Publicado el: 26, Nov, 2014

TIT-RPLCD


Kicillof defendió el gasto público y la inversión en infraestructura
26/11 – 10:00 – El ministro dijo que el déficit fiscal es necesario para generar demanda.

“El Estado tiene que entrar en déficit fiscal para generar demanda.” De esta manera, justificó el ministro de Economía, Axel Kicillof, el elevado gasto público y las cuentas en rojo en el frente fiscal. “El gasto es el motor que genera demanda agregada y que da señales de inversión al sector privado”, afirmó el funcionario. Lo escuchaban empresarios, políticos y sindicalistas que participaban ayer de la 62a. Convención Anual de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC). Así, en público dijo algo diferente a lo que expresó en el documento oficial presentado ante los países del G-20.

Kicillof hizo esas declaraciones públicas luego de que LA NACION publicara ayer que el Gobierno dejará una pesada herencia en el frente fiscal al finalizar su gestión, con un déficit que llegaría -según el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec)- al 5% del producto bruto interno (PBI). Además, según los especialistas, esto dejaría poco margen de acción al próximo gobierno, que sólo volvería a ver un superávit en 2017 (si hubiera condiciones óptimas en la economía).

Según el ministro, sólo aquel que “está envenenado con las recetas de la ortodoxia” cuestiona el crecimiento del gasto público, ya que “la receta de contracción del gasto es como matar al enfermo con un remedio que está envenenado”. Fue entonces cuando recordó “las recetas de austeridad” aplicadas antes de 2003.

De acuerdo con el Cippec, con una presión tributaria récord en América latina, el gasto consolidado creció casi 15 puntos porcentuales y pasó de más del 30% del PBI en 2006 a más del 44% en 2013. “La calidad de los bienes públicos no experimentó mejoras significativas y la educación está estancada”, describió el documento.

“Para este gobierno, la construcción ha sido un resorte para la creación de empleo, porque tiene un efecto multiplicador como pocos”, expresó el ministro de Economía, que defendió la inversión pública en infraestructura al señalar que “estimula la actividad en general y es una forma efectiva de pensar en el futuro y de dar más competitividad a la economía”.

En su evaluación, “para seguir creciendo 10 años más, hay que seguir invirtiendo en infraestructura, porque no importa la macro si el desempleo es de 18 a 25 por ciento”.

Un plan “ambicioso”

Ante el mismo público, el jefe de gobierno porteño y aspirante presidencial, Mauricio Macri, prometió ayer realizar el “más ambicioso plan en materia de infraestructura de la historia argentina”, de llegar a la primera magistratura.

Macri consideró clave que “todos los presupuestos públicos tengan esa prioridad” y aconsejó: “Hay que comprender que no es lo mismo invertir que gastar”. En una solapada crítica a los actuales niveles de inflación, el jefe de gobierno porteño se comprometió a realizar el “más ambicioso plan en materia de infraestructura de la historia argentina con una moneda estable”. Agregó: “Sin infraestructura no hay desarrollo”. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video