Publicado el: 8, Sep, 2014

Sorpresivo aumento patrimonial del “club” de amigos de Amado Boudou


El Vice Presidente de la Nación Amado Boudou - Foto:
08/09 – 10:20 – Las subas en los bienes de los funcionarios alcanzan, en promedio, el 45%; Hernán Fardi declaró activos por $25 millones.

Por Iván Ruiz
Son amigos de Amado Boudou. Funcionarios de confianza. Hombres claves que trabajaron en la Anses, el Ministerio de Economía o el Senado. Comparten algo más que un proyecto político: son amantes de los autos importados y las motos, como el vicepresidente. Sus amigos también cuentan millones en su patrimonio.

Los funcionarios más cercanos al vicepresidente engrosaron sus cuentas durante 2013, según las declaraciones juradas que presentaron ante la Oficina Anticorrupción (OA). Invirtieron en títulos públicos y en acciones de las empresas más importantes del país, pero también apostaron por obras de arte, productos veterinarios y hasta proyectos inmobiliarios en Miami. Algunos, incluso, mantienen sus ahorros en dólares. Sus bienes crecieron, en promedio, un 45%.

El vicepresidente de la Comisión Nacional de Valores (CNV) declaró un patrimonio de $25 millones. Sólo durante 2013, sus números crecieron más de $6 millones. Declaró un departamento y dos casas en Capital y una propiedad en Tigre de 1000 metros cuadrados cotizada en $1,2 millones.

Apostó por un amplio abanico de negocios. Su apuesta financiera más importantes fueron títulos públicos por $11 millones, adquiridos, su mayoría, en diciembre de 2010. Además, declaró inversiones por casi $2 millones en la sociedad extranjera Mahe Prop LLC, con sede en Miami. Aunque no lo detalló en su presentación, Fardi también aparece vinculado a las compañías Exim Trade LLC y Tiguama LLC, todas registradas en el estado de la Florida.

Informó más negocios en 2013. Tiene una participación de $3,3 millones en Grido SA, una empresa de productos de limpieza, más de $2 millones en Vifavet SA y Animals SA, empresas que vende insumos veterinarios, y en Calle Roy SRL, la sociedad titular del bar Makena, en Palermo. También detalló 60 de obras de arte y un crédito con la sociedad de bolsa Gordon Davis.

Los funcionarios más cercanos al vicepresidente engrosaron sus cuentas durante 2013
Fardi, economista, 41 años, trabajó con Boudou en la Anses en 2008. Ahí forjaron una buena relación: el vicepresidente le hizo un lugar en su mesa chica. Se hizo cargo del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, la millonaria caja del organismo que invertía fondos públicos en la Bolsa.

Las operaciones del funcionario quedaron bajo sospecha: es investigado por la Justicia por supuesta compra irregular de acciones, una causa que tramita el juzgado de Norberto Oyarbide. Ahora, como vicepresidente de la CNV, Fardi debe evitar ese tipo de maniobras.

El diputado Claudio Lozano lo acusó de beneficiar a dos empresas de las que él era accionista al momento de las operaciones. Cuando se hizo pública la denuncia, el funcionario aclaró que ya se había desprendido las acciones, pero el portafolio aparece en su declaración jurada correspondiente al ejercicio 2013 con un saldo de $0. El paquete está compuesto por Banco Macro, Quickfood, Mirgor, Acindar, Banco Hipotecario, Petrobras, Siderar, Pampa Holding, Telecom, Banco Patagonia y Tenaris. Entre sus deudas, aparece un saldo desfavorable de $3,1 millones con la cuenta de bolsa Besfamille SA, una sociedad también mencionada en la denuncia.

Su patrimonio multiplica 14 veces al de su jefe político, según las presentaciones que cada uno realizó ante la OA. Boudou declaró un patrimonio de $1.870.591 en 2013.

Préstamo hipotecario

Otro de los hombres cercanos a Boudou, Diego Bossio, informó un patrimonio de $1.724.000, un incremento del 13% con respecto al año pasado. Declaró una casa en Capital de 202 metros cuadrados valuada en $928.000.

El inmueble, adquirido en agosto de 2010, se solventó con un crédito del Banco Hipotecario. Bossio le debe a la entidad poco más de medio millón de pesos. Además de su rol en la Anses, el funcionario también es, desde 2009, director representante del Estado en el Banco Hipotecario, la misma entidad a la que le debe. Durante todo 2013 pagó sólo $36.000 de ese crédito.

