Publicado el: 7, Nov, 2014

TIT-RPLCD


Aerolíneas y Austral recibieron transferencias por u$s2.700 millones desde su estatizaciónaerolineas
07/11 – 09:10 – Pese a que Recalde dijo que sus datos son viejos, la Auditoría sigue recogiendo información actual de la empresa.

Por: Claudio Savoia
Las demoledoras conclusiones del informe de la Auditoría General de la Nación sobre la gestión de Aerolíneas Argentinas en 2011 y el primer semestre de 2012 –que enumera enormes gastos en personal y combustible, cuestionables compras de aviones y una mala selección de las rutas aéreas– causaron ayer la réplica de su presidente, Mariano Recalde, quien buscó justificarse bajo el argumento de que aquella información refleja una situación antigua. Sin embargo, Clarín accedió a nuevos datos que Aerolíneas entregó a la Auditoría, igualmente contundentes: las pérdidas, el crecimiento de gastos inexplicables y la necesidad de recibir millonarias transferencias desde el Estado continían hasta el día de hoy.

Según los datos provisorios que la empresa compartió con la AGN, el año pasado Aerolíneas y Austral perdieron 3.854.945.507 pesos. Ese rojo gigantesco fue el más grande desde que el Estado tomó el control de la empresa, en julio de 2008. Los números son tan largos que hasta cuesta leerlos, pero una pequeña comparación los hace más accesibles: ese resultado negativo del 2013 fue casi 280 millones de pesos mayor al de 2012: es decir que durante el año pasado las pérdidas de las aerolíneas estatizadas sumaron casi 800.000 pesos diarios respecto del año anterior.

“Recalde dice que nuestro informe es sesgado, que es una foto vieja, que después las cosas mejoraron. Pero no es así” dijo a Clarín el auditor radical Alejandro Nieva. “El lapso auditado tampoco era un período de transición, porque ya llevaban cuatro años de manejo estatal y se había empezado a concretar el cambio de la flota de aviones”.

Hay más datos frescos: desde 2008, el capital de trabajo –fondos necesarios para la operación diaria, para “subir la cortina”, según la jerga de los comerciantes– viene siendo negativo: excepto en 2010, todos los años ese rojo superó los dos mil millones de pesos. “Aerolíneas es una empresa virtualmente quebrada”, dijo el ex perito contador de la Corte Suprema Alfredo Popritkin. “Pierde dinero por el solo hecho de poner un avión a volar. La ley de sociedades comerciales –a la cual está sujeta Aerolíneas– establece que una sociedad en estas condiciones está en estado de liquidación. Es muy cruel, pero el Estado se desangra por una empresa con serios problemas de gestión”.

La información recolectada por los auditores le da la razón a Popritkin: año tras año, las transferencias estatales a Aerolíneas cubren casi exactamente el monto de las pérdidas operativas. El año pasado fueron de 3.763 millones de pesos, y este año, hasta septiembre, ya suman 3.272 millones.

Aunque desde la estatización la información contable de las empresas del grupo Aerolíneas (que también integran las firmas Aerohandling y Jet Paq) siempre estuvo alambicada, Recalde y su equipo presentan bajo el brumoso rubro “otros gastos” otra fuente de pérdidas millonarias, que ascendieron de 1.818 millones de pesos en 2008 a 3.473 millones en 2012, y a 5.000 millones en 2013. ¿En qué se va esta fortuna? Los técnicos de la Auditoría y dos especialistas consultados por Clarín coinciden en que el número esconde los gastos de estructura burocrática, publicidad y administración. Allí anidarían, dicen, los cientos de militantes de La Cámpora que en el último tiempo se sumaron a la extenuada plantilla de Aerolíneas. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video