Publicado el: 24, Sep, 2014

Por la crisis, el 33% de las empresas admite que está despidiendo gente


Las fabricas en Tierra del Fuego - Foto:s
24/09 – 09:30 – Según una encuesta entre 165 firmas líderes, no hay trabajo suficiente o cayó la rentabilidad; el 70% no repone personal; el 18% aplica retiros voluntarios.

Por: Paula Urien
En un contexto recesivo e inflacionario, la situación del empleo viene dando muestras de crecientes complicaciones. Según un estudio de una de las principales consultoras internacionales en recursos humanos, el 33% de las 165 compañías de primera línea encuestadas en el país admitió que está recurriendo a los despidos, ya sea porque no hay trabajo suficiente o por cuestiones de rentabilidad.

Al mismo tiempo, el 70% decidió no cubrir esos puestos, el 24% suprimió horas extras, el 18% tiene vigentes planes de retiro voluntario y el 10% aplica suspensiones, jubilaciones anticipadas y/o no renueva los contratos temporales o a plazo fijo. La suma superior a 100% se debe a que algunas compañías reportan más de una de estas medidas.

“En este escenario de estanflación, si la economía no crece, las ventas y los ingresos de las empresas tampoco crecen, y por lo tanto, la mano de obra es reconsiderada”, afirma Javier Tabakman, director de Capital Humano para el sur de América latina de Mercer, la consultora que ayer presentó el estudio en el XXIII Foro de Recursos Humanos, en Buenos Aires.

La situación salarial tampoco es buena. Según las estimaciones de Mercer, la inflación proyectada para este año y el próximo se ubica entre 35 y 40%. La mala noticia para los empleados, tanto jerarquizados como los que están dentro de convenios sindicales, es que las empresas no están dispuestas a dar aumentos por encima de 30%, lo que significará una pérdida del salario real de entre 5 y 10%.

Durante el XXIII Foro de Recursos Humanos de la consultora internacional Mercer, se dieron a conocer datos relevantes sobre la situación de las compañías en la Argentina y las acciones que llevan a cabo para defenderse de la inflación, además de los aumentos salariales de este año y los proyectados para 2015. Son 395 las empresas que forman parte de su base, que suelen responder de manera confidencial sobre aspectos clave de sus políticas de empleo.

Uno de los datos más llamativos de la presentación fue la gran cantidad de empresas dispuestas a despedir a parte de su personal sin causa. De hecho, esta variable no formaba parte de la encuesta en años anteriores porque no era representativa.

Hasta hace unos meses había algunos despidos “por goteo” o prácticas menos definitivas, como suspensiones temporarias o eliminación de horas extras. Pero ahora pasaron a revisar sus planteles para hacer el ajuste . Hace más de un año que tenían sus planes delineados a través de un comité de crisis, y según admitieron en una encuesta de la consultora entre 165 compañías, llegó el momento de ponerlos en marcha.

En sintonía con Mercer, una encuesta entre 150 compañías de SEL Consultores presentada hace menos de un mes (y publicada por LA NACION) estimó que las empresas líderes estarían recortando por lo menos 3800 empleos este año.

Como consecuencia de la reducción de personal, “la tasa de desempleo está creciendo un poco”, estimó Javier Tabakman durante su presentación en el foro: “Era de 6,9 por ciento en 2012, de 7,2 por ciento en 2013 y ahora es de 7,5 por ciento, según el Indec”, resumió. Algunos especialistas estiman que es probable que en el sector público “haya alguna cantidad de empleados que en realidad no trabajan y que están contados como empleados, y que eso esté ocultando un nivel de desempleo mayor en la Argentina”. En los últimos años el único empleo que creció fue el del sector público.

“Los estudios privados hablan de un decrecimiento de la economía del uno por ciento, y de una inflación anual de entre 35 y 40 por ciento. Es un escenario de estanflación”, afirma el consultor. Y agrega: “La brecha con las nuevas mediciones del Indec ya es del 10%. El acumulado a agosto es de 27,4%. Éste es el resumen de cómo estamos, y las consecuencias las vemos todos los días en nuestro trabajo”.

Como dato de color de la base de datos de Mercer, el empleado de más edad en actividad tiene 92 años y trabaja en una empresa de agroindustria que, por otro lado, es el sector que brindará en 2014 el mayor incremento, un 33 por ciento.

En otra encuesta de la consultora entre 260 empresas, el 51% contestó que está tomando medidas para defenderse de los efectos de la inflación. Entre ellas, el 59% amplió de 2 a 5 puntos los incrementos salariales por encima de los presupuestado originalmente; el 40% revisó o está revisando los beneficios, ya sea los tradicionales, como guardería o comedor, y los no tradicionales, como evaluar el balance entre vida personal y laboral, la posibilidad de teletrabajar o plataformas online de descuentos. “Hay una activa revisión de los beneficios como una manera de capear la inflación”, afirma Tabakman. El 22% de las empresas otorga reintegros de gastos de combustible, estacionamiento, Internet, medicamentos, supermercado o estudios.

A esto se suma el efecto devaluación. “Llevamos acumulada durante este año una devaluación de 48%”, asegura Tabakman. “Empieza a recuperarse competitividad en dólares, ya que la mano de obra en la Argentina se está abaratando, pero al mismo tiempo se pierde la capacidad de ahorro en moneda dura.” (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video