Publicado el: 10, Dic, 2014

TIT-RPLCD


Cristina cargó contra los que "quieren meter miedo" y se quejó porque las mujeres tienen que "apechugarla"
10/12 – 09:20 – El Senado la aprobaría el 30 de diciembre, en medio de las Fiestas. En Diputados, que la había frenado, se vota el martes. Los opositores negocian un acuerdo. Y rechazan los fueros que da el proyecto K.

Por: Marcelo Helfgot
Unas Fiestas sin mucho margen para relajarse pasarán los senadores del Frente para la Victoria. Cuando parecía que aplazarían el tratamiento para febrero o marzo tras el retraso de Diputados en la aprobación del proyecto que contempla las elecciones de diputados del Mercosur junto a las presidenciales, sumado al avance del acuerdo opositor para enfrentar la candidatura de Cristina, anoche el oficialismo reactivó el tema.

Ahora planea convertirlo en ley en una sesión que la Cámara alta llevaría a cabo el 30 de diciembre. Una fecha insólita para los debates legislativos, que sólo tiene antecedentes cuando se plantearon proyecto vinculados a emergencias políticas o sociales. Fuentes del bloque oficialista en el Senado le confirmaron a Clarín que recibieron instrucciones de la Casa Rosada para apurar la ley, tras las dudas generadas en su propia tropa por la marcha atrás que se dio con la estrategia de tener la ley para la Cumbre de presidentes del Mercosur, que se inicia el próximo miércoles en Paraná.

Para esa fecha, la Presidenta sólo podrá mostar la media sanción, que el kirchnerismo espera imponer en la Cámara de Diputados el día anterior. Así lo confirmó ayer la secretaria parlamentaria del bloque, la diputada Teresa García, al refutar a Margarita Stolbizer, del GEN, quien vaticinó que el Gobierno terminará “cajoneando” el proyecto argumentando que “Cristina es una derrotada, ya no les gusta tanto que encabece la lista”.

La concesión de fueros especiales a los que resulten electos fue una de las polémicas que levantó el dictamen de comisión que impuso el kirchnerismo en la Cámara baja, una semana atrás. Desde la oposición lo interpretaron como una movida para que la Presidenta mantenga después del 2015 una “inmunidad de arresto” –como la Constitución Nacional le reconoce a los legisladores nacionales–, pese a que el Protocolo del Parlamento del Mercosur no contempla, para protegerla del caso judicial abierto por las irregularidades detectadas en Hotesur, una empresa de su propiedad.

Fue una denuncia de Stolbizer, precisamente, la que que dio pie a la apertura de esa causa. Y eso motivó que figure entre los primeros nombres que barajaron los negociadores de una lista única de la oposición. Los otros son Roberto Lavagna, por el massismo; Manuel Garrido, del radicalismo; Mario Cafiero, de Proyecto Sur y Federico Pinedo, por el macrismo, entre otros. De todos modos, el avance de ese acuerdo no sólo disparó el alerta en las filas oficialistas –que ahora revisan si apura o no el lanzamiento al ruedo de la candidatura de Cristina–, sino que provocó cruces dentro del arco antikirchnerista (ver pág. 7).

Durante el debate en comisión, los opositores también objetaron la oportunidad de elegir 43 diputados del Parlasur (serán 19 por lista completa para todo el país y 24 por cada uno de los distritos), cuando el país sólo ocupa 26 escaños y se acordó que el aumento de la representación de la Argentina, al igual que las de Brasil y Venezuela, recién se produzca a finales de 2020.

Otro motivo de polémica es la omisión de una claúsula en la que se especifique dónde irían ubicadas las listas de diputados al Mercosur. El autor del proyecto y apoderado del PJ, Jorge Landau, buscó alcarar la situación, pero no dejó conforme a ningún opositor: a través de la reglamentación de la norma, la propia Presidenta se reservará la decisión del lugar que ocuparía la boleta que encabezaría.

Es decir que, si se cumplen los plazos que ahora se barajan en el Congreso, alrededor del Día de Reyes el Poder Ejecutivo daría a conocer en el Boletín Oficial si los candidatos al Parlasur por la lista nacional van delante o detrás de la fórmula presidencial. Incluso, hay quienes especulan con la posibilidad de que la compartan.

La jugada es vista no sólo como un desafío a la oposición, que por estos días coincidió en aceptarlo, sino también como un gesto para garantizar el disciplinamiento de su frente interno. El primer precandidato K en promover su candidatura al Parlasur fue Daniel Scioli, el que más sufre por la falta de definiciones de Cristina. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. uno que sabe y mucho dice:

    Ésto se llama, continuar con inmunidad diplomática para “no ir en cana.”

Publicidad

OPI Video