Publicado el: 3, Sep, 2014

Conmueve a Santiago del Estero la tragedia de los maestros


Conmueve a Santiago del Estero la tragedia de los maestros
03/09 – 09:50 – Once personas, cinco de ellos docentes, murieron ayer en un accidente en la ruta nacional N°9.

Por: Leonel Rodríguez
Loreto, a 55 kilómetros de la capital provincial, no encuentra consuelo: nueve de las 11 víctimas mortales del accidente vial de ayer por la mañana, ocurrido cerca de allí, eran oriundos de esa ciudad. Y cinco, además, eran docentes.

Caminar por esa pequeña localidad de casi 10.000 habitantes era ayer adentrarse en escenas desgarradoras. Las únicas dos salas velatorias del pueblo obligaron a que el resto de las víctimas sean despedidas en sus casas. En principio se especulaba con velar a todos juntos en el mercado municipal, pero las familias prefirieron la intimidad de sus hogares.

No durmió nadie en la ciudad, todos iban recorriendo los velorios. En cada manzana había uno y la congoja unió a todo el pueblo que, dos días antes, se había dividido en dos en las elecciones municipales.

Historias de sacrificio, de vocación y de amor a la docencia son el común denominador de las víctimas. En las escuelas de los docentes fallecidos se suspendieron las clases.

La gobernadora Claudia Ledesma de Zamora dispuso dos días de duelo y el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, envió sus condolencias a los familiares de los maestros y destacó el trabajo docente que se realiza en las zonas rurales.

El accidente se produjo ayer a las 7.45, sobre la ruta nacional N°9, a la altura del kilómetro 1098, en la entrada de El Simbol, pequeño paraje ubicado a 20 kilómetros de Loreto.

Los peritos no tienen duda: Hugo Achaval, 26 años, chofer de la combi de la empresa de transporte de pasajeros San Esteban, que hace años cubre ese corredor y que llevaba a 14 personas de Loreto a la capital, intentó sobrepasar a un vehículo y termino impactando de frente con un camión cisterna de la empresa YPF, conducido por Mariano Álvarez, de 25 años y oriundo de Monte Cristo, provincia de Córdoba.

Ocho fueron las víctimas que murieron en forma instantánea, entre ellos el chofer de la combi, y sus cuerpos salieron despedidos del vehículo, prácticamente desintegrado, en un radio de 15 metros en la cinta asfáltica y en la banquina.

Todo sucedió en una zona de la ruta en buenas condiciones, donde estaba marcada la doble línea amarilla que prohíbe el sobrepaso y enfrente de un viejo establecimiento escolar al que asisten cientos de niños de la zona: la escuela 1013 Medalla Milagrosa.

María José Martínez es docente desde hace 15 años en dicho establecimiento y no podía salir del shock. La combi en la que venía de la capital provincial llegó segundos después del accidente y vio la tragedia.

“Fue horrible. Llegar y ver a colegas tirados en la ruta, con sus guardapolvos blancos ensangrentados, ver que en la combi había chicas que gemían de dolor metidas como en una lata de sardinas fue dramático”, comento entre lágrimas la maestra rural. La cifra inicial de ocho muertos ascendió a 11 pocas horas después y el hospital zonal de Loreto se convirtió en el lugar de encuentro de quienes buscaban noticias de sus familiares, amigos, maestras o compañeras de trabajo.

La policía junto con las enfermeras, todos conmovidos, realizaron un cordón humano para contener a los familiares que llegaban al lugar por noticias. Un joven agente le comentó a LA NACION: “Aquí nos conocemos todos. Nos cruzamos siempre todos. Es muy angustiante. Vienen amigos a preguntar por sus familiares y uno que sabe que están entre las víctimas no sabe cómo decírselos”.

Según fuentes de YPF, el monitoreo satelital que se realiza a todas las unidades arrojó que el camión siniestrado había partido sin carga desde La Banda, ciudad ubicada a siete kilómetros de la capital santiagueña, cerca de las 6.50. En todo momento circuló sobre la ruta nacional N°9. El chofer había cumplido con las horas de descanso establecidas y en ningún momento sobrepasó el límite de velocidad.

Las personas fallecidas fueron identificadas como María Azucena González, Stella Maris Ibáñez (concejal electa en los comicios del pasado domingo), Claudia Teresita Díaz, Ariel Darío Silva, María José Toloza, Pedro Emilio Corbalán, Alejandra Leticia Leguizamón, Nancy Noemí Álvarez, Pedro Roldán, Gisela Gómez Leiva y el chofer de la combi, Hugo César Achával.

Los heridos fueron trasladados al hospital regional de la capital provincial. Al cierre de esta edición, algunos de ellos estaban fuera de peligro y otros luchaban por su vida.

Se trata de la segunda tragedia vial grave de la historia de la provincia. En noviembre de 2010, el accidente que costó más vidas sucedió en la ruta que va a Nueva Esperanza. Un colectivo volcó y murieron 14 personas. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video