Publicado el: 4, Nov, 2014

TIT-RPLCD


Polémica entre Scioli y Massa por las causas del desastre
04/11 – 10:00 – El gobernador le echó la culpa a los barrios cerrados. Massa dijo que las zonas sin countries igual se inundan.

Por: Leonardo Mindez
No hay agua que tape las aspiraciones políticas de Sergio Massa y Daniel Scioli. En las últimas horas, mientras llovía sobre mojado en territorio provincial, ambos precandidatos a la Presidencia y sus colaboradores más cercanos salieron a hacer olas sobre las responsabilidades ajenas y secarse las salpicaduras sobre las propias.

Massa se puso las botas el sábado, salió a recorrer zonas anegadas en Pilar y disparó la primera ráfaga: “La gente siente que le hablan de una década ganada y cuando hace calor se corta la luz, y cuando llueve y sopla el viento se inundan 50 municipios en la provincia y la gente lo pierde todo”.

Ya el domingo, los intendentes y legisladores del Frente Renovador salieron en malón a reclamar por las falencias en las obras hídricas y las demoras en la asistencia a los afectados. “Tenemos media Provincia bajo el agua y el gobernador se hace el distraído” se quejó el jefe comunal de San Miguel, Joaquín de la Torre. “Scioli debería dejar de hablar de la ola naranja y hablar de la ola de ineficiencia, que lo representa fielmente como gobernador”, agregó su par de Olavarría, José Eseverri.

Ayer por la mañana, tras un acto en Ituzaingó, el gobernador devolvió la pelota y apuntó contra la consecuencias que los barrios privados dejarían en las zonas aledañas. “La proliferación sin precedentes de barrios cerrados ha ido en detrimento de los vecinos que los rodean”, aseguró Scioli, que sin demasiadas precisiones aludió a “las tierras que se elevan” en las urbanizaciones premium y que “perjudican al resto”.

Casi en simultáneo, al enterarse que el agua había afectado a uno de esos barrios privados en Pilar, el ministro de Desarrollo Social bonaerense, Eduardo Aparicio, soltaba una apreciación teológica: “En un momento el agua llega para todos. Dios es justo. De arriba nos mira a todos por igual”. Unas horas más tarde emitía un comunicado pidiendo disculpas por la frase “desafortunada” producto de “varios días de trabajo incesante”.En el medio, mientras anunciaba la suspensión del cobro de impuestos municipales por 120 días y subsidios de hasta 20 mil pesos para los afectados en Tigre, Massa había vuelto a la carga. “En Valentín Alsina, Laferrere, Virrey del Pino, Azul y Pringles no hay barrios cerrados y sin embargo hay inundaciones”, disparó, y agregó que “habría que revisar la actuación de los funcionarios provinciales” porque son ellos los que autorizan cada nueva urbanización.

Desde La Plata, la que salió entonces al cruce fue la ministra de Gobierno, Cristina Alvarez Rodríguez. Insistió en que “los municipios son los responsables primarios del ordenamiento urbano” y “de controlar las edificaciones en los barrios privados”. Apuntó que Tigre tiene un 45% de su territorio con urbanizaciones cerradas, Pilar, un 60%, y “deberían utilizar su presupuesto para atender las demandas de los barrios periféricos”. La ministra también enumeró las obras hídricas realizadas en los últimos años en La Matanza, Lomas de Zamora, Tandil, Berisso y Ensenada y aseguró que “si no fuera por ellas, habría habido tres o cuatro veces más evacuados”.

Por la tarde, en la Casa Rosada, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y la ministra de Seguridad, María Cecilia Rodríguez, le pusieron cifras oficiales al drama: 19 partidos de la provincia afectados por el agua y 5.203 evacuados. La mayoría seguía sin saber cuando podría regresar a su casa cuando anoche el gobernador apareció con la camiseta naranja de La Ñata en la cancha de Hebraica en Pilar. Era tiempo de patear la pelota. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video