Publicado el: 12, Nov, 2014

TIT-RPLCD


Macri: "Si Boudou está convencido que es tan inocente, que vaya al Congreso"macri
12/11 – 09:20 – El líder de Pro admitió por primera vez que las PASO pueden ser la “herramienta” para un acercamiento a sectores de UNEN; avances en el diálogo con radicales bonaerenses.

Por: Jaime Rosemberg
Las señales que esperaba llegaron. Luego de los explícitos guiños que recibió de Elisa Carrió y Ernesto Sanz, Mauricio Macri hizo público lo que ya anunciaba en reuniones privadas: que está dispuesto a jugar sus posibilidades de ser presidente en 2015 en una interna con la líder de la CC-ARI y el actual titular del Comité Nacional de la UCR.

“Las PASO pueden ser la herramienta que necesitamos, no lo descarto. Quizá en ellas tengamos la oportunidad para ver claramente todas las cosas que tenemos en común con otras fuerzas, sin necesidad de que cada uno deje de ser quien es”, afirmó Macri a través de la red social Facebook. Y no se quedó en cuestiones generales: afirmó que para el “cambio verdadero” que busca en el país ya encontró a sus interlocutores. “No estamos dispuestos a renunciar a esa oportunidad. Veo esa vocación en Ernesto Sanz, la veo en Lilita Carrió y en otros dirigentes de todo el país”, afirmó, como para que no quedaran dudas.

Se trata de la primera vez que el líder de Pro explicita la posibilidad de participar de una interna presidencial con dirigentes de la UCR y Carrió. Hasta ahora, sólo el ministro de Gobierno, Emilio Monzó, y algunos dirigentes nacionales como Gabriela Michetti y Diego Santilli habían insinuado la posibilidad de jugar en las PASO contra UNEN o al menos parte de él. Lo que sí estaba en plena marcha, y que LA NACION anticipó el lunes, era el diálogo directo que Macri está llevando a cabo con los candidatos radicales a gobernar en una decena de provincias.

“Sostenemos la tercera vía y a la vez abrimos las puertas al diálogo. aunque no para todos. No es lo mismo Sanz que [Pino] Solanas, y con Massa seguro que no vamos a ir”, aclararon cerca del jefe de gobierno porteño. En el macrismo festejaron las declaraciones de Sanz el domingo pasado al diario El Día, de La Plata, donde aclaró que le “gustaría” pelear en una interna presidencial contra Macri. Carrió, que el miércoles pasado dijo a LA NACION que “el acuerdo con Pro va a salir”, no quiso opinar sobre las declaraciones de Macri, al igual que Sanz.

Tanto en el texto de ayer como en sus últimas declaraciones públicas, Macri cumplió con una de las promesas que les hizo a varios radicales con los que se encontró en las últimas semanas: no hablar de los “últimos treinta años de malos gobiernos”, una frase que incluía necesariamente las gestiones de Raúl Alfonsín y Fernando de la Rúa. “No podemos decir que vamos a competir con él si dice barbaridades de nosotros”, había contado a LA NACION uno de los dirigentes que conversaron con el jefe de gobierno.

Fuentes de Pro evaluaron ayer el impacto positivo de hablar de una eventual interna entre Macri, Sanz y Carrió. “Es un gesto que sirve para dar aire a las negociaciones. Ahora dependerá más de ellos (de UNEN) que de nosotros que esto avance o no”, afirmaron muy cerca del jefe de gobierno porteño. Recordaron que el camino, iniciado por los radicales Oscar Aguad (Córdoba) y Alfredo Cornejo (Mendoza), es seguido por muchos “que quieren jugar en serio en 2015”.

Apoyo bonaerense

Al margen de la pelea nacional, Macri volvió ayer al siempre difícil territorio bonaerense. Firmó un acuerdo con el intendente de Dolores, Camilo Etchevarren (Coalición Cívica), quien devolvió gentilezas con la explícita promesa de “acompañar a Mauricio para que sea el próximo presidente”. La estrategia de Pro en la provincia se parece a la que acaba de adoptar con los candidatos a gobernador: bajar las exigencias a cambio de generar un “clima” que permita acuerdos futuros.

Fuentes del armado nacional comentaron que en reuniones recientes Macri les ha ofrecido a muchos intendentes radicales bonaerenses y de otros partidos “bajar la lista de intendentes propia” y apoyarlos en sus intentos de mantenerse en el cargo. No es el único ejemplo. El radical platense Sergio Panella, por ejemplo, recibió ayer los elogios de Macri “por sumarse al cambio”.

En Pro esperan que más dirigentes radicales y de UNEN aporten para que Macri entre al ballottage. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video