Publicado el: 21, Oct, 2014

Murió el presidente de la petrolera Total en un accidente con su avión privado


Murió el presidente de la petrolera Total en un accidente con su avión privado
21/10 – 10:20 – La avioneta del francés Christophe de Margerie chocó contra una máquina quitanieves, cuyo conductor estaba borracho, en un aeropuerto de Moscú; murieron también los tres tripulantes; es la mayor empresa de Francia y tiene presencia en la Argentina.

El presidente de la petrolera francesa Total, Christophe de Margerie, murió anoche al estrellarse su avión privado en el aeropuerto moscovita de Vnoukovo contra una máquina quitanieves, cuyo conductor aparentemente estaba borracho, cuando iba a despegar.

En el accidente murieron los tres tripulantes del avión Falcon-50 y el directivo de 63 años, jefe de la mayor empresa francesa por beneficios y segunda por capitalización bursátil.

La acción de Total caía un 1,46% a la apertura de la bolsa de París tras la fatal noticia.

Según el diario ruso Vedomosti, Margerie volvía a París después de una reunión con el primer ministro Dimitri Medvedev centrada en las inversiones extranjeras en Rusia.

El francés, con buenos contactos entre la dirigencia rusa, era favorable a las inversiones en este país, en un contexto de tensión por las sanciones occidentales a Moscú en el marco del conflicto ucraniano.

“El grupo Total confirma con gran emoción y una profunda tristeza que su presidente director general Christophe de Margerie falleció poco después de las 20 GMT [de ayer] en un accidente de avión en el aeropuerto de Vnukovo de Moscú, tras una colisión con una máquina quitanieves”, informó la empresa en un comunicado.

Total anunció que su consejo de administración se reunirá “lo antes posible” tras el fallecimiento de su dirigente.

Un detenido

Según los primeros elementos del Comité de Investigación ruso, el conductor de la máquina quitanieves, que no resultó herido, estaba borracho.

El hombre fue detenido poco después de la tragedia, informó su abogado, Alexandr Karabanov

“Ha sido detenido y está bajo investigación”, dijo a la agencia Interfax el letrado, que identificó a su cliente como Vladimir Martinenkov.

El abogado adelantó que los investigadores, que consideran a Martinenko culpable del accidente, solicitarán al juez prisión preventiva para su defendido.

“Según los médicos, el hombre estaba bajo intoxicación alcohólica”, confirmó el fiscal Vladimir Markin a la agencia Interfax. El conductor resultó herido de gravedad.

Markin dijo que todo apunta a que la causa de la tragedia fue el mal tiempo -había niebla- y un error humano y que todos los controladores de vuelo que estaban de servicio han sido interrogados. Hoy llegarán a Moscú también investigadores franceses.

El aeropuerto de Vnoukovo precisó que el avión tenía una visibilidad de 350 metros.

Los socorristas se pusieron “de inmediato a apagar el fuego que se declaró”, según una fuente aeroportuaria. Los expertos encontraron además las cajas negras.

Los mensajes de Putin y Hollande

En un comunicado del Elíseo, Hollande señala que De Margerie, de 63 años, había dedicado su vida a la industria francesa y al desarrollo de Total, empresa a la que llevó a la primera línea mundial. El presidente elogió a De Margerie como una personalidad independiente y entregada a su país.

Por su parte, el portavoz de Putin, Dmitri Peskov, dijo que el empresario siempre se había esforzado por ampliar las relaciones bilaterales. “Putin conocía a De Margerie desde hace tiempo y estaba en estrecho contacto con él”, indicó.

Una vida dedicada a total

Christophe de Margerie, conocido como el “Gran Mostacho” debido a su tupido mostacho blanco, se convirtió en presidente de Total en 2010, tras toda una vida en el seno del gigante petrolero, donde subió peldaño a peldaño hasta entrar en el comité directivo en 1992 antes de convertirse en director general de Total para Oriente Medio tres años después.

En 1999, tras la fusión de Total con el grupo belga Petrofina, Margerie accedió a la dirección Exploración y Producción, la más importante del grupo.

En ese momento, Margerie entró en el comité ejecutivo del grupo, cuya dirección general asumió el 14 de febrero de 2007 en sustitución de Thierry Desmarest, hasta llegar a la presidencia en mayo de 2010. En 2012 fue reelegido hasta 2015.

Bajo su mandato, Total aceleró en los últimos años las inversiones en exploración, para cumplir los objetivos ambiciosos de crecimiento de su producción petrolera, al tiempo que se deshacía de otras actividades.

En Francia, el grupo llevó a cabo una fuerte reestructuración de actividades con el cierre de la refinería de Dunkerque en 2010 y la reorganización de la petroquímica de Carling, en Moselle, anunciado el año pasado.

En la Argentina

Presente en 130 países de todos los continentes, Total tuvo en 2013 un volumen de negocios de 189.500 millones de euros (245.000 millones de dólares), emplea a 100.000 personas y es, por lejos, la primera empresa francesa por la talla de sus actividades.

Su beneficio neto fue muy alto el año pasado, con cerca de 10.800 millones de euros. En cambio, tras haber sido mucho tiempo líder en Francia por capitalización bursátil, actualmente es segundo detrás del gigante farmacéutico Sanofi, que antaño fue una división del grupo petrolero.

El grupo es además la quinta compañía petrolera y gasífera del mundo cotizada en bolsa, en términos de capitalización (una clasificación que excluye por tanto a las compañías petroleras públicas, como Aramco en Arabia Saudita), detrás del coloso estadounidense ExxonMobil, el chino Petrochina, el angloholandés Shell y otro grupo norteamericano, Chevron.

Total está presente en la Argentina desde 1978, cuando suscribió un contrato de exploración costa afuera en la zona de Tierra del Fuego, según informa su página web. Este año, Cristina Kirchner se reunió con De Margerie, durante su gira en París. En ese momento, dialogaron sobre posibles inversiones en el yacimiento de Vaca Muerta a cambio de que la empresa abandone el litigio ante el tribunal arbitral del Banco Mundial (Ciadi) por una deuda pendiente.

La imagen del grupo se ha visto afectada por varias catástrofes, como el naufragio frente a las costas francesas del petrolero “Erika” en 1999, y la explosión de su filial de abonos AZF en 2001 en Toulouse, en el sur de Francia, o su implicación en el escándalo “petróleo contra alimentos” en Irak.

La imagen de Total también se ha degradado en Francia, donde los franceses se quejan de que el grupo no pague impuestos en su propio país -donde es deficitario- pese a sus muy importantes beneficios globales. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. Zingaro* dice:

    “La taliban es mufa”, cda tipo que se entrevista , o la saluda zazzz!, se kga muriendo , se accidenta o le cae una maceta en la cabeza…., esta tipa es Mufa,

Publicidad

OPI Video