Publicado el: 30, Oct, 2014

TIT-RPLCD


El fuerte temporal dejó 1000 evacuados y 400.000 personas sin electricidad
30/10 – 09:30 – Nunca en la historia de la ciudad de Buenos Aires cayó, en un sólo día de octubre, tanta lluvia. Fueron 138,6 milímetros y, aunque rompió un récord, la ciudad no se llevó la peor parte. Anoche, en una amplia zona del interior de la provincia de Buenos Aires -y en especial del conurbano- quedaban más de 1000 evacuados y unas 400.000 personas sin energía eléctrica.

Por: Angeles Castro
En 17 distritos bonaerenses se dispuso el estado de emergencia, y en Luján esperaban con temor para las primeras horas de hoy el pico de la creciente del río que cruza la ciudad. Allí, muchos vecinos se negaron a abandonar sus hogares por miedo a los robos y decidieron pasar la noche sobre los techos de sus casas.

Cuando caía la tarde, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, anunció que 2500 de los 5000 gendarmes que patrullan el conurbano fueron destinados a reforzar el control de las zonas más castigadas.

El temporal de agua y viento provocó desde anteanoche voladuras de techos, anegamiento de calles, caída de árboles, cortes de energía y cancelación de vuelos en Ezeiza y Aeroparque. En el peor momento, un millón de personas se quedaron sin electricidad. Según datos suministrados por el Gobierno, 800.000 (200.000 clientes) pertenecen al área abastecida por Edesur, y 200.000 (50.000 clientes), a Edenor.

En la ciudad de Buenos Aires, los barrios de Saavedra, Núñez y Belgrano, situados sobre la cuenca del arroyo Medrano, volvieron a ser los más afectados por el agua. Según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), cayeron 138,6 milímetros entre las 18 de anteayer y las 10 de ayer, una marca que fue récord histórico para un día de octubre. La cantidad también supera el promedio de precipitaciones de todo el mes.

Ráfagas de viento de hasta 86 kilómetros por hora derribaron un total de 100 árboles en la ciudad.

También la ciudad de La Plata sufrió las consecuencias de la furia climática. No sólo llovieron más de 100 milímetros, sino que también se registraron ráfagas de viento que superaron los 80 kilómetros por hora. Faltó electricidad en numerosos barrios y localidades del distrito. En Villa Elvira, por ejemplo, el temporal derribó los postes eléctricos a lo largo de seis cuadras. La zona residencial de Gonnet, City Bell y Villa Elisa estuvo hasta pasado el mediodía sin suministro de energía eléctrica.

Los intensos vientos provocaron asimismo la rotura de parte del techo del Estadio Ciudad de La Plata, donde se rajó parte de la membrana que cubre los pasillos 5 y 8, lo que no impidió que anoche se jugara allí un partido entre Estudiantes y River (ver Deportiva).

Pero las más graves consecuencias de la tormenta se registraron en 17 partidos de la provincia de Buenos Aires y en especial del conurbano, que fueron declarados en emergencia: Luján (sobre el que se informa por separado), General Rodríguez, Quilmes, Mercedes, Bragado, Moreno, Lomas de Zamora, Marcos Paz, Las Heras, La Matanza, Zárate, Tres de Febrero, Coronel Pringles, Berazategui, Cañuelas, Junín y Chacabuco.

En Bragado, en tanto, se suspendió el dictado de clases y se evacuó a unos cien pobladores, luego de que anteayer atravesara la zona la cola de un tornado y provocara voladuras de techos más la caída de una torre, postes y cables de alta tensión. Tanto en la ciudad cabecera como en gran parte del distrito se interrumpió el suministro de energía eléctrica.

En Marcos Paz y Coronel Pringles cayeron en menos de 10 horas más de 120 milímetros de agua, cifra que supera el promedio histórico de precipitación para todo octubre.

El secretario de Control Urbano de Marcos Paz, Raúl Pigliacampo, dijo que alrededor de 120 familias, es decir, unas 500 personas, debieron ser evacuadas en ese partido. En Coronel Pringles, 450 personas se autoevacuaron; además, se produjo la rotura de un puente en la ruta provincial 85, que comunica esa ciudad con Coronel Suárez. El jefe de Bomberos de la zona, Miguel Bilbao, precisó que “el puente se quebró al medio” al fracturarse dos bloques de cemento.

El sur del conurbano bonaerense estuvo entre las zonas más afectadas por el fenómeno climático. Los distritos de Lanús y Avellaneda fueron seriamente afectados por la tormenta. La avenida Hipólito Yrigoyen, que cruza las cabeceras de ambos municipios, se convirtió ayer en un gran espejo de agua.

En Berazategui, el viento arrancó árboles de raíz y tiró abajo postes de luz, por lo que quedó sin servicio eléctrico a parte del centro de la ciudad y varias localidades de la periferia.

Por el temporal, en el aeropuerto internacional de Ezeiza hubo decenas de vuelos demorados y cancelados, lo que provocó quejas entre los pasajeros.

En el norte del Gran Buenos Aires, 160 alumnos y docentes de diferentes escuelas que acampaban en el delta del Tigre debieron ser rescatados por la subida de las aguas, informó el municipio.

La Dirección Provincial de Emergencias Sanitarias monitoreaba, junto con Defensa Civil, las zonas inundadas.

En tanto, Capitanich anunció la integración de un comité de crisis con los intendentes de los 17 municipios y los ministros nacionales de Seguridad, Cecilia Rodríguez; Salud, Manzur, y Desarrollo Social, Alicia Kirchner.

El jefe de Gabinete precisó que el comité coordina tareas de asistencia y prevención entre Defensa Civil, Bomberos, Gendarmerá y Prefectura. Consultado sobre el refuerzo de la seguridad en la zona crítica, explicó que hay en funciones 5000 efectivos, de los cuales “2500 que se orientan específicamente a las zonas” con mayores daños.

Para hoy, el pronóstico meteorólogico anticipa que podrían registrarse nuevas lluvias en la región, pero de escasa intensidad. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video