Publicado el: 8, Oct, 2014

Pesificación: pese a las afirmaciones de Cristina, persisten las dudas


Pesificación: pese a las afirmaciones de Cristina, persisten las dudas
08/10 – 11:30 – Los especialistas afirman que hay artículos del nuevo Código que son contradictorios.

Por: Gustavo Bazzan
Pese a las afirmaciones de anoche de la presidente Cristina Kirchner, que buscó despejar las dudas sobre los riesgos de pesificación de deudas o depósitos en dólares, los especialistas en derecho afirman que el texto del nuevo Código Civil no establece claramente cómo pueden resolverse las obligaciones contraídas en moneda extranjera. Especialistas en derecho afirman que la Corte Suprema debería pronunciarse antes de que empiece a regir el nuevo Código, en enero de 2016.

El artículo 765 es el que abre más interrogantes, porque establece que “el deudor podrá liberarse dando el equivalente en moneda de curso legal”, más allá de la moneda en que se haya pactado el contrato. Como se sabe, la única moneda de curso legal en la Argentina es el Peso, como bien recordó anoche la Presidenta.

Textualmente, el artículo 765 dice: “La obligación es de dar dinero si el deudor debe cierta cantidad de moneda, determinada o determinable, al momento de constitución de la obligación. Si por el acto por el que se ha constituido la obligación, se estipuló dar moneda que no sea de curso legal en la República, la obligación debe considerarse como de dar cantidades de cosas y el deudor podrá liberarse dando el equivalente en moneda de curso legal.”

Eugenio Bruno, del estudio Garrido Abogados, explicó a este diario que “la primera parte del artículo establece que se considerará como obligación de “dar dinero” en caso que el deudor deba su obligación como una “cierta cantidad de moneda.” En caso que dicha obligación se haya contratado en moneda de curso legal, en la actualidad únicamente el peso, dicha obligación sólo se puede cancelar en dicha moneda. Pero el artículo establece que en caso que la moneda de contratación no sea aquella de “curso legal” la obligación se considerará como de dar cantidades de cosas; y el deudor podrá liberarse pagando el equivalente en moneda de curso legal, es decir, pesos en la actualidad.

Bruno subraya que “en caso de contratarse una obligación en moneda que no sea de curso legal en la Argentina, por ejemplo dólares, se abre la posibilidad que el deudor pueda cancelar dicha obligación con el pago en pesos. Esta sería una interpretación literal del artículo y podría dar lugar a la necesidad de un pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia de la Nación a los fines de determinar el alcance del texto a los fines de dilucidar cualquier duda al respecto.
Los siguientes artículos no despejan los interrogantes.
El artículo 766 establece la “obligación del deudor” y dice: “El deudor debe entregar la cantidad correspondiente de la especie designada.”

Bruno advierte que el 766 parecería ir en sentido contrario del artículo 765, ya que en los casos de obligaciones de dar cosas, se debe entregar la cantidad correspondiente de la especie acordada. Es decir, si se considera a la obligación en moneda extranjera como una obligación de dar cosas (como dice el artículo 765), se debería devolver la cantidad acordada de dicha moneda, pero, como vimos anteriormente, el mencionado artículo 765 permite la cancelación de este tipo de obligaciones con moneda de curso legal en Argentina.

Luego aparece el artículo 958, que dice así: “Libertad de contratación. Las partes son libres para celebrar un contrato y determinar su contenido, dentro de los límites impuestos por la ley, el orden público, la moral y las buenas costumbres”.
En este punto, Bruno subruaya que “se trata del artículo de “autonomía de la voluntad” pero que en el contexto judicial argentino no parecería que estuviera por encima del artículo 765 y por ello pensamos que la palabra final la tendrá la Corte Suprema.

Finalmente, el otro artículo que hay que tener en cuenta es el artículo 1390, que quedó redactado así: “Depósito en dinero. Hay depósito de dinero cuando el depositante transfiere la propiedad al banco depositario, quien tiene la obligación de restituirlo en la moneda de la misma especie, a simple requerimiento del depositante, o al vencimiento del término o del preaviso convencionalmente previsto.”

Para Bruno, este es un artículo de derecho bancario y que aplica solo al depósito en entidades financieras y particularmente bancos. El mismo sí establece expresamente que se debe restituir en la moneda en que fue contraido. Pero de todas maneras no deja de ser una obligación de dar cantidades de cosas si la moneda no fuera de curso legal conforme el artículo 765. Por ello pueden existir dudas de interpretación y lo recomendable sería una aclaración legislativa o pueda darse la necesidad de un fallo de la Corte Suprema”.

Pese a estas razonables dudas que expresaron los especialistas en derecho, anoche la Presidenta señaló que “todas esas afirmaciones, títulos para asustar a la gente, de que los depósitos no iban a tener ningún valor, se iban a devolver en pesos, si no se podía hacer ningún contrato, por favor, esto queda absolutamente fuera de lugar y dejado de lado”. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video