Publicado el: 6, Oct, 2014

El Gobierno otorga más subsidios a empresas para evitar despidos


Casa Rosada - Foto:
06/10 – 11:00 – En lo que va de 2014 entregó unos 40.000 Repro a firmas en crisis, 9000 más que un año atrás; son auxilios estatales de $ 2000 por trabajador; admiten que no se genera empleo.

Por: Nicolás Balinotti
Es apenas un dato más que escenifica los desequilibrios en el ámbito laboral. En lo que va de 2014, el Ministerio de Trabajo ya otorgó más subsidios que el año pasado para evitar despidos en el sector privado. Se trata de la distribución de los fondos de Recuperación Productiva (Repro), un plan de contingencia para sostener el empleo que consiste en un auxilio del Estado de $ 2000 por trabajador.

En la medición interanual de agosto de 2013 respecto de la de este año, hubo un incremento de 9000 planes otorgados a empresas en crisis, según informaron desde el organismo que encabeza Carlos Tomada. En lo que va de 2014 se entregaron unos 40.000 subsidios y habría más solicitudes a la espera de una aprobación.

“Entregamos más Repro que el año pasado, pero todavía estamos lejos de las estadísticas de 2008 y 2009, cuando se repartieron entre 140.000 y 150.000, que fue el pico. Hay estabilidad laboral y no hay más despidos que en 2012 y 2013. Pero el problema central de hoy es que no hay generación de empleo”, analizó una empinada fuente del Ministerio de Trabajo.

El sector que más recurrió este año a la subvención estatal fue el de transporte de pasajeros, cuyo sindicato principal, la Unión Tranviaria Automotor (UTA), decidió a último momento no adherir al paro nacional que convocaron el 28 de agosto pasado las centrales opositoras de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo.

No sería la primera vez que el reparto de ayuda oficial condiciona los movimientos de los sindicatos. En junio de 2012, en plena fractura de la CGT, la presidenta Cristina Kirchner incomodó por cadena nacional al gremio de los textiles diciendo que era uno de los sectores favorecidos por los Repro. El referente sindical de los textiles es Jorge Lobais, un ex aliado de Moyano que desde entonces se sumó a la central oficialista.

“Ya no tenemos tantos Repro como antes. No es la misma efervescencia que en 2008 y 2009. Sí hubo más pedidos de las empresas en los últimos dos o tres meses. Recibimos ayuda en La Rioja y en Trelew”, dijo Lobais a LA NACION.

La participación de los gremios en el reparto de los subsidios es determinante. Cada empresa que se declare en estado de crisis y que aspire a obtener el auxilio financiero estatal deberá presentar, entre una serie de requisitos, la conformidad de la asociación sindical que represente a sus trabajadores. Es decir, deberá primar un trato de antemano entre el empleador y el gremio.

Dos de algunas de las últimas firmas beneficiadas por los Repro son Emprendimientos Ferroviarios (Emfer) y Tecnología Avanzada en Transporte (Tatsa), ambas vinculadas con los empresarios Mario y Claudio Cirigliano, que están siendo procesados por las 51 muertes en la tragedia ferroviaria de Once.

Emfer y Tatsa, que se dedican a la fabricación y reparación de vagones y carrocerías de ómnibus y camiones, tienen desde hace meses su fábrica a la vera de la avenida General Paz inmóvil. Producen al 5% de su capacidad y peligran unos 422 empleos directos y 3000 indirectos. El presente de los empleados está atado a los Repro. Y su futuro, a lo que resuelvan los administradores chinos, los flamantes popes de la industria ferroviaria en el país. El gremio que los agrupa es la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), que encabeza el jefe de la CGT oficialista, Antonio Caló.

Las empresas cuyas solicitudes fueron aprobadas por el Ministerio de Trabajo se comprometerán a abonar a los beneficiarios de los Repro el suplemento de dinero necesario para alcanzar el salario establecido para la categoría que les corresponda, según el convenio colectivo de la actividad. Además, la compañía estará obligada a mantener la nómina total de personal, por lo que se frena así cualquier eventualidad de despido, aunque no así de suspensiones o reducción de la jornada laboral.

Los coletazos de la crisis golpean con mayor intensidad en la actividad industrial, cuyas estadísticas de producción son las que más cayeron en sus diversos rubros, sobre todo, en el automotor. Sin embargo, no siempre los Repro están direccionados hacia este terreno. Otro sector muy beneficiado por la ayuda oficial es el agrícola, ya que el subsidio privilegia a las economías regionales que hayan sido afectadas por contingencias meteorológicas. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. MARCELO dice:

    Ampliar LA DECADA GANADA
    El mismo día que se vota en el Congreso la Ley de Abastecimiento que impulsa el Gobierno nacional, un informe al que accedió La Política Online muestra que de 2011 a la fecha se fueron del país unas 40 empresas de origen extranjero.

    De estas 40 compañías internacionales que decidieron retirar sus unidades de negocios de la Argentina durante los últimos años, 17 provienen de Europa, 11 de Estados Unidos y 6 de Latinoamérica.

    Entre las más conocidas, dejaron la Argentina Telecom Italia, Mozaic, Lancome, Standard Bank, Vale, Apache, Armani, Zegna, Calvin Klein, Ralph Laurent, ALL, British Gas, Escada, Kenzo, Cartier, Exxon y Liberty, entre otras.

    “La salida de empresas extranjeras trae acaparado menos inversión, menos empleo, menos generación de bienes y servicios, menos exportaciones, menos oferta y menos recaudación”, dijo a LPO Marcelo Elizondo, director de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI).

    Para Elizondo, las causas de la salida de estas firmas se debe a “las regulaciones comerciales y cambiarias, la alta inflación, los cambios en las normas jurídicas, la elevada presión tributaria y las dificultades de financiamiento”.

    También se encuentran entre las principales causas, “la conflictividad en las relaciones laborales, la pérdida del crecimiento económico, la falta de respuestas por parte del Poder Judicial y la dificultad de acordar con autoridades administrativas”.

    En otras palabras, Elizondo señala que “la salida de empresas extranjeras es una muestra de problemas de competitividad, de ineficaz funcionamiento de instituciones, de desequilibrios económicos, de debilidad en los marcos regulatorios”.

    En tanto, en lo que va del año las exportaciones argentinas registran una caída del 10% y se ubicarán en 2014 en unos u$s 10.000 millones menos que en 2011, según estimaciones de DNI (en el resto del mundo las exportaciones crecieron un 11%

Publicidad

OPI Video