Publicado el: 27, Ago, 2014

Israel y Hamas ponen fin a su guerra con una tregua indefinida


Israel destruyó todos los túneles de Hamas y anunció una tregua
27/08 – 10:10 – Con la mediación de Egipto, las partes pusieron fin a 50 días de enfrentamientos; se abrirán los pasos fronterizos para la reconstrucción de la Franja y se ampliará la zona pesquera a los palestinos.

Con la mediación del gobierno egipcio, Israel y las organizaciones palestinas acordaron ayer en El Cairo un alto el fuego indefinido para poner fin a un conflicto que devastó la Franja de Gaza tras 50 días de enfrentamientos y 2200 muertos.

El ministro de Relaciones Exteriores egipcio, Samih Shukri, dijo en un comunicado que Israel y los líderes palestinos alcanzaron “un amplio acuerdo”. El pacto establece, además del cese de hostilidades, la apertura inmediata de los pasos fronterizos de Gaza con Israel y Egipto, y una ampliación en la zona de pesca para los palestinos en el Mediterráneo.

“Una vez más, aprobamos las propuestas egipcias sobre una tregua, que llaman a un fin de todas las hostilidades”, dijo un alto funcionario de gobierno de Benjamin Netanyahu.

Mahmoud Abbas, el presidente palestino, anunció en un mensaje televisivo el comienzo de una tregua “para poner fin a la agresión contra la Franja de Gaza, el derramamiento de sangre y el asesinato de niños”. “Ahora debe seguir la ayuda humanitaria para Gaza”, agregó. Otros líderes palestinos, como Khaled al-Bach, de la Jihad Islámica, y el vocero de Hamas Sami Abu Suhri se felicitaron por el acuerdo. “Fue una victoria palestina; nuestra resistencia armada logró lo que los ejércitos árabes no pudieron lograr”, dijo Suhri.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, aplaudió el alto el fuego y dijo que su país contribuirá a la reconstrucción de la Franja de Gaza. “Apoyamos firmemente el acuerdo y pedimos a todas las partes que cumplan completamente con sus términos”, señaló en un comunicado. Kerry expresó su deseo de que el cese de hostilidades sea “duradero y sostenible” y que sirva de puente para lograr un “fin duradero” al conflicto en Medio Oriente.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, mostró su deseo de que el acuerdo pueda desencadenar un “proceso político” entre palestinos e israelíes.

Una vez que el acuerdo de alto el fuego fue anunciado a través de la megafonía en las mezquitas de Gaza, los militantes palestinos dispararon al aire para celebrar el fin de los ataques israelíes.

La ofensiva militar israelí contra el grupo islamista Hamas en la Franja de Gaza comenzó el 8 de julio, con el objetivo declarado de destruir su red de túneles, incluidos algunos que llegaban hasta Israel, y detener el lanzamiento de cohetes desde el enclave. El detonante previo fue el asesinato de tres jóvenes israelíes a manos de milicianos islamistas. Los enfrentamientos dejaron más de 2130 palestinos muertos, la mayoría civiles y, entre ellos, unos 500 niños, según fuentes del Ministerio de Salud palestino. Al menos 11.100 personas resultaron heridas. Por el lado israelí, murieron 64 soldados y cinco civiles, entre ellos, un niño. El ejército israelí ejecutó unos 5000 ataques sobre la Franja, mientras que las milicias palestinas lanzaron 4200 cohetes contra Israel.

Después de 50 días de bombas, el acuerdo suscripto por ambas partes permitirá flexibilizar el cerco sobre la Franja de Gaza, que el gobierno de Israel mantiene desde 2007, cuando Hamas tomó el control político de la zona.

La apertura de los principales pasos fronterizos permitirá la entrada de materiales de construcción y ayuda sanitaria, básicos para la reconstrucción de la Franja y la asistencia a los miles de heridos. El enclave estratégico de Rafah, en la frontera con Egipto, será controlado por el gobierno palestino, según el acuerdo.

Otra de las concesiones a los palestinos amplía a seis millas la zona donde faenan los pescadores gazatíes, que tras los sucesivos conflictos con Israel vieron disminuir su zona de trabajo de las 20 millas náuticas a sólo tres.

La letra pequeña del acuerdo estipula que las delegaciones israelí y palestina seguirán negociando en Egipto dentro de un mes. Con el amparo de El Cairo, en esas conversaciones se abordará cómo reconstruir el aeropuerto de Gaza, destruido por las bombas, y un tema más delicado: la liberación de cien presos islamistas, una de las exigencias de Hamas que demoraron el acuerdo final.

El alto el fuego se produce después de varios intentos fallidos para lograr una tregua duradera. Por una u otra razón, los intentos anteriores de alto el fuego habían saltado por los aires en cuestión de horas o días.

Israel, que considera a Hamas y a la Jihad Islámica organizaciones terroristas, dijo siempre que no negociaría bajo fuego. De hecho, antes de la tregua de ayer se habían intensificado los combates. La fuerza aérea israelí atacó ayer al menos 60 objetivos en la Franja y destruyó el edificio Al-Basha, de 13 pisos, que quedó convertido en escombros en el sur de la ciudad de Gaza. El edificio, previamente evacuado, albergaba oficinas de periodistas y un consultorio médico. Pocas horas antes, el ejército israelí había atacado con varios misiles un complejo habitacional y comercial con 100 viviendas y 150 negocios en el norte de la ciudad. Un vocero militar israelí alegó que allí había centros de control de Hamas. Las milicias palestinas, por su parte, también atacaron ayer varios objetivos israelíes antes del anuncio de la tregua. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video