Publicado el: 25, Sep, 2014

Crece a un ritmo acelerado la deuda del Central a importadores: asciende a u$s5.200 M


Banco central de la Republica Argentina - Foto
25/09 – 09:50 – En la mayoría de los casos se trata de insumos que no pudieron ser pagados a los proveedores externos, siendo las automotrices las principales perjudicadas, aunque afecta a todos los rubros.

De acuerdo con una estimación de la consultora especializada Orlando Ferreres, la deuda que el Banco Central mantiene con importadores se disparó desde que la Argentina entró en default técnico el 30 de julio al no poder cancelar las obligaciones con los bonistas reestructurados por incumplir con el fallo del juez Thomas Griesa.

Desde entonces, está creciendo a un ritmo alarmante y el stock ya suma los u$s5.200 millones, según cálculos de la consultora. En la mayoría de los casos, precisa, se trata de insumos que no pudieron ser pagados a los proveedores internacionales, siendo las automotrices las principales perjudicadas.

Si la autoridad monetaria, que preside Juan Carlos Fábrega, decidiera cancelar de un día para el otro esa deuda, todo el peso recaería en las reservas, que pasarían de los actuales u$s28.200 millones a sólo u$s23.000 millones, profundizando la incertidumbre cambiaria.

En ese marco, al no poder acceder a divisas por el canal financiero, el Banco Central decidió imponer más restricciones para el acceso a los dólares, puntualmente a los importadores. En un primer momento había trascendido que todas las compras en el exterior deberían realizarse con el llamado “contado con liquidación”, que hoy cotiza a $14,74. Pero ayer el Central emitió un comunicado para aclarar que los importadores podrán seguir operando con el tipo de cambio oficial.

La entidad alegó que ese tipo de información “carece de asidero por el orden legal vigente en el país, así como también por la carencia de una fundamentación técnica que amerite la propuesta de una medida de este tipo”

Al haberse cerrado mucho la ventanilla del Central, la única opción es comprar dólares a través del mecanismo bursátil. Así, muchos importadores se volcaron a comprar bonos y acciones en pesos, para luego transferirlos al exterior y hacerse de divisas fuera de la Argentina. Se especula que al menos una parte del salto del dólar que surge del “contado con liqui” está relacionado con esta operatoria. El grueso, sin embargo, pasa por la búsqueda de cobertura cambiaria por parte de empresas e inversores institucionales, consigna el diario Ámbito Financiero.

Ayer, mientras la presidente Cristina Kirchner pronunciaba en la ONU un duro discurso contra los holdouts, se disparó en la Argentina la cotización del dólar libre, que cerró la jornada en con el récord de 15,95 pesos.

A la hora de analizar las movidas del mercado, un avezado operador explicó a Infobae: “El salto del dólar libre en 50 centavos en el día y 34 sobre el cierre en el caso del contado con liqui, equivalente a 3,3 y 2,4 por ciento respectivamente, no tiene una explicación en el flanco especulativo. El cuadro es peor, refleja la escasez de dólares para honrar pagos comerciales al exterior”. (Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video