Publicado el: 22, Oct, 2014

Echegaray admitió que Cristina y Báez tienen “vínculos comerciales”


Lázaro Báez le abre la puerta del mausoleo a la Presidenta de la Nación - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
22/10 – 09:30 – Un día después de haber afirmado que la Presidenta no es socia del empresario, el funcionario corrigió su explicación; ocurre después de que se reveló una investigación por facturas falsas.

Por: Hugo Alconada Mon
Sólo un día después de utilizar una conferencia de prensa sobre facturas truchas para aclarar que la presidenta Cristina Kirchner no es socia del empresario Lázaro Báez, el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, debió aclarar lo aclarado. Reiteró que no son socios “técnicamente”, pero admitió, por primera vez, que ambos mantienen “vínculos comerciales”.

“La Presidenta no es socia de Lázaro Báez, sí tiene vínculos comerciales”, indicó Echegaray al dialogar con un programa de radio, frase que poco después quedó claro que no lanzó al azar. Casi con las mismas palabras, lo repitió en una segunda radio.

“En la vida en sociedad, todos tienen relaciones, no es que los funcionarios públicos son extraídos de un lugar donde no han tenido ningún tipo de vinculación o vida comercial”, buscó bajar el tono Echegaray, al ser consultado sobre los nexos financieros, hoteleros, comerciales y personales que unen a la Presidenta con el empresario patagónico desde hace años. “La vinculación, la vida en sociedad forma parte del ser humano, sea presidente o el último ciudadano de la Argentina”, añadió.

El titular de la AFIP, que antes fue abogado de Gotti Hermanos -otra empresa de Báez, que acumuló facturas truchas por más de $ 400 millones- reafirmó, no obstante, la línea formal que separa a la jefa del Estado del ex empleado bancario. “Técnicamente no hay sociedad constituida”, indicó Echegaray, lo que luego repitió con palabras casi idénticas: “Cristina y Lázaro son conocidos desde hace bastante tiempo, pero técnicamente no son socios”, reiteró.

“Desde el punto de vista técnico-fiscal, la Presidenta no es socia de Lázaro Báez. Afirmar que lo es constituye un error grosero y tiene una intencionalidad política”, insistió Echegaray al salir por las radios Continental y Nacional Rock. “La Presidenta no es socia de Lázaro Báez, pero sí tienen vínculos comerciales”, clarificó apenas un día después de confirmar durante una conferencia de prensa que la AFIP investiga al empresario patagónico por facturas truchas, tal como reveló LA NACION este domingo.

La operatoria bajo sospecha abarca tres grupos de empresas de Bahía Blanca que emitieron facturas apócrifas por decenas de millones de pesos que terminaron en los registros contables de Austral Construcciones. Pertenecen a las familias de Franco, Silvio y Enzo Ficcadenti -Calvento SA, Grupo Penta y Terrafaris-, Ferreyra -Constructora Patagónica Argentina- y Pedraza, con Iberoamericana de Servicios.

Vínculos profusos

¿Cuáles son esos vínculos que unen a la familia presidencial con Báez? Entre otros, un condominio sobre un terreno de 87.000 metros cuadrados que la Presidenta y Báez comparten como copropietarios en El Calafate desde hace años. También, un complejo de diez departamentos que el empresario construyó en Río Gallegos, sobre la calle Mitre, a través de un fideicomiso, junto con Néstor Kirchner, que así lo consignó en su declaración jurada ante la Oficina Anticorrupción (OA).

A ese primer emprendimiento inmobiliario se sumaron luego otros dos grupos de departamentos, también en Río Gallegos. Uno en la calle Alvear y otro en la calle Mariano Moreno. Este último se construyó en un terreno de los Kirchner, aunque luego Báez también alquiló -por valores superiores a los del mercado- esos departamentos para alojar allí a varios gerentes de sus empresas, con cheques que emitió a nombre del ex presidente.

Además de los alquileres, Báez también les compró a los Kirchner al menos nueve departamentos, casas y terrenos en apenas un año, que terminaron bajo el dominio de Austral Construcciones, en tanto que la constructora Epelco se encargó de adquirir la casa de Kirchner en el centro de Río Gallegos.

Otra firma de Báez, en tanto, Valle Mitre SA, se encargó de los vínculos en el rubro turístico: administró los hoteles de la familia presidencial, a los que le alquiló más de 1100 habitaciones por mes, durante años, en el Alto Calafate, sin usar esas reservas, pero reportándoles ingresos millonarios, lo que el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, confirmó, pero redujo a un “negocio entre privados”, cuando la nacion lo reveló en diciembre pasado.

Ayer, Echegaray también buscó quitar relevancia a los vínculos que el principal beneficiario de la obra pública en la Patagonia -sólo este año percibiría unos $ 2000 millones- mantiene con la familia presidencial. “Nadie desconoce la relación que Lázaro Báez tuvo con Kirchner”, planteó el titular de la AFIP.

Stolbizer aportó datos al juez y al fiscal

La diputada nacional Margarita Stolbizer se reunió con el juez Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuan, quienes investigan a Lázaro Báez, para aportar datos y hacer un pedido concreto: que la justicia argentina “envíe la documentación necesaria y requerida por el Ministerio Público Fiscal suizo con relación a la investigación sobre lavado de activos”, para que sigan bloqueados 22 millones de dólares de Báez.

El juzgado ya respondió a un pedido de los suizos y no le llegó al juez otra solicitud de colaboración. Puede que se haya reiterado y que esté en trámite en la Cancillería, dijeron en tribunales.

Stolbizer sostuvo que la fiscal suiza Angeles Wellauer reiteró en marzo pasado que envíen información. Suiza no envió datos a la Argentina porque sostuvo que se pedía una medida de coerción y se debía probar el delito precedente al lavado. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video