Publicado el: 21, Nov, 2014

TIT-RPLCD


Después del escándalo de los presos en Tecnópolis, el programa de Educación en Contextos de Encierro, en Chubut, quedó afectado
21/11 – 09:45 – El quiebre político entre el gobernador Martín Buzzi y la agrupación Kircherista que dirige José Glinski en la provincia del Chubut, ha tenido un efecto colateral dentro del trabajo realizado por los docentes encargados del los programas de Educación en Contexto de Encierro. Los cambios de políticas a rimo del termómetro social generaron un retroceso los aspectos donde la provincia del Chubut había sido distinguida. El escándalo de Tecnópolis afectó el programa. La respuesta de los directivos a interpretaciones fuera de contexto.

(OPI Chubut) – Mediante una nota y con un cierre casi absoluto a dialogar con los medios, los directivos de la Escuela Provincial 754 de la provincia del Chubut, encargados de los programas de Educación en Contexto de Encierro, han querido aclarar su postura luego de la estigmatización mediática y las consecuencias políticas de las informaciones difundidas oficialmente.

Es que la salida de Rodrigo García Palumbo tuvo un componente extra y fue un retroceso en el trabajo articulado en las mesas de diálogo interdisciplinario que los docentes llevan a cabo, sumado a un fuerte señalamiento social.

La nota con fecha 19 de noviembre a la que pudo acceder OPI Chubut, relata el trabajo que vienen realizando los docentes desde el año 2007, “convencidos de su contribución al mejoramiento de la humanidad”, sin desentender “el escenario complejo” que enfrentan los docentes y “sin perder de vista que la persona sigue siendo personas y merecedora de derechos humanos inalienables”.

En la misma también aclaran que “la sociedad ya se ha ocupado de juzgarlos y condenarlos mediante los órganos y funcionarios destinados a tal fin y hoy cumplen su condena”, además de entender al servicio penitenciario “no como un ámbito de castigo, sino como un ámbito de re educación para la posterior reinserción”.

Recuerdan los directivos, además. que los programas están enmarcados en la Ley de Educación de la provincia del Chubut VII Nº91, Capítulo VI y la Ley Nacional de Educación Nº26.206, Capítulo VII, Art. 55 donde se expresa la garantía del derecho a la educación de todas las personas privadas de su libertad el cual “no admite limitación ni discriminación alguna vinculada a su encierro”.

Básicamente, tal como este medio había aclarado en una primera instancia, los alumnos que son parte de los programas de Educación en Contexto de Encierro, son tratados de igual forma que el resto del los que integran el sistema educativo.

El relato de los directivos

En una charla exclusiva con Opi , los directivos de la escuela han relatado a este medio la implicancia de la salida de García Palumbo del Ministerio de Seguridad, “hemos quedado en medio de una trifulca política” había manifestado en su momento Miriam Paroldi, directora de la institución.

En la conversación que también contó con la presencia del vicedirector Renato Dellagiovanna, contaron el avance que se había originado en los últimos años y el compromiso personal que había tomado Rodrigo García Palumbo en los programas de Educación en Contexto de Encierro.

“Fue el primer funcionario del que tuvimos el teléfono. Lo llamábamos y venía” contaban los directivos, a la vez que destacaban la articulación interministerial que se había conseguido con los distintos ministerios involucrados.

Y es que en este tipo de programas se deben confrontar tanto la justicia y las fuerzas policiales, encargadas de que se cumplan las condenas pertinentes, junto con la educación que busca resocializar a quienes ya han sido juzgados y condenados.

Comentaron, entre los logros, que se había logrado establecer una coordinadora permanente en la Alcaidía, agilizando el trabajo de ingreso de los profesores que habían aceptado el desafío de trabajar en este tipo de lugares.

“El vínculo que se hace con los alumnos es muy fuerte” contaba Miriam, quien trasmitía con todo éxito la sensación de ser “esa lucecita de esperanza para el que está detenido”. La visión del docente en este contexto resulta fundamental en el proceso de re inserción en la vida de los reclusos.

Muchos actores de esta sociedad ven al detenido como su carátula lo estipula: homicida, ladrón, etc. El docente, explicaba Paroldi, “habla de sus alumnos”, porque ven en ellos el potencial de alguien capaz de seguir estudiando y conseguir convertirse alguien que aporte a la sociedad.

El aprendizaje

Tanto Paroldi como Dellagiovanna, coincidían en mantener el trabajo “a puertas cerradas”, sin que haya intervención mediática. “Entendemos también que para muchos familiares de víctimas no debe haber sido fácil” reflexionaba Renato, sin que esto impida que los chicos que son parte del programa continúen su estudio.
El beneficio social obtenido a largo plazo recién comenzaba a ver sus frutos este año con el egreso de 4 reclusos, dos de los cuales ganaron la participación en la feria Tecnópolis. El desafío de los docentes es doble ahora en su trabajo en la Alcaidía local, aunque aseguraron seguir adelante convencidos de la trascendencia del mismo. (Agencia OPI Chubut)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video