Publicado el: 4, Dic, 2014

TIT-RPLCD


Ante la presión gremial, Cristina eximió de Ganancias al aguinaldo - Foto: Presidencia
04/12 – 09:30 – Los salarios inferiores a los 35.000 pesos brutos no tributarán el medio sueldo complementario de este mes; se beneficiarán unos 800.000 trabajadores; la Presidenta dedicó la medida a su “amigo” Caló.

Por: Mariana Verón
Como gesto para descomprimir la creciente tensión gremial, la presidenta Cristina Kirchner anunció ayer que aquellos trabajadores con sueldos inferiores a los 35.000 pesos en bruto no pagarán impuesto a las ganancias sobre el medio aguinaldo de este mes.

La Presidenta le dedicó la medida a Antonio Caló, el jefe de la CGT aliada al Gobierno, que venía reclamando algún tipo de alivio en los bolsillos de los trabajadores y que hasta ahora no había tenido respuesta.

El anuncio más esperado fue en el cierre de la 20a. Conferencia Anual de la Unión Industrial Argentina (UIA), un ámbito hostil donde la jefa del Estado cruzó chicanas con sus anfitriones, aunque siempre en un tono de moderación.

El Gobierno tomó finalmente la medida, que beneficiará a 784.759 personas, en medio del anuncio de un nuevo paro, aún sin fecha, que había lanzado durante la tarde parte de las centrales opositoras y que anoche estaba en etapa de revisión.

A tal punto la Presidenta buscó enviarle una señal al sindicalismo oficialista que calificó de “amigo” a Caló y lo mandó a llamar para que compartiera el escenario con ella. El líder de los metalúrgicos había quedado en una de las mesas, bien sobre un costado y pasando casi inadvertido, cuando por indicación de la Presidenta lo fueron a buscar para que subiera con el resto de los ministros del gabinete.

Durante las casi dos horas que duró su discurso, Cristina Kirchner defendió la intervención del Estado en la economía y refutó los números de alarma que plantearon los empresarios sobre el estancamiento de la industria durante este año.

“Quería venir hoy para dar por superada la polémica acalorada entre mercado y Estado”, planteó como cierre de su mensaje, que comenzó con una buena dosis de tensión ante los reclamos que le hizo el presidente de la UIA, Héctor Méndez.

El rol del Estado y su intervención en la economía había sido la mayor discusión anteayer, en el primer día del encuentro empresarial en el hotel Sheraton de Pilar, entre la ministra de Industria, Débora Giorgi, y Luis Betnaza, directivo del grupo Techint.

Pero con la Presidenta en el cierre, el debate se distendió, aunque lo que sobraron fueron las ironías mutuas. Todo arrancó cuando Méndez recordó que durante las tres veces que había presidido la entidad fabril lo había hecho con un Kirchner como jefe. “Y sobreviví”, lanzó entre risas. “Con los Kirchner no sólo sobrevivieron. Les fue muy bien, mi querido Héctor”, le asestó la Presidenta apenas comenzó a hablar.

Méndez la había recibido con una lista de reclamos, entre ellos, sus “objeciones” a la nueva ley de abastecimiento, además de pedirle “mejorar la gestión del comercio exterior”. Apenas lo dijo se atajó: “Esto no le va a gustar”. Ella tomó el guante y le contestó que estaba acostumbrada a las críticas. Pero Méndez no se achicó y le retrucó con un cortante “Yo también”. Las risas nerviosas se apoderaron de un salón colmado. Pero los cruces quedaron ahí, en chicanas menores, y ambos se concentraron en tratar de superar las diferencias.

Cristina Kirchner aprovechó para defender la ley que regula las relaciones entre empresas y consumidores que la UIA intentará impugnar en la Justicia. Como abogada, les aconsejó esperar a que la norma se aplicara para plantear la inconstitucionalidad, porque si no lo hacían sobre un caso concreto el planteo sería abstracto. De paso la Presidenta le envió una advertencia al Poder Judicial. “Igual últimamente con los jueces en la Argentina una sentencia puede ir contra el mundo”.

Cristina Kirchner usó la mayor parte de su discurso para teorizar sobre el rol del Estado y las implicancias de las decisiones de los gobiernos. En ese debate fue que lanzó su frase más sonora. “Es la política, pavotes”, en una reedición del clásico “Es la economía, estúpido”, que popularizó Bill Clinton en su campaña de 1992.

La Presidenta volvió a reivindicar el impuesto a las ganancias, al que consideró “cada vez más progresivo” para anunciar enseguida que haría una excepción en el medio aguinaldo de este mes. Dijo que la Argentina era el país de la región donde menos se pagaba por Ganancias y rechazó que los trabajadores hayan perdido poder adquisitivo por la inflación. “Claramente los salarios siguen ganándole a los precios”, refutó, al advertir que por IVA el Estado recaudó 28% más que el año pasado, mientras que en Seguridad Social había crecido el 36%.

También la interna electoral del oficialismo tuvo su lugar en el encuentro de los industriales. Afuera del Sheraton, el gobernador Daniel Scioli había llenado los puentes laterales, sobre la Panamericana, con pasacalles de su “ola naranja”. Para evitar las lecturas que lo ubican como el candidato natural a sucederla, Cristina se llevó a Florencio Randazzo al estrado y ubicó a Scioli a un costado, junto al entrerriano Sergio Urribarri. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 3 Comentarios
Publica tu comentario
  1. VIGILANTE dice:

    TODOS EXITOSOS!!!!!! LADRONES ,CAGADORES VAN A TOMAR LA SOPA LES GUSTE O NO , EL PUEBLO SE CANSO Y LES VA A HACER SENTIR EL ESCARMIENTO.

  2. EN EL FARO HABIA UNA VIEJA QUE SE SENTABA IGUAL, POR LA EDAD PUEDE SER LA MISMA .

  3. Mandrake dice:

    QUE INTELIGENTE NUESTRA REINA MADRE LO MANDO AL FRENTE AL HIPOCRITA DE CALO; LO TIENE MERECIDO POR FALSO E HIJO DE P…A.

    RESPECTO A SU DISCURCETE…, Y SI…, ARRUGO, SABÍA QUE LE PARABAN EL PAIS. EN CRIOLLO, SE CAGO TODA.

    POR SUPUESTO, SU SOBERBIA NO LE PERMITE RECONOCERLO, NI SIQUIERA EN EL AMBITO PRIVADO, PERO SI DEBO RECONOCERLE ALGO, MANTIENE SU LINEA DE CONDUCTA, NO CAMBIA, SIGUE SIENDO LA MISMA HIJA DE PUTA DE SIEMPRE, DESDE QUE CAMINABA LOS PASILLOS DE LA FACULTAD PLATENSE, HASTA AHORA QUE ES PRESIDENTE.

Publicidad

OPI Video