Publicado el: 3, Sep, 2014

La recesión no logra frenar la inflación, que en agosto volvió a superar el 2%


Precios cuidados en las gondolas - Foto: Infobae
03/09 – 09:30 – La menor actividad no se tradujo en una desaceleración de los precios; el mes pasado subieron entre 2,5 y 3%, según las consultoras privadas.

Por: Alfredo Sainz
La recesión no logró frenar la inflación. A pesar de la baja en la actividad que se siente en la mayoría de los sectores de la economía, el costo de vida en agosto volvió a ubicarse por encima del 2%, y la mayoría de los analistas advierten que no se repetirá el escenario de 2009, cuando la fuerte caída de la demanda que se desató a partir de la crisis internacional de las hipotecas subprime terminó provocando una desaceleración en el ritmo de los aumentos de precios.

De acuerdo con las diferentes estimaciones privadas, la inflación de agosto se ubicó entre 2,1% -el pronóstico más optimista- y 3%, lo que da cuenta de un proceso sostenido y generalizado de aumentos que es independiente de la evolución de la actividad económica.

El mes pasado los aumentos estuvieron liderados por el rubro de alimentos y bebidas, que a lo largo del año se consolidó como el principal motor de la inflación, a lo que se sumaron otros sectores con precios oficialmente regulados. “Lo que se ve es que el Gobierno va autorizando aumentos por turnos para evitar que se acumulen todos en un mismo mes. En agosto, le tocó al último tramo de las subas en las tarifas de gas y agua, a los cigarrillos y a los pasajes de avión de cabotaje”, explicó Camilo Tiscornia, que proyectó para el mes que acaba de terminar un incremento del 2,6% en el costo de vida.

La idea de que los alimentos están a la cabeza de los aumentos es compartida por el economista Luciano Cohan, de la consultora Elypsis. “Todos los meses los alimentos vienen sistemáticamente superando la suba del nivel general, pero la recesión hace el trabajo sucio para que no suban más. No vemos que empeore mucho, salvo que haya alguna sorpresa con el tipo de cambio”, señaló Cohan.

De acuerdo con su medición, agosto cerró con un 2,2% de inflación, en lo que constituye la tasa más alta desde abril pasado. En Elypsis, además alertan sobre que agosto deja para el mes que acaba de comenzar un arrastre estadístico del 1,4%, el mayor desde febrero y casi el doble que el recibido de julio.

El impacto de la inflación en los precios de los alimentos también se vio reflejado en el relevamiento de la canasta básica que realiza la asociación Consumidores Libres, que informó que en agosto su índice registró un alza del 2,85 por ciento y desde el 1° de enero acumula una suba del 24,8 por ciento.

Diferencias con 2009

Los economistas consultados por LA NACION destacan que, por una combinación de factores, este año el freno en la actividad no se tradujo en un freno de la inflación. “La crisis actual es muy diferente a la de 2009. La principal diferencia es que hoy todos los fundamentos de la economía, desde la recaudación hasta el déficit fiscal, pasando por la emisión monetaria y la disponibilidad de dólares, están mucho peor que en 2009”, sostuvo Diego Giacomini, director de la consultora Economía & Regiones, que estima para agosto una inflación en torno al 3 por ciento.

Para Jorge Todesca, socio de la consultora Finsoport, los mayores cambios entre la situación actual y la que se vivía en plena crisis de las subprime también pasan por los datos de la macroeconomía local. “En 2009, las políticas monetaria y fiscal estaban mucho más controladas y contábamos con un formidable superávit comercial, de 16.900 millones de dólares”, precisó el economista, para quien agosto cerró con una inflación del 2,1 por ciento.

Por su parte, en el estudio Orlando J. Ferreres ponen el acento en la incidencia negativa que tuvo la implementación del cepo cambiario, que tuvo su partida de nacimiento unos días después de las elecciones de octubre de 2011.

“En 2009 la inflación bajó gracias a que la menor actividad se tradujo en una menor demanda. Hoy el panorama es distinto, porque si bien cae la demanda, también se verifica una menor oferta de productos por las trabas para importar, lo que termina generando más presión sobre los precios”, señaló Fausto Spotorno, economista jefe del estudio, que proyecta para agosto una inflación de entre 2,5 y 3 por ciento. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video