Publicado el: 1, Oct, 2014

Por octavo mes consecutivo, en agosto volvieron a caer las ventas de la canasta básica


El costo de la canasta familiar básica - Foto: Web
01/10 – 10:00 – La demanda en unidades bajó 0,7%, y de esta manera acumuló una merma de 1,2% en el año; los comercios tradicionales fueron los más afectados.

Por: Alfredo Sainz
La recesión del consumo sigue con firmeza en 2014. En agosto, las ventas de alimentos, bebidas y el resto de los artículos de la canasta básica cerraron con una caída de 0,7 por ciento en unidades, y de esta manera acumulan ocho meses consecutivos con números en rojo.

De acuerdo con la medición que realiza la consultora CCR, sólo los supermercados tuvieron el primer número positivo en lo que va del año, con un incremento en sus ventas de 0,8 por ciento.

Sin embargo, en el relevamiento de todos los canales el mes cerró en baja, como producto de la caída de 1,9% que tuvo el llamado “canal tradicional”, que reúne a almacenes, pequeños autoservicios, quioscos y negocios de barrio.

Con los números de agosto, el consumo acumuló en los primeros ocho meses de 2014 una caída de 1,2 por ciento, que contrasta con el incremento de 1,9 por ciento con que había cerrado 2013.

En el sector destacan que la relativa buena performance de los supermercados en agosto se explica casi exclusivamente por las ventas de las bebidas con y sin alcohol, que son las únicas que muestran aumentos en unidades.

“La disminución a nivel general no fue más marcada porque las acciones promocionales en categorías significativas para sus rubros, como cervezas y gaseosas, hicieron que se neutralizaran las caídas registradas en otros rubros”, destacó José Amodei, director de la consultora CCR.

Cambios de hábitos

En la consultora además destacaron el papel que están jugando los Precios Cuidados -que se concentran casi exclusivamente en las cadenas de supermercados- en el redireccionamiento del consumo hacia las grandes superficies, en detrimento del comercio tradicional.

“Hay cambios en los hábitos de compra y en los lugares de consumo, y todas las acciones realizadas vía promociones y Precios Cuidados tienden a neutralizar una contracción más significativa”, explicó Amodei.

Las categorías más golpeadas por la crisis siguen siendo las de alimentos congelados -que perdieron un 7,3 por ciento en unidades en lo que va del año- y cosmética (-3,5 por ciento), que tradicionalmente son las primeras en sufrir una recesión.

Sin embargo, el dato más preocupante es que el recorte en las ventas también está llegando a los productos de almacén. “Es el rubro más importante para el canal moderno y también el que sufrió el mayor incremento de precios, superando en casi diez puntos el promedio del sector, que fue de 39,8 por ciento”, advierten en CCR.

En agosto, las ventas del rubro “almacén” -que agrupa a productos básicos como arroz, aceites, yerba mate y fideos- cayeron un 2,1 por ciento en unidades y de esta manera completaron un trimestre de números negativos, que se inició en junio (-3,6 por ciento) y se extendió a julio (-1,1 por ciento).

En agosto también se acentuó la recesión en el interior del país, con una baja en las ventas del orden del 1,9 por ciento, contra el 0,7 por ciento a nivel nacional, lo que también da cuenta del impacto de la crisis en las economías regionales.

La caída del consumo también provocó recortes en la cantidad de empleados en los supermercados. Según el Indec, en julio de 2013 el sector daba trabajo a 99.649 personas, mientras que en julio de este año empleó a 98.704 personas, es decir, casi 1000 puestos de trabajo menos.

Menos visitas

Los supermercados y los almacenes no son los únicos que sienten la baja en las ventas. Ayer también se conoció el índice de consumo temprano que elabora el Centro de Investigación en Finanzas (CIF) de la Universidad Torcuato Di Tella, y que mostró una caída interanual de 7,9 por ciento en septiembre.

Este indicador se elabora sobre la base de la cantidad de visitantes en los centros de compra a partir del tráfico peatonal en pasillos, áreas comunes y locales en los shopping centers del área metropolitana, bajo la premisa de que las variaciones en el flujo peatonal conducen generalmente a variaciones en el nivel de ventas.

La Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) también adelantó que en el mes que acaba de terminar la confianza de los consumidores sufrió una nueva baja del 5,4 por ciento frente a agosto y del 14,7 por ciento contra septiembre del año pasado.

En la casa de estudios además destacaron que “la confianza de los consumidores cae tanto para los sectores de bajos ingresos como para los de altos ingresos”. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video