Publicado el: 4, Nov, 2014

TIT-RPLCD


El dólar libre baja 20 centavos y se vende a $15,10 en la City
04/11 – 09:40 – Turistas y ahorristas vendieron en el mercado oficial la menor cantidad de divisas en 10 años; lo hacen para no tener una pérdida de hasta 63%, por la diferencia con el blue.

Por: Javier Blanco
Era una sospecha generalizada. Pero nunca las estadísticas lo habían dejado a la vista de manera tan evidente.

Los últimos datos del balance cambiario del Banco Central (BCRA), actualizados al tercer trimestre, permiten decir que, brecha cambiaria mediante, quienes tienen la posibilidad de hacerlo evitan liquidar dólares en el mercado oficial para no verse forzados a aceptar una pérdida que, a precios actuales, va de 55 a 63%.

La conclusión surge al observar que los gastos de turistas no residentes en el país cayeron entre julio y septiembre al menor nivel desde igual período de 2004; es decir, los visitantes no aportaban desde hacía una década tan pocas divisas al país, al menos a través del mercado formal.

“Antes del cepo, en 2010, los turistas que visitaban el país liquidaban divisas por 3700 millones. Este año sólo liquidaron 1400 millones, por lo que, si suponemos que hoy ingresa la misma cantidad de turistas con la misma cantidad de dinero, implica que el 60% de las divisas que ingresan las venden en el mercado paralelo”, explica el economista Ramiro Castiñeira, de la consultora Econométrica.

“Si van a una casa de cambio o a un banco les ofrecen 8,5 pesos por cada dólar. Si lo venden en el hotel, les dan cerca de 14 y con delivery a su habitación. Incluso es muy posible que el 40% restante lo liquiden vía tarjetas de crédito”, explica.

Además, las ventas totales de divisas en el mercado oficial por parte de particulares fueron las más bajas desde el comienzo del denominado Mercado Único y Libre de Cambios (MULC, el mercado oficial), en febrero de 2002. “Alcanzó 41 millones de dólares en el trimestre, para marcar un nuevo mínimo en la serie”, admitió el informe del BCRA divulgado el viernes.

Ninguno de los datos oficializados por el BCRA sorprendió a los economistas que, sin distinción de credos o enfoques, vienen repitiendo desde hace meses que una brecha cambiaria superior al 30% -y que perdure en el tiempo- derrama sobre la economía un sinfín de efectos nocivos.

Pero es la primera vez que dejan en evidencia que todo aquel que puede evita liquidar sus divisas al cambio oficial para no tener que asumir pérdidas que hoy van del 50 al 63%, y que en el peor momento de la corrida fueron del 75 al 90 por ciento.

Por esta razón, los gastos de turistas no residentes “cayeron US$ 75 millones respecto de los niveles del mismo trimestre de 2013. Alcanzaron los US$ 290 millones en el período”, reconoció el BCRA, antes de admitir que se trata del menor monto “desde igual lapso de 2004”. “La caída en los ingresos de divisas por turismo fue de 64% entre el primer semestre de 2011 e igual lapso de 2014, pese a que la merma en la cantidad de turistas fue de 12%” apunta Gastón Rossi, director de la consultora LSG.

A esto se agrega que los particulares no habían vendido tan pocos dólares en casas de cambio y bancos desde la creación del Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), nombre que, tras la experiencia del cepo, suena al menos pretencioso.

“Las ventas brutas por parte de particulares alcanzaron los US$ 41 millones, el mínimo desde los registros iniciados en febrero de 2002”, admitió el BCRA. La cifra supone el ingreso de apenas US$ 630.700 por día hábil, contra un egreso de US$ 13,1 millones, es decir, casi 21 veces mayor…

Razones y efectos

“La brecha se mantiene por encima del 40% desde enero de 2013, con excepción del lapso que fue de marzo a mayo de este año, es decir, tras la devaluación de enero y cuando el ingreso de las liquidaciones sojeras ayudó a calmar el temor a otro ajuste cambiario”, recuerda Rossi. “Cuando eso pasa fluye la creatividad para evitar liquidar al oficial.”

El denominado cepo cambiario fue un intento de combatir represivamente el faltante de divisas. Pero, al desalentar su ingreso, terminó dejando virtualmente a los exportadores y el BCRA como los únicos oferentes del mercado. Los que pudieron hacerse a un lado de la ventanilla de venta lo hicieron.

Alejandro Henke y Eduardo Ganapolsky, de Proficio Investment, sostienen que eso ocurrió por las distorsiones que generó un mercado sin restricciones formales a la oferta, pero con trabas a la demanda. “En teoría cualquiera puede vender todos los dólares que quiera, pero muy pocos pueden comprar regularmente, o si lo hacen es con límites estrictos”, recuerdan. “El problema es que, aun con estas restricciones, al actual precio, la demanda excede ampliamente la oferta y la oferta, en todo caso, se retrae o se vuelca a los canales más rentables”, dicen.

El informe del BCRA, por caso, da cuenta de que, salvo el sector minero, la cuenta financiera del resto de las actividades es deficitaria porque se esmeran en pagar deudas (al poder hacerlo al cambio oficial), pero evitan tomar nuevo financiamiento.

Henke recuerda que en el país existen hoy sólo dos formas legales de hacerse o deshacerse de dólares: a través del MULC o de la Bolsa. “El primero es un mercado con restricciones al acceso, mientras que en la Bolsa se establece un mercado libre, aunque no muy profundo, en el que el precio se determina por oferta y demanda, de lo que surge un tipo de cambio más alto que el oficial”.

Por esta razón, “el que compra divisas trata de adquirirlas en el MULC y el que las vende trata de hacerlo por la Bolsa para cobrar más de $ 13” (NdR: ayer el “contado con liqui” se operó a $ 13,17).

El paralelo no detiene su caída

La cotización del dólar blue cayó ayer 30 centavos hasta los $ 13,90. La caída, que redujo la brecha con la cotización oficial a 63%, se explica porque varias personas que compraron dólares en el mercado oficial salieron a ofrecerlos en el paralelo. También ayudaron las declaraciones del ministro de Economía, Axel Kicillof, que sugirió un posible acercamiento hacia los holdouts en enero.
La compra de dólares para tenencia en el mercado formal sumó ayer US$ 64,3 millones, según la AFIP. Las operaciones efectivizadas fueron casi 88.000. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video