Publicado el: 25, Nov, 2014

Hallan el cuerpo del andinista perdido en el sur de Chile


Hallan el cuerpo del andinista perdido en el sur de Chile
25/11 – 10:00 – Juan Ignacio Basombrio había enviado su último mensaje el 22 de octubre.

Por: Federico Grünewald
El capitán del ejército de Chile Guillermo Órdenes sabía que ayer “era el día clave” en la búsqueda del andinista porteño Juan Ignacio Basombrio, quien había desaparecido el 22 de octubre en el glaciar San Rafael, en la región de Aysén. “Habíamos barrido la zona por cuadrante y fuimos encontrando pistas en el terreno que nos indicaban que era la ruta que había tomado el deportista”, explica el comandante de la patrulla de la compañía andina 20 de Cochrane, que después de 25 días descubrió el cuerpo sin vida.

Basombrio, corredor de seguros de 57 años (25 de montañismo) y con tres hijos, tenía trazada como ruta el cruce de Campo de Hielo Norte. Sin embargo, las condiciones del tiempo lo hicieron regresar. Lo primero que encontraron fue el saco de dormir: “Ocurrió apenas bajamos del helicóptero -cuenta-. Después hallamos el trineo que llevaba y, ya hacia la lengua del glaciar San Rafael, encontramos un gorro de lana”.

El cuerpo estaba en un acantilado, unos 300 m hacia abajo, “a media falda. La altura en relación con el hielo era de 400 metros”, explica el militar. El andinista iba bien orientado y lo más probable es que haya sufrido un accidente, por el lugar desde donde fue rescatado el cuerpo y por las fracturas que presentaba.

El fiscal regional de Aysén, Pedro Salgado González, confirmó que ayer al mediodía en un sector complejo, “donde se unen hielo y roca”, fue hallado un cuerpo, “y todo indicaría que se trataría de Juan Ignacio Basombrio”. Tras comunicarse con la esposa, rescataron el cadáver y lo trasladaron a Coyhaique para identificarlo y realizar la autopsia.

En la Argentina, Bernardo Basombrio, uno de sus diez hermanos, agradeció en nombre de la familia “los esfuerzos de las autoridades chilenas y argentinas. También, a amigos y a gente que no conocemos, los contactos que han hecho”.

El último mensaje que le envió Basombrio a un amigo para decirle que estaba bien fue el 22 de octubre, tres días antes del final de la ruta que había trazado. La búsqueda tuvo que suspenderse varias veces por las condiciones del tiempo. Órdenes, que en estos 25 días dirigió dos patrullas de seis hombres cada una con ráfagas de hasta 120 km/h, dice que es justamente el viento el que puede haber dejado sin bolsa de dormir tan temprano a Basombrio. “Como especialista en montaña, es de lo último que uno se desprendería. Puede haber tenido una contingencia con el viento.”

Todo lo que encontraron los guió hasta el andinista. “Recorrimos 50 o 60 km/día y, técnicamente, andar solo en esos terrenos era muy dificultoso. Necesitaba un soporte para seguir avanzando. Estuvo bien la decisión que tomó. Yo hubiese hecho lo mismo”, dice Órdenes.

En el sector del hallazgo había una caída de agua sin líquido en ese momento. “En un lugar como ése, no es recomendable ninguna actividad, ni siquiera para los más avezados. Y la roca tiene musgo. A mi modo de ver -agrega el capitán-, sufrió una caída y las fracturas por el impacto le causaron la muerte”.

También ayer, pero en otro sector de Aysén, encontraron el cuerpo sin vida de otro argentino, Mariano Rueda, que el jueves pasado cayó 200 m por un acantilado. Las autoridades chilenas informaron que hoy partiría un helicóptero para intentar el rescate. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. alma dice:

    Este andinista vivió en su niñez en Río Gallegos en 1957

Publicidad

OPI Video