Publicado el: 26, Sep, 2014

El viernes próximo comenzará el juicio oral a Jaime por coimas


El Ex Secretario de Transporte Ricardo Jaime - Foto:
26/09 – 10:30 – Está acusado de haber recibido dádivas del titular de TBA, Claudio Cirigliano; el ex funcionario ya tiene una condena.

El viernes de la semana próxima, el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime estará sentado en el banquillo de los acusados y deberá enfrentar un nuevo juicio oral: el juez federal Julián Ercolini presidirá la audiencia en la que lo juzgará por haber aceptado que el Grupo Cirigliano, al que él debía controlar, le pagara taxis aéreos a playas de Brasil.

En la sala de audiencias, que está en la planta baja del edificio de Comodoro Py 2002, estarán también como imputados Claudio Cirigliano, titular de Trenes de Buenos Aires (TBA), que explotaba las licencias de las líneas Sarmiento y Mitre hasta la tragedia de Once, y Manuel Vázquez, testaferro de Jaime, entre otras personas procesadas en 2010 por el juez Claudio Bonadio.

Ayer, la Sala IV de la Cámara de Casación Penal, integrada por Gustavo Hornos, Juan Carlos Gemignani y Mariano Borinsky, rechazó un recurso extraordinario que había presentado Jaime para llevar su caso, por segunda vez, a la Corte Suprema.

El recurso fue un último manotazo de ahogado, porque Jaime siempre procuró que la causa prescribiera. Estuvo a punto de lograrlo, pero no lo consiguió. Y si bien intentará presentar otro recurso, igualmente el juicio en su contra comenzará dentro de siete días.

Sin embargo, como el delito está castigado con una pena menor de tres años, el proceso oral no se realizará ante un tribunal de tres magistrados, sino ante un tribunal unipersonal, a cargo de Ercolini, magistrado federal de primera instancia.

Jaime fue el encargado de la política de transporte en el gobierno nacional entre 2003 y 2009. Hizo contrataciones, pagó subsidios, ordenó obras y se movió con impunidad, tanto por su estrecha cercanía con el ex presidente Néstor Kirchner como por su fluida relación con los empresarios a los que debía controlar para que brindaran un mejor servicio.

Pero especialmente luego de la tragedia de Once -en ese momento ya no era secretario de Transporte- su estrella se fue opacando y el gobierno de Cristina Kirchner pareció interesado en tomar distancia.

Más de 20 causas

Jaime compite con el vicepresidente Amado Boudou en el número de denuncias en su contra. Con un agravante: el ex secretario de Transporte ya tiene una condena.

En efecto, Jaime ya fue condenado por intentar robar pruebas en un allanamiento y una segunda condena complicaría muchísimo su situación judicial, porque tiene abiertas, además, más de veinte causas por corrupción y está imputado por la tragedia de Once.

Desde un comienzo, la causa tuvo muchísimos avatares procesales y estuvo a punto de prescribir, algo que le hubiera permitido a Jaime ser sobreseído. Pero ante esa posibilidad, Ercolini apuró el trámite y el ex funcionario presentó innumerables escritos para intentar frenarla o dilatarla.

El procesamiento que le había dictado Bonadio fue confirmado por la Sala I de la Cámara Federal. Entonces, Jaime presentó un recurso de Casación y, meses después, otro a la Corte Suprema. El año último, el máximo tribunal resolvió que se hiciera el juicio y Casación siguió esa línea. Pero volvieron a aparecer chicanas.

Luego de que Ercolini fijara la fecha de la audiencia de juicio, Jaime volvió a hacer una batería de presentaciones. Ayer, sin embargo, la Sala IV de la Cámara de Casación rechazó las nulidades y el recurso extraordinario presentadas por Jaime y confirmó el comienzo del juicio oral y público que realizará Ercolini desde el 3 de octubre.

En una decisión unánime de los jueces Hornos, Borinsky y Gemignani, la Cámara de Casación declaró inadmisible el recurso extraordinario presentado por Jaime contra la apelación que le habían denegado los mismos jueces. El tribunal sostuvo que la admisión del recurso extraordinario exige que se ponga en debate una cuestión federal, lo que no ocurre en este caso. Con esto se confirmó el inicio del juicio oral.

Entre los últimos intentos de demorar la causa estuvo la recusación de Bonadio, quien hace diez días reemplazó a Ercolini que estaba de licencia. Bonadio había procesado a Jaime por las dádivas y estuvo a cargo del expediente del juicio oral durante la ausencia de Ercolini. Pero la Justicia también le cerró esa puerta a Jaime. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video