si bien la lista de viajeros frecuentes la encabezan oficialistas y aliados K, también varios opositores aprovecharon los recesos prolongados para realizar giras, que ya demandaron a las arcas del Senado un gasto que supera ampliamente los 5 millones de pesos. Pero el caso de 2014 no es aislado: en los últimos 18 meses, período signado por las fuertes restricciones a la compra de divisas extranjeras que impuso el Gobierno, los senadores llevan gastados unos 500 mil dólares y 250 mil euros (un total de más de 800 mil dólares). Los datos se desprenden de un relevamiento de Clarín de los documentos que figuran en la Web del Senado.

Boudou es el que más erogaciones generó. No él, estrictamente, ya que sus pasajes y viáticos corren por cuenta de la Rosada, pero sí a partir de los gastos que implican el traslado de la comitiva que lo acompaña. Entre su asistente Gonzalo Etcheverry, su equipo de prensa y los custodios, las travesías del vice en el año le representaron al Senado una cifra superior a los 2 millones de pesos. Acorralado por la Justicia y por la oposición, Boudou pasó por Bolivia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, España, Holanda, Panamá, Qatar y Venezuela. Siempre rodeado de sus colaboradores.

Pero los senadores también hacen de las suyas, bajo el paraguas de la habilitación del vice Boudou, como presidente del Senado. Algunos, se abocaron a eventos de importancia, como fue la 103º reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra (Suiza), a la que asistieron oficialistas como Pablo González, Rosana Bertone y la urribarrista Sigrid Kunath, y opositores como el radical Gerardo Morales (UCR) y Liliana Negre de Alonso (Peronismo Federal).

Hubo otros casos particulares, como el viaje que realizó a Chile, en enero, la aliada K María Higonet (PJ-La Pampa) parar estar en la reunión de la reforma del reglamento del Grulac, un grupo de diálogo que reúne a países de América Latina y el Caribe Higonet, que en esa ocasión pidió ser acompañada por una asesora, tiene el privilegio de ser una de las que lidera el grupo de los que más viajaron, ya que además fue a Uruguay, EE.UU., Grecia, Saint Martin y dos veces a Suiza.

Liliana Fellner, hermana de Eduardo, el gobernador de Jujuy; no se queda atrás. Este año, el Senado pagó sus viajes a Uruguay, Perú y Panamá. En este último, la legisladora desembarcó dos veces ya que gestionó la creación del Canal Parlatino TV.

Otro asiduo viajero es el correntino José Roldan (Alianza Frente de Todos), quien además de acompañar la mayoría de proyectos que lleva el oficialismo al recinto, supo alzar la voz para defender a Boudou, cuando el vice volvió a presidir una sesión tras ser procesado. En lo que va del año, el senador viajó varias veces a Uruguay y también visitó Italia y Cuba.

La chaqueña María Inés Pilatti Vergara entró al Senado en diciembre, apuntalada por el jefe de Gabinete Jorge Capitanich. Audaz, lejos de la timidez con la que se mueven algunos novatos, ya encaró algunas giras internacionales: EE.UU., Bolivia y Uruguay.

Hay otros ejemplos curiosos. Como el del formoseño José Mayans –espada del gobernador Gildo Insfrán–, quien en mayo fue a Montevideo, a una reunión de comisión del Parlamento del Mercosur con su hijo, José Domingo. Pero esto de combinar viajes de “trabajo” con la familia es una práctica habitual en el Senado. Algunos, los más correctos, lo pagan de su bolsillo.

En contrapartida están los que por ahora no viajaron: son 34 senadores, entre los que se sobresalen los K Miguel Pichetto y Aníbal Fernández; el radical Ernesto Sanz; Luis Juez (FAP-UNEN) y el macrista Diego Santilli. (Clarín)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. hugoantikk dice:

    Lo bueno seria pagarles solo el viaje de ida y no permitirles el regreso, nos sacariamos varios PARASITOS de encima.-

Publicidad

OPI Video