Publicado el: 19, Nov, 2014

TIT-RPLCD


Antonio Caló dijo que le pedirán a Cristina Kirchner "definir de una vez por todas qué va a hacer con Ganancias"
19/11 – 09:30 – Como los opositores, reclaman un bono por la inflación y cambios en el tributo.

Por: Nicolás Balinotti
Tras casi dos meses de silencio y letargo, la CGT oficialista, que encabeza Antonio Caló, intentará recuperar hoy el protagonismo con un pedido de un plus salarial por la inflación y para presionar al Gobierno para que se exima al medio aguinaldo de la carga del impuesto a las ganancias.

Las exigencias de la CGT alineada con la Casa Rosada coinciden con las planteadas recientemente por las centrales opositoras. De hecho, la convocatoria de hoy, que será en la sede de Obras Sanitarias, apunta a no perder la iniciativa ante los reclamos de otros gremios.

Caló reunirá hoy a la cúpula de la central. Asistirá únicamente la mesa chica. Además de impulsar los reclamos por un bono de fin de año y por Ganancias, definirán si solicitan una audiencia reservada con la Presidenta. Caló no está cara a cara con Cristina Kirchner desde hace casi tres meses, según confió un dirigente metalúrgico. “Y la última vez fue en un acto, donde apenas se hablaron”, agregó la fuente.

La relación entre la CGT oficialista y la Casa Rosada no atraviesa su mejor momento. Surgieron diferencias por la inflación y el control de precios, y ahora, al filo del fin de año, por el plus salarial y el impuesto a las ganancias.

Otro elemento que tensa aún más el vínculo tiene que ver con las negociaciones que se activaron para apurar la unidad con las centrales de Luis Barrionuevo y Hugo Moyano de cara a 2015.

Caló, que se mantuvo hasta ahora al margen de las charlas, se enterará hoy de cuán avanzadas están las posturas para un acuerdo. Gerardo Martínez (Uocra), que regresó hace unos días de Australia tras participar en la cumbre del G-20, y José Luis Lingeri (Aysa) son los encargados de tender puentes con las centrales opositoras. “Históricamente hubo dos CGT. Salvo cuando se enfrentó a Alfonsín. No sé si la unidad se va a dar tan fácil”, condicionó un eventual trato un jerárquico de la Unión Obrera Metalúrgica.

La eventual unidad de la CGT dio un paso firme entre los influyentes gremios del transporte, que reflotaron su alianza sectorial a pesar de estar en diferentes centrales. Omar Viviani, que ayer fue reelegido por octava vez al frente de los taxistas, es uno de los pocos dirigentes del rubro que se mantuvieron al margen.

Los sindicatos del transporte definirán mañana la hoja de ruta de un plan de lucha que contempla el cese de actividades. Ayer sumaron el apoyo de Moyano, que anticipó protestas. Serán en reclamo de un plus salarial y de Ganancias, como la CGT oficialista. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video