Publicado el: 19, Sep, 2014

El déficit fiscal se disparó y llegará este año a los $ 300.000 millones


Casa Rosada - Foto:
19/09 – 16:00 – Lo reconoció el Gobierno en el nuevo Presupuesto. La cifra incluye las “ayudas” del Banco Central y la ANSeS.

Por: Ismael Bermudez
Según los datos que publicó ayer el Ministerio de Economía, en los primeros siete meses de este año las cuentas públicas acumularon un rojo de casi $ 100.000 millones sin computar como ingresos los recursos que el Gobierno toma del Banco Central y la ANSeS.

Si esto pasó entre enero y julio, los números empeoran de agosto a diciembre. Es que en el Presupuesto presentado esta semana en el Congreso se estima que, sin contar esas transferencias del BCRA y ANSeS, el déficit se triplicará, ya que allí se prevé un desequilibrio final de casi $ 290.500 millones. Este es un nivel récord, ya que equivale a 7 puntos del PBI (Producto Bruto Interno).

Este altísimo déficit se mantiene incluso si se resta, por ser extraordinario, el “gasto de capital” por la compra del 51% de YPF por unos $ 40.000 millones. Sin YPF, el desequilibrio fiscal sería de $ 250.500 millones, del 6% del PBI.

En 2013, sin considerar la asistencia del BCRA y ANSeS por casi $ 60.000 millones, el déficit fue de $ 123.700 millones, equivalente al 3,7 del PBI.

Así, medido por el tamaño de la economía, en un año el déficit subiría del 3,7 al 6% del PBI: en términos reales un 62%.

De todos modos, la mayoría de las consultoras estima que el déficit sería muy superior, por encima de los $ 300.000 millones, porque los gastos serían mayores y también la asistencia del BCRA/ANSeS.

La escalada de gastos del último tramo del año está signada por los subsidios a la energía y el transporte, los intereses de la deuda el pago de sueldos, jubilaciones y otras prestaciones sociales y las transferencias a las empresas del Estado. Por ejemplo, los intereses de la deuda sumarían $ 83.740 millones, equivalente al 2% del PBI De las planillas de Economia surge que, entre enero y julio, el rojo fiscal ascendió a $38.468,2 millones, incluyendo transferencias por utilidades contables del BCRA e intereses del Fondo de Garantía de la ANSeS y otros organismos públicos por $59.888,4 millones. Sin esas ayudas, el déficit total llega así a $ 98.356,6 millones.

Si se cotejan estos números de siete meses con los que el propio Gobierno estima para todo el año, surge que “el Tesoro Nacional va a seguir necesitando para los siguientes cinco meses de la asistencia del BCRA y ANSES por $65.000 millones, más que duplicando lo recibido hasta julio. De todos modos, esta cifra es discutible porque estimo que le deberá girar más de $120.000 millones en lo que resta del año”, le dijo a Clarín el economista-jefe de Analytica, Martin Polo.

En la misma línea, la consultora Empiria sostiene que “en base a los últimos años, el gasto presenta una estacionalidad en el segundo semestre, en particular se concentra en diciembre, por lo que el déficit esperado en la segunda mitad del año triplicaría el rojo del primer semestre”. A eso se agrega que “por el lado de los ingresos las noticias tampoco son buenas ya que se ven afectadas por la recesión y por el menor comercio exterior. Así aumenta la dependencia hacia las transferencias del BCRA y ANSeS, que solo sirven para maquillar las cuentas fiscales, escondiendo contablemente el deterioro, vía ANSeS, o emitiendo para pagas las cuentas, vía BCRA”.

Como conclusión, IARAF (Instituto Argentino de Análisis Fiscal) señala que los giros de BCRA/ANSeS al Tesoro comenzaron a ganar protagonismo a partir de 2008, cuando pasó de representar el 0,3% al 1,7% del PBI en 2013 y se estima que en 2014 ascienda al 4% del PBI.

También ASAP (Asociación Argentina de Presupuesto) aclara que “desde 2011 en adelante, los recursos se presentan bastante ajustados a la realidad, mientras que los gastos son la variable de ajuste en la presentación del Presupuesto, para luego financiarse con un aumento del endeudamiento, incrementando el déficit fiscal”. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video