Publicado el: 2, Oct, 2014

“Todavía estamos esperando políticas de Estado claras contra el narcotráfico”


Corte Suprema de Justicia y Lorenzetti. Antes cuestionada por los mismos que ahora la destacan y hoy en duda por quienes antes la elogiaban
02/10 – 12:00 – El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, realizó un crítico discurso en el congreso de jueces que se realiza en Mar del Plata. Habló de inseguridad, rechazó la despenalización del consumo de drogas y abogó por la seguridad jurídica y el consenso. Dijo que los subsidios sólo deben utilizarse en emergencias.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, pronunció un crítico discurso en la apertura de la VI Conferencia de Jueces Federales. Los ejes del mensaje fueron seguridad, narcotráfico, seguridad jurídica, subsidios y libertad de expresión.

El ministro del máximo tribunal de justicia del país marcó como prioridades del encuentro de jueces que se realiza en Mar del Plata dos puntos: la relación de los magistrados con la sociedad y la independencia del Poder Judicial.

Lorenzetti instó a las autoridades judiciales de todo el país a enfocarse en la solución de los problemas reales “y no en los problemas de poder”. “Porque la primera cuestión que debemos entender es que todos aquellos que tienen responsabilidades somos nada más y nada menos personas comunes que ocupamos transitoriamente un área de responsabilidad”, analizó.

El juez de la Corte Suprema dijo que el poder es servicio público y debe ser usado para servir a la comunidad y no para favorecer a uno u otro sector en desmedro de otro. “Por eso las agendas públicas deben estar vinculadas con los problemas concretos de las personas y no con los problemas de poder”, reiteró.

Narcotráfico y despenalización

Esta semana el gobierno nacional anunció que está trabajando en proyectos para “no criminalizar” a los consumidores de drogas. El titular del Sedronar, Juan Carlos Molina, fue más allá y planteó la necesidad de habilitar el consumo de “todo”. Los defensores de la iniciativa alegan que la Corte Suprema fue la que estableció las bases cuando falló en contra de la criminalización de tenencia de drogas para consumo personal. Pero Lorenzetti puso un freno y marcó diferencias.

El presidente de la Corte recordó que en 2009, cuando la Corte Suprema dictó el fallo Arriola, se fijaron pautas claras para entender el fenómeno. Si bien la sentencia protege la libertad de las personas en el hogar, “donde todos pueden actuar como quieren sin perjudicar a terceros”, la Corte exhortó a los demás poderes del Estado a combatir el narcotráfico. “Y todavía estamos esperando políticas de Estado claras, coordinadas y concretas para que esto suceda”, sentenció.

“La Corte dijo, además, que hay que hacer políticas de sanidad, políticas de disuasión del consumo en los sectores más vulnerables. Hay que trabajar sobre la demanda para que nuestros chicos tengan valores, principios y futuro. Para que los integremos en la sociedad y caigan menos en el flagelo”, continuó.

Lorenzetti aseguró que hay que tener cuidado al hablar de la despenalización o la no criminalización del consumo de drogas porque son temas muy difíciles que obligan a analizar el contexto. “Los mensajes del Estado a la población deben ser claros”, declaró. Y ejemplificó: “Si el Estado le dice a un ciudadano que tiene prohibido fumar y después le dice que puede drogarse, suena un poco contradictorio”.

“Una cuestión es trabajar sobre la integración más vulnerable. Educar, trabajar socialmente, que es lo que ha dicho la Corte. Y otra es ir apresuradamente por caminos que todavía no sabemos cuáles son sus consecuencias”, completó.

Seguridad

El presidente de la Corte reconoció que uno de los temas principales en la agenda pública es la inseguridad. Dijo que es común escuchar a ciudadanos de todo el país hablar del tema. “Es una preocupación y nosotros tenemos que trabajar en solucionar los problemas”, solicitó.

Lorenzetti señaló que la inseguridad es un problema complejo que incumbe a muchas cuestiones y no esquivó la discusión entre el garantismo y la denominada “mano dura”. “Este debate es interesante, atractivo y debemos discutir todo el tiempo necesario, pero no es posible que nunca lleguemos a una solución”, analizó.

Y continuó: “Hay muchos países con niveles de seguridad aceptables y respeto a las garantías. Es necesario crear un ámbito para ocuparnos de los problemas de seguridad en gestión. Cómo se gestiona un régimen de seguridad razonable con respeto de los derechos de los ciudadanos. Lo que falta es el ámbito, la coordinación de políticas públicas en seguridad en beneficio de la gente, para que todos puedan coordinar políticas concretas que beneficien a la población. Hay que diferenciar los debates académicos de la gestión concreta”.

Luego, en un diálogo con periodistas, Lorenzetti especificó que ese ámbito debe convocar a policías, legisladores y gobernadores provinciales, para comenzar a actuar en los problemas reales de la población. A la par convocó a los jueces a analizar y buscar propuestas concretas para acelerar los procesos penales.

“El rol del Poder Judicial es claro. Los jueces actúan después de los delitos. Hay una diferencia muy clara entre la política de seguridad y el juicio. Pero es cierto que no somos ajenos al tipo de sentencia que dictamos. Debemos establecer reglas claras que la gente tenga guías de conductas y los delitos no se repitan”, resaltó.

Subsidios, propiedad privada y consenso

Lorenzetti pareció mostrar distancia con respecto a la política de subsidios oficial. Dijo que la igualdad basada en subsidios sirve para emergencias. “Pasada esta etapa tenemos que pasar a la igualdad de derechos; esto también tiene que ver con la inseguridad y la drogadicción”, sintetizó

El presidente de la Corte instó a la protección de la propiedad privada y los contratos entre las partes. Dijo que estos derechos deben ser tutelados para el buen funcionamiento económico. Y alertó que la seguridad jurídica es un concepto amplio. A modo de ejemplo, pidió pensar en un trabajador al que todas las semanas le cambian su horario o su salario. O en aquellas personas que pidieron un préstamo y le alteran las tasas. “Todas las actividades humanas requieren un mínimo de planificación y actividad y en esto las instituciones y los jueces tenemos muchísimas responsabilidades”, señaló.

Y completó: “Si nosotros no mantenemos reglas estables y estas cambian constantemente, creamos lo que hemos denominado los itinerarios contingentes”. (Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video