Publicado el: 1, Sep, 2014

El Consejo del Salario se reúne hoy y llevaría el mínimo a $ 4.600


El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el secretario de Medios de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro - Foto: Web
01/09 – 09:30 – Esta tarde, en la sede del Ministerio de Trabajo, en la avenida Alem al 600, volverá a reunirse el Consejo del Salario Mínimo. Habrán pasado 14 meses desde la reunión anterior en que se fijó en $ 3.600 ese ingreso para los trabajadores en relación de dependencia.

Hoy los funcionarios intentarán llevarlo a $ 4.600 con un aumento del 28%. Pero el sindicalismo oficialista -el único que asistirá al encuentro- exigirá algo más: un ajuste de 35% que lo eleve hasta 4.860 pesos mensuales.

Más allá del monto que finalmente se acuerde, lo cierto es que el salario mínimo es casi anecdótico para el grueso de los trabajadores en blanco. Apenas sirve de referencia para unos 113.000 asalariados entre un universo de casi 10 millones.

La gran mayoría está por encima -aunque no mucho- de este tope. El salario mínimo viene a la zaga de los valores de la canasta básica de pobreza que miden las consultoras privadas (ver aparte).

Por eso, la discusión que promete ser más jugosa pasa por el contexto de despidos y suspensiones que marca al mercado laboral. Si bien este tema no está incluido en la agenda formal del Consejo, los dirigentes de las centrales oficialistas piden que se forme una comisión permanente para discutir acciones concretas para defender los puestos de trabajo.

El jefe de la CGT oficialista, Antonio Caló, y el titular de la CTA pro gobierno, Hugo Yasky, serán las voces que representarán a los trabajadores. Ni Hugo Moyano ni Pablo Micheli, de las centrales sindicales opositoras, serán de la partida. Estos últimos reniegan del Consejo, entre otras cosas, porque el Gobierno tiene número suficiente para imponer su voluntad, por lo general acordada con la representación empresarial.

Una de las atribuciones del Consejo del Salario es fijar el valor de la prestación por desempleo, que está congelada desde 2006, con un tope de $ 400 mensuales.

La falta de actualización de este subsidio no es por falta de fondos, ya que se financia con un aporte patronal sobre los salarios que va al Fondo Nacional de Empleo (FNE) al que le sobra dinero ya que la prestación que paga es casi inexistente.

Con el “salario mínimo, vital y móvil” pasa algo parecido. Porque si bien viene siendo ajustado todos los años, su valor bruto, antes de los descuentos, es tan “mínimo” y poco “vital” -$ 3.600 mensuales o $ 18 la hora- que no mueve las escalas de los convenios salariales. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video