Publicado el: 29, Sep, 2014

“Hay cardenales con miedo al debate abierto y gente que no está de acuerdo con el Papa”


"Hay cardenales con miedo al debate abierto y gente que no está de acuerdo con el Papa"
29/09 – 09:45 – El prelado alemán Walter Kasper habló de la inquietud de un sector de la Iglesia, ante los cambios que promueve Francisco: “Algunos temen que todo colapse si se cambia algo”.

A una semana del inicio del sínodo extraordinario de obispos sobre los desafíos de la familia, uno de los cardenales más cercanos al papa Francisco avaló las iniciativas del Sumo Pontífice, aunque reconoció que existe una importante oposición a su vocación reformista y de apertura de la Iglesia.

“El Evangelio no es un museo, no es un código penal, no es un código de doctrinas y mandamientos. Es una realidad viviente en la Iglesia y nosotros tenemos que caminar con todo el pueblo de Dios y ver cuáles son sus necesidades. Algunos cardenales temen que haya un efecto dominó y que, si se cambia un punto, todo colapse”, advirtió Kasper.

El prelado alemán fue blanco de un grupo de conservadores que se oponen abiertamente a su postura de apertura hacia los divorciados vueltos a casar, que será uno de los temas principales del sínodo. El religioso promueve que, bajo la supervisión de un sacerdote y después de un camino penitencial, sean readmitidos a la comunión.

“Todo esto se vincula con la ideología, una interpretación ideológica del Evangelio, pero el Evangelio no es un código penal”, analizó el prelado europeo en diálogo con La Nación. “Me parece que acá tenemos un fundamentalismo teológico que no es católico”, consideró.

Además Kasper señaló que “es obvio que hay gente que no está totalmente de acuerdo con este Papa, algo que no es nuevo y ya sucedió durante el Concilio Vaticano II, cuando muchos estaban en contra del aggiornamento de Juan XXIII y Pablo VI”.

“Vivimos en una sociedad abierta y plural, y es bueno para la Iglesia que haya una discusión abierta; es bueno para su imagen, porque una Iglesia cerrada no es una Iglesia sana. Por otra parte, cuando debatimos sobre matrimonio y familia, debemos escuchar a la gente que vive esta realidad”, indicó el cardenal de 81 años.

El religioso de tendencia progresista cree que “hay miedo a un debate abierto”, que es precisamente lo que promueve Francisco. De todos modos insistió con la necesidad de “hacer un discernimiento a la luz del Evangelio, que no es un código de doctrinas y mandamientos”.

“No podemos simplemente tomar una frase del Evangelio de Jesús y de ahí deducirlo todo. Hace falta una hermenéutica para entender todo el mensaje del Evangelio y luego diferenciar qué es doctrina y qué disciplina. Nadie niega la indisolubilidad del matrimonio. Pero la disciplina sí puede cambiar y ya ha cambiado varias veces, como vemos en la historia de la Iglesia”, fundamentó.

Finalmente Kasper volvió a referirse al sínodo y aclaró que “la agenda del sínodo es mucho más amplia” que el tema de los divorciados vueltos a casar. “Tiene que ver con los desafíos pastorales de la vida de la familia de hoy. Algunos medios dicen que habrá un gran avance y empezaron una campaña para eso. Yo también espero que haya una apertura responsable, pero es una cuestión abierta y hay que ser prudentes, porque si después no sucede, la reacción será de gran desilusión”, concluyó. (Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video