Publicado el: 1, Oct, 2014

Otro revés para Amado Boudou: la Justicia confirmó su procesamiento en la causa por el auto con papeles falsos


El Vicepresidente de la Nación Amado Boudou en Comandante Luis Piedrabuena – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
01/10 – 13:30 – La Sala II de la Cámara Federal porteña rechazó la apelación del vicepresidente.

La Sala II de la Cámara Federal porteña confirmó hoy el procesamiento del vicepresidente Amado Boudou en la causa por la falsificación de documentos públicos de un vehículo de su propiedad.

En una decisión unánime, los jueces Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Farah rechazaron la apelación que había presentado el ex ministro de Economía, según confirmaron fuentes judiciales a LA NACION. También confirmaron los procesamientos de Agustina Seguín, ex pareja del vice, y de una funcionaria del Registro de la Propiedad Automotor.

En su escrito, la defensa de Boudou cuestionó las razones del juez federal Claudio Bonadio para procesarlo y aseguró que tanto él como su ex pareja Agustina Seguín fueron víctimas de los gestores que intervinieron en los trámites.

De esta forma, el vicepresidente y el resto de los acusados quedaron a un paso de ser enviados a juicio oral y público.

La causa

Boudou y Seguín fueron procesados a principios de agosto por la falsificación de documentos de un Honda CRX Del Sol color rojo modelo 1992. Bonadio acusó al vicepresidente de “falsificación ideológica”, en un fallo que llegó pocas semanas después de que fue procesado por el caso de la ex imprenta Ciccone. También fueron procesados los gestores, Andrés Alberto Soto y Rodolfo Basimiani.

Boudou le cambió el motor al automóvil en 1995 -modificación nunca registrada- y lo tuvo diez años sin hacer la transferencia, que finalmente se realizó con documentación apócrifa. En los papeles presentados ante el Registro, hay firmas apócrifas (una de Boudou) y se declara un supuesto domicilio del vicepresidente que en realidad no existe, acreditado con la fotocopia de una página falsa (inventada) de su documento de identidad.

Bonadio sostuvo que el vicepresidente ni siquiera puede demostrar que haya comprado el auto, ya que no presentó ningún papel que así lo acredite.

Según informó Boudou en sus declaraciones juradas, lo compró en julio de 1992 en una concesionaria de Mar del Plata, hoy cerrada, pero la Justicia constató que en ese momento el auto todavía no había sido importado. Estaba en el medio del océano, viajando desde Japón. Y Boudou no fue su primer dueño. La primera mujer de Boudou, en cambio, dice que lo adquirió en 1993 y que, por ende, era un bien ganancial. Con este argumento, hoy le reclama la mitad. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video