Publicado el: 3, Nov, 2014

TIT-RPLCD


El costo de la canasta familiar básica - Foto: Web
03/11 – 09:40 – En octubre fue la menor suba del año; advierten que es una cifra muy alta para una economía en recesión.

Por: Alfredo Sainz
Ni la recesión pudo lograr que la inflación baje de 2%. Según las estimaciones privadas, octubre cerró con la menor suba del año en el costo de vida, pero no alcanzó para perforar el piso de 2% mensual en el que está desde mayo del año pasado.

En medio de una profunda caída en las ventas de todos los indicadores de consumo -la consultora CCR acaba de informar que desde enero la demanda de alimentos, bebidas y artículos de tocador y cosmética acumuló un retroceso de 1,2% en unidades-, la inflación de octubre volverá a ubicarse apenas por encima de 2%, según la mayoría de las estimaciones privadas.

El dato implica un retroceso marcado frente al 2,48% con que había cerrado septiembre, y para encontrar un índice de inflación más bajo hay que retrotraerse hasta mayo de 2013, en medio de un congelamiento de precios impulsado por el entonces secretario de Comercio, Guillermo Moreno .

“Una mirada positiva es que en octubre hubo una pequeña desaceleración. Pero no es un dato muy alentador, porque una inflación en torno a 2% mensual es un número tremendo en una economía en recesión”, explicó el economista Camilo Tiscornia. En sus cálculos, octubre cerró con una inflación de 2,1%.

“En los últimos seis meses la profundización de la recesión apenas contuvo las presiones inflacionarias propias de una economía sin autoridad monetaria ni anclas nominales”, coincidió Eduardo Levy Yeyati, director ejecutivo de la consultora Elypsis, que informó que octubre cerró con una inflación del 2 por ciento. En Elypsis además alertaron que octubre dejó para noviembre un arrastre estadístico de 1,1%, lo que implica una suba frente al 0,9% recibido en septiembre del mes anterior.

Prepagas y alimentos

La inflación de octubre fue impulsada básicamente por los aumentos en la medicina prepaga y, en menor medida, por los rubros de indumentaria, telefonía celular y alimentos y bebidas.

“El consumo está en baja, pero lo que vemos es que también está cayendo la demanda de dinero. La gente busca cada vez más rápido sacarse de encima los pesos que tiene por temor a que vayan perdiendo su poder de compra”, explicó Fausto Spotorno, economista jefe del estudio Orlando J. Ferreres, que estima que la inflación de octubre estará por debajo del 2,5%, aunque la proyección para todo el año se mantiene en torno al 40 por ciento.

“Lo que estamos proyectando es un último trimestre más tranquilo en materia de precios, con un amesetamiento de la inflación en niveles que igualmente son muy altos. Si la inflación no se está espiralizando es porque la recesión está haciendo su trabajo y porque el tipo de cambio está volviendo a funcionar como una especie de ancla”, señaló Jorge Todesca, que estima que la inflación de 2014 se ubicará apenas por debajo del 40 por ciento.

Proyecciones

Los economistas consultados por LA NACION destacan que el panorama actual en materia de inflación es muy diferente al de 2009, cuando la recesión económica se tradujo en una marcada desaceleración del costo de vida.

“La principal diferencia es que en 2009 las expectativas de inflación de la gente no eran tan altas, entre otras cosas porque veníamos de niveles mucho más bajos”, señaló Camilo Tiscornia.

“La inflación tiene un impulso monetario muy fuerte. Hoy el déficit fiscal es mucho mayor que en 2009 y se está financiando con emisión monetaria”, sostiene Todesca.

Por otra parte, en las proyecciones para 2015 los economistas destacan que la evolución de la inflación estará muy ligada a lo que pueda pasar con la deuda en default y un eventual acuerdo con los fondos buitre, que permita al país acceder al financiamiento externo.

“Si en enero se arregla con los holdouts y empiezan a entrar dólares, posiblemente la inflación se tome un respiro y termine colocándose un escalón más abajo que la de 2014. Pero si no se arregla, el escenario se va a complicar y la inflación podría pegar un nuevo salto”, alerta Spotorno.

“No es fácil hacer proyecciones. La evolución de la inflación depende mucho de lo que pueda suceder con el tipo de cambio, que hoy parece un poco más tranquilo, y de si se llega a un acuerdo con los holdouts”, coincidió Tiscornia. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video