Publicado el: 4, Nov, 2014

TIT-RPLCD


La Presidenta propone más dureza contra los extranjeros que delinquenent
04/11 – 09:20 – Un nuevo parte indicó anoche que tiene un “cuadro febril infeccioso”; está con tratamiento endovenoso de antibióticos; seguiría en el Otamendi tres o cuatro días.

Por: Mariana Verón
Después de pasar las primeras 24 horas con fiebre, la presidenta Cristina Kirchner deberá permanecer internada por un cuadro de infección intestina l que pasó a la sangre, por lo que deberá seguir con un tratamiento endovenoso de antibióticos.

El resultado de los análisis que le hicieron determinó que se trató de una sigmoiditis, una infección focalizada en la parte final del intestino grueso, llamada sigmoide, que en general se presenta acompañada de diverticulitis. Pero, además, al cuadro febril infeccioso se le sumó una bacteriemia, es decir que la bacteria que le provocó la infección pasó a la sangre, lo que requiere extremar los cuidados.

En medio de un fuerte hermetismo en el Gobierno y en el sanatorio Otamendi, donde se encuentra internada Cristina Kirchner, el parte médico oficial llegó recién a las 20.15, casi un día después del primer parte que se difundió anteanoche cuando la Presidenta sorpresivamente terminó internada con fiebre alta.

Según el comunicado que entregó anoche el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, en la Casa Rosada, Cristina Kirchner “cursa el primer día de la internación por cuadro febril infeccioso con bacteriemia. Se realizaron estudios complementarios que confirmaron el diagnóstico presuntivo de sigmoiditis”.

En el parte, los médicos Marcelo Ballesteros y Daniel Fernández, primero y segundo jefe de la unidad médica encargada de la salud de la Presidenta, determinaron que la jefa del Estado se hallaba “estable y con tratamiento antibiótico endovenoso, con observación evolutiva y seguimiento de los cultivos realizados”. Justamente lo que falta determinar ahora es qué bacteria le provocó a la Presidenta la infección, resultado que se obtendrá a partir de los estudios que le realizaron, que pueden demorar al menos unas 48 horas.

Para dar con el diagnóstico, y aunque en el parte médico no se aclaró, debieron realizarse o bien una tomografía computada (lo más probable) o una videocolonoscopia.

En general, es un cuadro de bajo riesgo, aunque el hecho de que haya pasado la bacteria que le provocó la infección a la sangre requiere mayores cuidados.

Tampoco se informó en la Casa Rosada si la Presidenta tuvo dolores cuando decidieron internarla. Es habitual que en este tipo de casos haya fuertes malestares y diarrea, además de alta fiebre, que es lo único que surge del parte médico.

Según fuentes oficiales, a partir de ahora la Presidenta quedará internada por los menos entre tres y cuatro días en el sanatorio Otamendi en observación para conocer su evolución una vez que comiencen a hacer efecto los antibióticos que ya le están dando. Si evoluciona bien, deberá cumplir una dieta estricta, líquida, en principio, a partir de hoy. Se dan analgésicos sólo para los casos de dolores muy fuertes.

Incertidumbre

La demora en la distribución del parte médico provocó ayer una fuerte incertidumbre sobre la salud presidencial después de que fue internada anteayer a la tarde, de manera sorpresiva.

Ya los primeros datos que manejaban los médicos esa noche daban cuenta de una infección intestinal, que terminó confirmándose con los resultados de los cultivos. La postergación en la comunicación oficial, argumentaban anoche en la Casa Rosada, tenía que ver con determinar el diagnóstico preciso.

La Presidenta permanecerá en el cuarto piso del sanatorio Otamendi, el que usa habitualmente para sus casos de urgencia. No está en cuidados especiales, sino en la suite presidencial. Por allí pasó su hermana, Giselle Fernández, que es médica y la acompaña cada vez que padece un problema de salud.

Ayer los ministros del gabinete nacional evitaron acercarse a la clínica. Ni siquiera fue el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, que suele acompañar a Cristina Kirchner siempre. En un corto y casual diálogo con los periodistas en Balcarce 50, el funcionario dijo que no la había visto.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, tampoco tuvo noticias hasta que se conoció el comunicado de los médicos. En su conferencia por la mañana contó que había hablado por teléfono con la Presidenta el mismo domingo antes de la internación y anunció que en el transcurso de la mañana habría un nuevo parte. Pero las horas pasaban y la información era escasa.

A media mañana se cancelaron la visita de la mandataria chilena, Michelle Bachelet, prevista para hoy, y la teleconferencia que ambas compartirían con el papa Francisco para conmemorar el 30° aniversario de la firma del tratado de paz por el conflicto del Beagle. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 4 Comentarios
Publica tu comentario
  1. zingaro dice:

    VEINTE VERSOS Y UNA SALIDA DESESPERADA!…

  2. stella dice:

    verso y re verso solo hay un peligro y es que se salve

  3. POBRE MINA, ENCIMA DE INUTIL,PEDANTE,MENTIROSA Y ENFERMA.

  4. VIGILANTE dice:

    LA MIERDA LE ESTA REVENTANDO POR TODOS LADOS . AHORA ENTIENDO MUCHAS COSAS.

Publicidad

OPI Video