Publicado el: 12, Dic, 2014

TIT-RPLCD


Barreiro habló de un acuerdo con otros imputados para dar más datos
12/12 – 09:30 – El represor buscó eludir su responsabilidad en las torturas y asesinatos en Córdoba en la dictadura. Dijo que varios acusados en la causa “están organizados”.

Por: Gustavo Molina
Veinticuatro horas después de que el ex mayor del Ejército y jefe del centro clandestino de detención La Perla, Ernesto Barreiro diera al Tribunal Oral Federal Nº 1 (TOF 1) el listado de 25 desaparecidos y sus posibles lugares donde fueron enterrados clandestinamente, en Córdoba sobrevuela una pregunta: ¿Fue un acto de redención cristiana, una estrategia judicial para conseguir una rebaja en las condenas o una operación de inteligencia?.

“Yo no cambié nunca”, se jactó ayer el represor Barreiro en una entrevista radial y ratificó sus dichos ante el tribunal que lo juzga, asegurando que el Destacamento de Inteligencia 141 del Ejército donde él revistaba “no asesinó, no fusiló, ni enterró a nadie”.

Tras los dichos de Barreiro, el TOF 1 ordenó inspeccionar los sitios indicados en el predio de La Perla y en el camino al dique Los Molinos y no se encontró nada: “Si no se encuentran los restos puede haber muchas razones. Acá, más allá de que se encuentren los cuerpos hay que tener en cuenta el valor del nombre de las personas que dí ¿Qué se piensa que íbamos a encontrar un freezer con cadáveres?”, ironizó.

La búsqueda seguirá el fin de semana. sin embargo, las repercusiones de los dichos del represor rebotaron ayer en la provincia mediterránea. Por ejemplo, no pasó desapercibido que Barreiro dijera ayer que “alguien tomó la decisión de no traerme a Córdoba cuando me detuvieron en 2007”. “¿Por qué no querían que esté en Córdoba? Porque podíamos organizarnos para defendernos. Como estamos organizados ahora”, en referencia a otros imputados en la causa quienes ya adelantaron que brindarán más datos.

La esposa del militar, Delia Maggi, también aportó incertidumbre sobre la delaración de su marido, cuando dijo a los medios: “Mi marido es un estratega; él sabe por qué habló ahora”.

Claudio Orosz, abogado querellante de HIJOS, dio a Clarín su visión: “Desde el inicio de este juicio, la defensa de Barreiro fue totalmente distinta al resto de los imputados. Enmarcó el accionar represivo en un conflicto político, que según él, persiste hasta hoy y el enemigo es el Gobierno nacional”.

Y agregó: “Eventualmente, Barreiro piensa con una disminución de penas, una conmutación o un indulto o amnistía si cambia el signo político del Gobierno después de 2015. Jurídicamente no hay ninguna posibilidad de reducción de la condena, que seguramente será de prisión perpetua por el carácter de los delitos que se le imputan”.

Orosz señaló que “el aparato represivo de la dictadura basó su accionar terrorista en el marco de la defensa de los valores occidentales y cristianos; entonces apelamos a esa supuesta moral cristiana para que los represores les digan a las víctimas dónde están los restos de los desaparecidos y el destino de los bebés apropiados”.

Para Marité Sánchez, abogada de Abuelas de Plaza de Mayo, “el discurso de Barreiro tiene el sentido, apreciable en sus palabras, que es el de la reivindicación del terrorismo de Estado”. “Barreiro es un siniestro personaje que nos pretende hacer creer que con un cuota de caridad va aportar datos para que se localicen restos de nuestros compañeros desaparecidos y asesinados”, aseguró.

La abogada de Abuelas advirtió que “no se rompió ningún pacto como se anunció en algunos medios, el abrazo de Menéndez con Barreiro así lo demuestra”.

Por su parte, Rubén Arroyo, ex titular de la Conadep Córdoba, aseguró que “para entenderlo a Barreiro, hay que estudiarlo; tiene una historia muy particular”. “Es el más ideológico de todos los represores y el más consustanciado con la Doctrina de Seguridad Nacional vigente en esa época. Yo creo que Barreiro pretende darle un rostro humano a su accionar represivo, diciendo ‘yo era un hombre de inteligencia, los que torturaron y mataron fueron otros’”, completó el dirigente. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video