Publicado el: 1, Oct, 2014

“Es más barato poner un producto chileno en París que en Buenos Aires”


“Es más barato poner un producto chileno en París que en Buenos Aires”
01/10 – 10:00 – Claudia Barattini. Ministra de Cultura de Chile.

Por: Patricia Kolesnicov
“El espíritu de Salvador Allende está fuerte”, dirá en un rato la señora, en el elegantísimo salón de la Embajada de Chile. Claudia Barattini fue exiliada (era una adolescente), fue comunista, dirigió una ONG feminista y hoy es la ministra de Cultura de Chile y maneja un presupuesto de 132 millones de dólares al año. Que no incluye los museos, porque pertenecen a otro ministerio. ¿Mucho o poco? Bueno, la Argentina tuvo este año, hasta ahora –podría haber una ampliación– unos 130 millones, con los que también hay que costear los museos. O dicho de otro modo: según el Banco Mundial, la Argentina tiene un PBI de 611 mil millones de dólares y Chile, de 277 mil. Es decir, en términos relativos, Chile tiene más del doble de presupuesto para Cultura. Barattini estuvo en el país participando del encuentro “Buenos Aires celebra a Chile”, que organizó el gobierno porteño, y firmó un acuerdo de cooperación con su par argentina, Teresa Parodi, para promover las coproducciones cinematográficas. Tendrá más plata, dice –espera duplicar en 4 años– pero sobre todo lo que quiere este segundo gobierno de Michelle Bachelet, es sacarse de encima la herencia del pinochetismo en el ámbito cultural. “Venimos de un sistema impuesto a sangre y fuego por la dictadura, de un modelo ortodoxamente neoliberal y de mercado. Y las rectificaciones que se hicieron en 20 años de democracia fueron tímidas”.

–¿Cómo lo harán?

–Tenemos que ir a un sistema de mayor responsabilidad del Estado. Ahora, casi todo se canaliza por un sistema de fondos concursables (están los fondos, quienes quieran presentan proyectos y si se los aprueban, obtienen el dinero). Necesitamos crear un sistema de subvenciones estables.

–Están haciendo una reforma impositiva pero los libros en Chile son caros y tienen IVA. ¿Se modificará esto?

–El 90 por ciento de los libros en Chile son importados y tenemos un incipiente desarrollo de editoriales independientes. Tenemos capitales de regiones que no tienen librerías, ciudades importantes que no tienen librerías. Tenemos un problema con el IVA, pero ahora todo el esfuerzo está puesto en la recaudación. No hay impuestos que se bajen.

–Por eso libreros chilenos cruzan a Mendoza a comprar libros. ¿Cómo es la relación formal con la Argentina?

–No tenemos volumen para exportar libros. Pero hay que abordar temas aduaneros, la circulación de bienes culturales entre nuestros países es importante. Nos cuesta más barato poner un producto chileno en París que en Buenos Aires. Y a los argentinos les pasa lo mismo. En Santiago, es más fácil ver una película norteamericana que una argentina.

–¿Y ahora se retoman las ideas de la Unidad Popular?

–El mundo es otro… pero en el espíritu reformador, sí. En el deseo de enfrentar la injusticia social, económica, cultural chilena. Que no ha hecho más que agudizarse. En ese sentido, el espíritu de Salvador Allende está fuerte. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video