Publicado el: 1, Dic, 2014

TIT-RPLCD


El Gobernador de Chubut Martín Buzzi junto a Cristina Kirchner - Foto: Presidencia
01/12 – 10:00 – Sin duda que la aprobación de la nueva ley minera en la Cámara de Diputados de Chubut la semana pasada, es la concreción de otro “logro K” en la provincia y una orden política que Martín Buzzi no podía desoír. El mismo viernes, a pocas horas de lograr “consenso” y luego de publicarse cómo algunos diputados recibían órdenes del gerente de Yamana Gold, Buzzi dejó en firme la nota donde se desoyó lo que firmó la gente, se dio vuelta su espíritu y terminaron transformándola en una herramienta fenomenal para hacer lo que quieran, dónde quieran y cuando quiera. (Por: Giuliano Ventura para OPI Chubut)

(OPI Chubut) – El día 25 de noviembre en la legislatura provincial se aprobó la nueva Ley Minera en Chubut, una norma que se aprobó por 15 votos oficialistas pero cambiando totalmente el espíritu del proyecto de Iniciativa Popular que estaba respaldado por más de 13 mil firmas; el viernes 28, solo 3 días después, el gobernador Martín Buzzi se apuró a promulgarlo y a levantar el teléfono para hacerle saber a la presidenta que sus deseos son órdenes y en Chubut el gobierno está para cumplir todas y cada una de esas órdenes. Llamativamente, el mismo gobernador se encargó, hasta hace poco menos de 20 días, de afirmar que “la minería no estaba en la agenda del gobierno”.

El tema minero ha sido una batalla que viene dando Buzzi desde que asumió, en contra de la fuerte tendencia social a rechazar la minería por sus consecuencias, sin embargo, con las manos de diputados del FPV y representantes de sindicatos amigos, la semana pasada y sobre un proyecto de Iniciativa Popular, sin ningún tipo de escrúpulos, los diputados del oficialismo que recibían órdenes desde las gerencias de las empresas mineras, dieron vuelta el concepto fundamental de la norma y aplicaron lo que ellos quisieron; esto es, suspender por 120 días la minería en la provincia, para propiciar “un debate” (Art. 2º de la Ley XVII Nº 127) y realizar consulta popular en cada lugar donde se vaya a establecer el proyecto, con el fin de lograr la “licencia social”.

Sin embargo, ambas medidas tienen un amplio cuestionamiento que hoy es parte de las controversias planteadas por la oposición: por un lado, los 120 días les permite a nuevas empresas entrar en el juego y lograr el objetivo hasta ahora negado en Chubut, trabajar sobre la meseta central y la consulta popular, es la segunda trampa de esta modificación realizada al proyecto original, pues la hacen “localizada”, es decir, centralizada solo en los lugares donde se desarrollará el proyecto, excluyendo de la opinión a todo el resto de la población, como si los impactos no lo vayan a sufrir todos los chubutenses.

La trampa que guardan estas “audiencias públicas” es que se aseguran un resultado positivo en todos los casos, ya que difícilmente las comunidades pequeñas donde van generarse, rechacen el progreso económico del lugar que les van a a prometer, pero lejos de asegurar el tema medioambiental. Si a esto le agregamos el manejo político y las presiones que realiza el gobierno en esas comunidades, la complicidad de los Intendentes y las falacias de las empresas al momento de lograr el beneficio social para asentarse, está más que claro que la minería en Chubut ya es un hecho y Martín Buzzi es el principal gestor de este logro, demostrando que puede hacer los deberes tan bien como cualquier otro; sin embargo, el problema ni siquiera es de Buzzi, es del pueblo de Chubut que no ha sabido llevar adelante las acciones de escarmiento sobre falsos representantes del pueblo, que no representan a nadie sino a sus propios intereses y los de las mineras y el gobierno, como ya quedó demostrado con la foto del diputado Muñiz, ícono de lobysmo minero en la Cámara de Diputados; a la vista de todos, con amplia difusión y sin consecuencias de ningún tipo. Un negocio redondo. (Agencia OPI Chubut)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. capipe dice:

    Son una tremenda manga de hijos de una reverendísima gran kuka madre que los repartió…

Publicidad

OPI Video