Publicado el: 31, Oct, 2014

TIT-RPLCD


El secretario de comercio e interior Guillermo Moreno - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñozo
31/10 – 09:30 – La Cámara rechazó los recursos del ex secretario de Comercio, que enfrentará un proceso correccional por haber sancionado a consultoras que medían la inflación.

Por: Paz Rodríguez Niell
La estrategia defensiva no le funcionó y Guillermo Moreno enfrentará su primer juicio oral, acusado de haber abusado de su poder cuando multó a una serie de consultoras privadas que medían la inflación, con el propósito de “silenciarlas”.

Para evitar el avance del proceso, sus abogados habían presentado una excepción de falta de acción y un planteo de nulidad del requerimiento de elevación de la querella. Ayer, la Sala II de la Cámara Federal rechazó todos los planteos y le encargó a la actual jueza del caso, María Servini de Cubría , que avanzara “hacia la siguiente etapa”: el juicio oral.

Moreno, hoy agregado comercial en Italia, será juzgado por resoluciones que tomó como secretario de Comercio Interior a principios de 2011, disconforme con índices privados que mostraban una inflación muy superior a los datos oficiales.

Ese mismo año, se inició este expediente, con una denuncia presentada por Jorge Todesca, ex viceministro de Economía del duhaldismo y presidente de Finsoport, una de las 12 consultoras multadas. Hace un año, el juez federal Claudio Bonadio consideró probada la denuncia y firmó el procesamiento en contra de Moreno por “abuso de autoridad”.

La Cámara Federal confirmó aquel procesamiento, pero en mayo de este año apartó a Bonadio de la causa porque entendió que este magistrado había rechazado sin fundamentos suficientes un planteo de la defensa del funcionario. No obstante, eso no impidió que el proceso siguiera adelante. Otra jueza, Servini de Cubría, es quien ahora tiene que enviar el caso a juicio.

“Me siento reconfortado porque se está haciendo justicia en todas las instancias y han fallado todos los jueces hasta ahora en el mismo sentido. Han encontrado a Moreno culpable de haber abusado de su poder y esperamos que se celebre cuanto antes este juicio oral. Yo no veo esto como una acción de venganza, sino como una acción colectiva de todas las consultoras que hemos sufrido multas y amenazas”, dijo ayer Todesca, en declaraciones a Radio El Mundo.

Como el “abuso de autoridad” es un delito que tiene prevista una pena máxima de dos años de prisión, el juicio oral será correccional: no estará a cargo de un tribunal, sino de un solo juez federal, ya sorteado, que será Rodolfo Canicoba Corral.

El fallo de ayer de la Sala II, que eleva a juicio la causa, lleva la firma de los camaristas Horacio Cattani y Martín Irurzun. El tercer miembro de la sala, Eduardo Farah, no firmó por estar en uso de licencia (por el mismo motivo, tampoco había firmado la confirmación del procesamiento de Moreno).

En aquella resolución, la Cámara consideró probado que existieron “motivaciones indebidas” que “guiaron la maniobra” del funcionario, y afirmó que las multas implicaron, para la consultora de Todesca, una “afectación a su derecho a la libertad de expresión”. Moreno no es el único acusado en este expediente. Junto con él fueron procesados Fernando Carro, director de Comercio Interior, y Adalberto Rotella, director de Lealtad Comercial.

El delito que se le adjudica a Moreno es “abuso de autoridad” porque, según la Cámara, él se atribuyó “una competencia no asignada por la ley” para sancionar a Finsoport “por motivaciones distintas de las alegadas” en el expediente administrativo.

La Cámara dio por probadas “graves irregularidades” en la tramitación de las multas y sostuvo que quedaron a la vista “serios indicios respecto de la arbitrariedad y falta de legitimidad” de los funcionarios que intervinieron.

Todo el trámite administrativo por el que se dispuso la multa a Finsoport duró menos de un mes y medio. “Esa celeridad sería luego sugestivamente dejada de lado”, advirtieron los camaristas. Una vez sancionada, cuando Finsoport apeló, la primera respuesta demoró cinco meses. Pero además a la empresa le llevó un año lograr que el Gobierno remitiera las actuaciones a la Justicia para que revisara su sanción.

En un intento por evitar el avance de este proceso, a fines del año pasado Moreno visitó los tribunales de Comodoro Py. En una audiencia con los camaristas de la Sala II, cuestionó a las consultoras, a las que acusó de haber actuado en connivencia “con el sistema financiero internacional y los bancos locales” para “azuzar el tema” de los aumentos y lograr ganancias con los bonos de deuda.

Ese día, primero su abogado -Alejandro Rúa- y después él mismo pidieron que Bonadio fuera corrido de la causa y que el procesamiento quedara sin efecto. Consiguieron desplazar al juez, pero Moreno no convenció a la Cámara; el mismo tribunal que ayer lo dejó definitivamente frente a las puertas del juicio oral. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video