Publicado el: 12, Dic, 2014

TIT-RPLCD


Boudou detuvo "verbalmente" la modernización de Casa de la Moneda que había sido impulsada por Kirchner
12/11 – 09:00 – Para la Justicia ya no hay nada más que investigar. Amado Boudou será el primer vicepresidente de la historia que deba enfrentar un juicio oral y público, en su caso por insertar datos falsos en los documentos de un viejo auto importado que compró hace 20 años. Así lo resolvió ayer el juez federal Claudio Bonadio, que elevó la causa a juicio oral. En cuestión de minutos fue sorteado el Tribunal Oral Federal N° 1 (TOF 1) para llevar adelante el proceso oral.

Por Hernán Cappiello
La decisión de juzgar a Boudou hace recrudecer la guerra que enfrenta al Gobierno con la Justicia. Ante la noticia, toda la oposición volvió a reclamar que el vicepresidente se tome licencia y el oficialismo ensayó una defensa de rigor. Bonadio, el juez que elevó el caso a juicio, es el mismo que allanó Hotesur, la empresa de la Presidenta que gerencia el hotel Alto Calafate.

Boudou recibió esta noticia ayer regresando de Lima, donde participó de una Cumbre Mundial del Clima.

Es dudoso que el juicio se realice a corto plazo, dado que los jueces Oscar Amirante, Adrián Grunberg y Pablo Laufer, que integran el TOF 1, están haciendo el juicio por el Plan Cóndor, que les insumirá varios meses más.

Sólo una decisión política haría posible intercalar entre audiencia y audiencia por violaciones de los derechos humanos un breve juicio de uno o dos días para juzgar a un vicepresidente en ejercicio del poder. Los fueros no impedirían que Boudou fuera juzgado, pues ese beneficio sólo le da inmunidad de arresto.

La defensa de Boudou no piensa recurrir a la suspensión del juicio a prueba (probation) o a un juicio abreviado (que implicaría asumir la responsabilidad y pactar la pena con el fiscal). Por el contrario, apuestan a que el caso se dilate con recursos pendientes y demore años en ser ventilado en un juicio oral, dijeron allegados al vicepresidente.

A este caso menor del auto, que tiene una pena de uno a seis años, se suma su procesamiento por el caso Ciccone (que será confirmado antes de fin de año), una investigación por enriquecimiento ilícito, un caso por dádivas y otro por comprar autos de lujo para el Ministerio de Economía sin licitación. Todos temas para la agenda 2015 del vicepresidente.

La crónica minuto a minuto de la mañana de ayer en tribunales evidenció que la elevación a juicio del caso era cantada. A las 10, los jueces de la Sala II de la Cámara Federal rechazaron los recursos de nulidad que planteó el abogado Martín Magram para evitar el juicio. Los camaristas Martín Irurzun y Horacio Cattani dijeron que la elevación a juicio del fiscal Guillermo Marijuan era “clara, precisa y circunstanciada”. A las 10.30, el expediente ya había vuelto al juzgado de Claudio Bonadio. El juez ya había adelantado trabajo y había redactado el auto de elevación a juicio. Apenas la Cámara rechazó los recursos pendientes, elevó el caso a juicio. Antes del mediodía ya se había designado por sorteo al tribunal oral a cargo del caso.

Boudou será juzgado junto con su ex mujer, Agustina Seguin; la ex titular del Registro del Automotor N° 2 María Graciela Angélica Taboada de Piñero, y los gestores Andrés Soto y Rodolfo Basimian. La causa que ahora lo puede poner en el banquillo se inició en septiembre de 2009 por una denuncia de Taboada de Piñero, ante la supuesta adulteración en el número de motor y de formularios y firmas en la transferencia del vehículo auto Honda, modelo CRX, dominio B 2.423.822, modelo 93.

Para el fiscal, los gestores, junto con la titular del registro automotor, pero con la participación de la ex novia de Boudou Agustina Según y del propio vicepresidente, “actuaron asociadamente para transferir de manera irregular, mediante documentación falsa” el Honda convertible rojo.

Para hacerlo, “expidieron un título del auto y una cédula verde” con datos falsos, por cuanto el vendedor nunca le transfirió el auto a Boudou, que no vive ni vivió en los domicilios que constan en los documentos del auto y tampoco corresponde el número de motor a ese vehículo. Por ejemplo, figura como domicilio de Boudou uno inexistente en la calle Berón de Astrada 2708, de Villa Riachuelo, donde el vicepresidente no vivió nunca. Boudou les echó la culpa a los gestores y se declaró inocente, pero fue procesado igual.

Para Bonadio quedó claro que fue él mismo el que estampó su firma en el formulario 04 con su domicilio falso. El Honda tiene además dos números de motor: el que figura en los documentos y el estampado en el auto, que fue colocado nuevo en 1995 porque el original se fundió.

En el formulario 08, con el que se transfirió el Honda, se incluyó una firma falsa de Boudou. También la verificación policial es falsa. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video