Katya Daura, presidenta de la Casa de la Moneda, registró un aumento patrimonial del 43%: sus activos superan el millón de pesos. Tiene una casa en Posadas, Misiones, y una camioneta Toyota Hilux SW4 con tapizados de cuero modelo 2012 valuada en $ 350.000. La funcionaria desoyó el discurso kirchnerista: atesoró 82.000 dólares en efectivo.

Daura es una funcionaria de estrecha confianza del vice. Era técnica de la Anses cuando Boudou desembarcó en el organismo. El fiscal Jorge Di Lello pidió que sea citada a declarar por su participación enel caso Ciccone. Manuel Somoza, su marido, acompaño a Boudou como director de Administración del Ministerio de Economía y ahora se desempeña en el Senado. Somoza declaró activos por $1,8 millones, un 47% más durante el último ejercicio.

La mayor parte de su inversión está volcada en un portafolio de acciones, bonos y títulos públicos por $ 720.000. Tiene participación en YPF, Petrobras, Pampa Energía, Banco Macro, Banco Galicia, Aluar y Siderar. Invirtió en bonos de la Nación 2015 y 2017 y en títulos públicos vinculados al PBI en pesos y dólares por $350.000.

También declaró como propia el 25% de Kengat SRL, fabricante de calzado. Informó oro, aunque sin detallar la cantidad, y $50.000 dólares cash. Se compró un Volskwagen Bora 2.0 modelo 2008 valuado en $69.000.

Como Somoza, son varios los allegados que acompañan al vicepresidente en el Senado. Juan Zabaleta, su mano derecha en la Cámara alta, es uno de los más austeros: declaró un patrimonio de $628.800, una suba del 15% con respecto a 2012.

El secretario administrativo informó una casa en Ituzaingó (donde también ejerce como concejal) de 350 metros cuadrados valuada en $400.000. También tiene un Volkswagen Vento 2.0 TSI modelo 2011 cotizado en $ 130.000 y un Chevrolet Chevy modelo 1973. Su única deuda es un crédito hipotecario con el Banco Industrial por $83.000, aunque no aclara para qué propiedad lo utilizó.

Juan Claudio Tristán, presidente del Correo Argentino, es otro de los amigos de Boudou en la gestión pública. Informó un patrimonio de $1,6 millones, un 43% más que el año pasado. Tiene casas en Mar del Plata y Córdoba. Declaró apenas $600.000 por tres propiedades.

Tristán, 50 años, fue una pieza importante del vicepresidente en la Casa de la Moneda y después, en 2012, desembarcó en el Correo. También comparte con Boudou el gusto por los autos de lujo. Tiene un Audi A3 Sportback 1.4 valuado en $ 200.000 y se compró el año pasado una moto BMW F 650 por $100.000.

El funcionario apostó por las acciones y obligaciones negociables de YPF: declaró $ 230.000. Detalló deudas por $70.000 con la AFIP y más de $600.000 con el Correo Argentino bajo la modalidad de “anticipos de honorarios” del período 2012-2013.

La presentación de Guido Forcieri, ex jefe de Gabinete de Boudou en el Ministerio de Economía, no aparece en el sitio de la OA. Los últimos datos disponibles del funcionario, que fue procesado el viernes por el caso Ciccone, corresponden a 2012. No es la única declaración jurada que no aparece en el sitio de la OA entre los amigos del vice. Tampoco están las de Benigno Vélez, Sergio Chodos, Hernán Lorenzino y la de su secretario privado, Eduardo Romano.

El representante argentino ante el Banco Mundial registró un incremento patrimonial del 127%. Comenzó 2012 con $600.000 y declaró, al final del ejercicio, $1.369.109. Entre sus activos aparecían dos cuentas en dólares con el equivalente a medio millón de pesos en Estados Unidos. Otro medio millón en depósitos bancarios en el país y un BMW X1 modelo 2012.

Forcieri fue socio de Boudou en una estación de servicio de nafta y en otra de GNC en la costa, donde iba a haber una terminal de ómnibus. Tuvo participación también en Action Media, Rock Arena y Rock Argentina, sociedades vinculadas al círculo del vicepresidente. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. barccino dice:

    Para cuando un cacerolazo con el fin de que Boudou renuncie? Los argentinos estamos aferrados al bolsillo pero toleramos que este delincuente siga presidiendo las sesiones en el Senado y, por si esto fuera poco, a veces queda al frente del ejecutivo nacional por viajes de la presidenta al exterior.- En síntesis, todos nosotros, al no hacer nada, avalamos con nuestro silencio, semejante bochorno institucional.-

Publicidad

OPI Video