Publicado el: 16, Sep, 2014

Tras el default selectivo, IMPSA es la primera empresa privada en caer en cesación de pagos


Tras el default selectivo, IMPSA es la primera empresa privada en caer en cesación de pagos
16/09 – 10:00 – La caída de contratos en el exterior afectó las finanzas de la empresa de energía renovable más grande de la Argentina, propiedad de Enrique Pescarmona. Desde el sector empresario advirtieron la dificultad para acceder a crédito externo por el default de deuda soberana del país.

IMPSA, el holding propiedad del empresario mendocino Enrique Pescarmona, atraviesa problemas financieros por el atraso sufrido en las cobranzas de algunos clientes en el exterior con contratos significativos.
Entre ellos figura la central de Tocoma, en Venezuela, por la que el gobierno de Nicolás Maduro aún adeuda un monto considerable. También la crisis golpea a los negocios en Brasil, que atraviesa una recesión: allí opera WPE (Wind Power Energy), creada por Venti Luxemburgo, vinculada a IMPSA.

El viernes, la agencia especializada Bloomberg había informado que Pescarmona, dueño de la empresa, se entrevistó el miércoles de la semana pasada con funcionarios del Gobierno para discutir sobre una posible ayuda oficial. Pescarmona ya se había reunido con la presidente Cristina Kirchner a fines de agosto.

IMPSA es una empresa dedicada a proveer equipos para la generación de energía eléctrica a partir de recursos renovables y servicios integrales para estos procesos.
Sus unidades de negocios se diversifican en diseño de procedimientos, equipos, tecnología y mantenimiento para la conversión de la energía del agua en electricidad, generación eólica de alta potencia, y proyectos de generación de energía eléctrica a partir de recursos renovables.

Crédito externo inaccesible

El presidente del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), Guillermo Rimoldi, indicó la semana pasada que a las compañías argentinas “se les cortó el crédito en el exterior” por la persistencia del default selectivo a partir del 30 de julio.

Rimoldi comentó que en el exterior argumentan que “no es un problema de riesgo-compañía, sino de riesgo país, porque el país está en una situación de cuasi default”. Añadió que “los bancos recortan la posibilidad de tomar deuda”.

IMPSA (Industrias Metalúrgicas Pescarmona), con 8.000 empleados en el mundo y 3.500 en la Argentina, también es proveedora de industrias vinculadas a desarrollos de petróleo y gas, así como compañías de los rubros petroquímico, químico y de fertilizantes.

Además de la Argentina, tiene unidades de negocios en los EEUU, Canadá, Brasil, China, Colombia, Perú, Chile, Ecuador, India, Sudáfrica, Malasia y Vietnam. (Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video